Despliega el menú
Aragón

entrevista

Belén Serrano: "Si los chicos van bien en la escuela, muchas extraescolares no les perjudican"

Doctora en Educación por la Universidad de Zaragoza y psicóloga por la Complutense de Madrid, Belén Serrano Valenzuela (Zaragoza, 1970) es, además, máster en Investigación en Aprendizaje y en Psicología Clínica, y maestra y monitora de tiempo libre. Autora del libro 'Lo que llevo en mi mochila', investiga en el campo de la educación no formal. 

Belén Serrano es experta e investigadora en el campo de la educación no formal
Belén Serrano es experta e investigadora en el campo de la educación no formal
Guillermo Mestre

Su libro ‘Lo que meto en mi mochila. Descubriendo la educación no formal’ ha sido muy bien acogido por psicólogos, pedagogos y familias. Pero, confiese, ¿qué lleva usted en su mochila?

Sobre todo aprendizaje, principalmente el que me inculcaron mis padres, el académico y un aprendizaje denominado ‘no formal’.

¿No formal?

Sí. La educación no formal abarca actividades y programas que organizan asociaciones, organizaciones no lucrativas y empresas, relacionadas con el ocio y el tiempo libre: campamentos, extraescolares, programas de voluntariado... y todo lo que es la formación a lo largo de la vida –idiomas, conferencias, actos culturales...–.

¿Y qué le ha llevado a investigar en este campo?

Trabajando en los Programas de Juventud del Gobierno de Aragón, me di cuenta de que en España se había investigado poco este tema. Hay familias que recurren a las extraescolares para conciliar;y hay que saber qué actividades son de calidad, porque no todo vale para ‘apuntar’ a los chicos. Si los programas son buenos, tienen una metodología, que es la que hace que aprendan mejor.

¿Qué aporta el voluntariado a nuestros jóvenes?

El aprendizaje de que todo eso que llevan en la mochila no es solo para ellos;el bocadillo, la bolsa de patatas hay que compartirlos. Y en ese compartir hay un enriquecimiento mutuo que hace que su personalidad adquiera un valor muchísimo mayor que el del joven que solo se ha dedicado a lo académico. El voluntariado es un aprendizaje a lo largo de la vida.

¿A cuántas extraescolares van sus hijas? ¿Son malas, en exceso?

Si los chicos van bien en la escuela no les perjudican, pero los padres tienen que respetar la forma de ser de sus hijos. Además, hay chavales que no son brillantes en el colegio y cuando destacan en alguna extraescolar –deporte, informática, danza, música...–, su autoestima sube y su brecha social se reduce. Yo apunto a mis hijas a todas las que puedo.

¿Cómo influye la familia?

A la hora de elegir una actividad, su papel es esencial. He medido cómo llegan de casa las mochilas de niños y jóvenes a los campamentos de verano, por ejemplo, y llegan ya muy llenas de valores.

Este verano, por la covid-19, se han quedado sin campamentos...

Pero volverán. Está comprobado que, cuando un niño pasa 15 días, con sus noches, sin recibir ningún estímulo más que el de sus monitores y compañeros, esa experiencia tiene un poder muy elevado a la hora de conseguir aprendizajes, sobre todo, en valores y autonomía. Es curioso constatar cómo jóvenes que participan en campos de trabajo, enfocados al contacto con personas con discapacidad, son los que experimentan un mayor cambio vital. Mejora la sensibilidad de todos para crear una sociedad más justa.

¿Cómo está afectando esta pandemia a los chavales?

Hay muchas diferencias. Si a tu familia le ha afectado a nivel laboral o de salud… De cualquier modo, a esas edades, estar encerrados es muy negativo. El chaval que es poco sociable y ‘adicto’ a las tecnologías, se ha encerrado todavía más. Habrá que intentar volver a a salir para compartir y llenar nuestra mochila, poco a poco, cuando acabe esta situación.

Sí, porque, compartir, precisamente ahora...

Para el sector de las extraescolares, la pandemia ha sido un mazado, aunque se está intentando retomar algunas de estas actividades, contemplando todas las medidas de seguridad e, incluso, las tecnologías y el mundo ‘online’.

Como educadora y madre, ¿qué le parece que se pueda pasar de curso sin límite de suspensos en ESO y bachillerato?

Con el curso, como quien dice, recién estrenado y los chavales motivados por la vuelta, no me parece el momento de plantearlo, porque no se esforzarán. Otra cosa será, si la situación empeora.

Etiquetas
Comentarios