Despliega el menú
Aragón

ejército

De héroe en Mali a jefe de batallón en la Academia

El teniente coronel Miguel Ángel Franco llegó en septiembre a la AGM de Zaragoza. La ministra de Defensa recordó su heroicidad al evitar una masacre yihadista.

La ministra de Defensa, con los alumnos de la AGM por videoconferencia
El teniente coronel Miguel Ángel Franco, en su intervención en la AGM el pasado 6 de noviembre.
Toni Galán

El teniente coronel Miguel Ángel Franco Fernández (Valencia, 1974) siempre será recordado como un héroe por su actuación en Mali. Pero también en su nueva etapa en la Academia General Militar (AGM). Así lo señaló la ministra de Defensa, Margarita Robles, en su videoconferencia hace un mes para los cadetes y alféreces de la AGM sobre los efectos de la pandemia para los militares.

Durante una misión de entrenamiento de la Unión Europea, este militar (hijo de un zaragozano) salvó a un grupo de turistas europeos de una masacre que habrían perpetrado unos yihadistas armados con ametralladoras en el albergue ecológico Le Campement, en Bamako –capital de Mali–. Fue el 17 de julio de 2017 y, anteriormente, este grupo terrorista ya había matado a cinco extranjeros en un primer ataque.

El teniente coronel Miguel Ángel Franco, que fue condecorado por la UE con el máximo reconocimiento militar por su valerosa acción, se presentó después como "un humilde jefe de primer Batallón" (que se ocupa de la formación militar de los alumnos de la AGM) y aceptó el reto "con ilusión". "No soy una persona extraordinaria, pero soy capaz de una actuación de forma extraordinaria. Si lo que pasó en Mali fue un ejemplo, lo tomo con humildad", reconoce el jefe de Batallón en una entrevista con HERALDO.

Franco en Mali y unas viñetas alusivas a su acto heroico.
Franco en Mali y unas viñetas alusivas a su acto heroico.
HA

"522 hijos e hijas"

El teniente coronel Miguel Ángel Franco señala que cuando se unió a la Academia General Militar, a mediados de septiembre, en realidad le nacieron "522 hijos e hijas". El teniente coronel se muestra sorprendido con los cadetes, porque su comportamiento diario es muchas veces como "militares ya formados", aunque son recién llegados.

Cree que "el español se supera ante la adversidad". Por eso menciona la dificultad de los chavales en el paso de la vida civil a la militar y la situación complicada que se está viviendo con el coronavirus, que también ha castigado a la AGM. De hecho, el teniente coronel admite que a los cadetes tuvieron que concienciarlos como nunca de los efectos de la pandemia para "automatizar lo que tienen que hacer, con las distancias y las ventanas" a base de muchas repeticiones y obedecer a los mandos.

Al final, hubo un contagio en la Academia que afectó desde octubre y hasta mediados de noviembre a casi un centenar de militares (la mayoría asintomáticos) y fue necesario hacer un confinamiento de dos semanas. La repetición de las órdenes llevó a dar cero positivos.

"Nos han dado sus vidas unos meses, y nos han confiado su educación y su salud, cosa que es muy de agradecer"

Franco (promoción de 1980) destaca el apoyo que reciben de las familias de los cadetes, a las que no han podido ver en varias semanas o meses por el confinamiento. "Intento llamar a dos o tres padres y madres cada día para reconfortarles y transmitirles tranquilidad. Pero recibo mucho más de lo que doy. Con ellos conozco la verdad porque se lo cuentan a sus padres", afirma, al tiempo que les agradece que los dejaran en manos de los instructores en estos momentos tan especiales para ellos y para todo el país. "Nos han dado sus vidas unos meses, y nos han confiado su educación y su salud, cosa que es muy de agradecer", subraya el jefe del Batallón.

El teniente coronel cree que los alumnos han recibido un cúmulo de valores a toda velocidad como "el espíritu de sacrificio" y "el compañerismo" ante la adversidad que se han enfrentado. Por eso, considera que la covid ha ayudado a la formación de los jóvenes en la vida militar.

Antes de regresar a la AGM, Miguel Ángel Franco estuvo en las misiones internacionales de Bosnia, Kosovo, Líbano, Afganistán, Somalia, Túnez y Mali, donde pasó por muchos obstáculos que ahora transmite a los jóvenes en su formación. "Usted es un referente de valores para los alumnos de la Academia, un defensor de la paz en el mundo, poniendo en riesgo su vida. Nos sentimos muy orgullosos de su trabajo y es importantísimo que transmita esos valores allí. España tiene una deuda con usted, como con todos los 3.000 militares que están en las misiones", dijo Robles. El teniente coronel confía en que los cadetes "puedan salir en Navidades vean a las familias, como si fuera una luz al final de un túnel".

Etiquetas
Comentarios