Despliega el menú
Aragón

coronavirus

La presión en las ucis y la falta de intensivistas lleva al límite a los principales hospitales de Aragón

La DGA dice que no hay profesionales en la bolsa y prevé redistribuir personal de otras especialidades. El San Jorge deriva ya pacientes a Zaragoza y el Obispo Polanco se queda sin camas de intensivos.

Loading...

La presión en las ucis y la falta de intensivistas ha llevado al límite a los principales hospitales de la Comunidad, en los que permanecen ingresados492 pacientes de coronavirus (427 en planta y 65 en intensivos). La consejera de Sanidad, Sira Repollés, admitió ayer que no hay profesionales en bolsa, y que, como ya ocurriera durante las peores semanas de la pandemia, no se descarta redistribuir a trabajadores de otras especialidades, como anestesistas, para atender las unidades de críticos.

El problema no está, por tanto, en los medios técnicos, ya que a raíz de la primera oleada se habilitaron espacios de reanimación o semiquirúrgicos para instalar camas uci y se adquirió un importante número de respiradores, sino en las carencias de personal, que también afectan a Atención Primaria. Aunque Aragón tiene aún "capacidad de acción", Repollés reconoció que el volumen de ocupación es "alto". "Es un número muy dinámico. No sube, pero tampoco baja. Las ucis no se encuentran comprometidas, pero tampoco hay una situación de absoluta relajación", afirmó.

En estos momentos, los hospitales que más preocupan son el San Jorge de Huesca, el Obispo Polanco de Teruel, el Servet y el Clínico. El primero ha tenido que derivar ya a los primeros pacientes a Zaragoza por la falta de camas.

Según confirmaron fuentes sanitarias, el pasado martes tuvieron que ser trasladados dos enfermos graves, ya que estaban ocupadas por segundo día consecutivo 10 de las 11 camas de la unidad destinadas a este tipo de casos. "La situación es muy mala", advirtieron las mismas fuentes.

La carga de trabajo ha ido en aumento. Sobre todo después de que haya quedado vacante una plaza de intensivista, que se ha trasladado a otra Comunidad y que todavía no se ha cubierto. La unidad dispone de otras seis camas reservadas para pacientes no covid, de las cuales todavía hay tres libres.

Preocupa también el aumento de ingresos en el hospital de Barbastro. El pasado día 3 había cinco pacientes, y el pasado martes, 22.

En el Obispo Polanco, los trabajadores de la uci aseguran sentir "angustia y agobio" por la falta de camas. Desde el pasado domingo, la unidad, con ocho camas –hay una novena que no reúne buenas condiciones y se reserva para casos extremos–, está llena y no es previsible que se produzcan altas hasta dentro de tres o cuatro días.

En planta hay, además, más de una treintena de casos de covid, y alguno podría necesitar cuidados intensivos. Así las cosas, la única solución será derivar a Zaragoza.

El jefe de la uci, José María Montón, alertó de que esta unidad "estará bloqueada hasta mitad de noviembre". En marzo se ampliaron a casi 20 las plazas utilizando otros espacios del hospital, pero ahora, la falta de médicos para atender a los pacientes impide reabrir estas camas.

En concreto, se cuenta con cuatro intensivistas menos que en la primera oleada, hasta el punto de que dos profesionales aún no han podido coger las vacaciones de verano. "No llegamos para atender a los pacientes, la plantilla es insuficiente para dar una asistencia de calidad", advirtió. En su opinión, "no se ha preparado bien esta segunda oleada". Con solo ocho camas para una población de más de 80.000 habitantes, la uci de Teruel necesitaría al menos otras cinco para cumplir con la norma establecida por el Ministerio de Sanidad en junio para poder avanzar en la desescalada.

"Estamos casi al 100%"

Leticia Fernández, intensivista del Lozano Blesa, reconoció ayer que la situación es "bastante complicada". "Intentamos hacer hueco para tener espacio, pero estamos casi al 100%", aseguró. El hospital ha habilitado ahora otro espacio para uci en la planta 2, donde estaba la antigua unidad de cuidados intensivos y que en la actualidad ocupaban habitaciones de Traumatología. Allí habrá seis puestos más. "Ojalá no tengamos que abrir esta unidad, pero debemos tener un plan B", agregó.

El problema, dijo Fernández, es que en el Clínico hay 27 intensivistas y residentes, el mismo equipo que tendría que atender también la nueva uci. Esto se traduce en más trabajo y más guardias. "Ahora hay suficientes respiradores y se pueden montar ucis. Otra cosa es contar con personal adecuado y acostumbrado a atender a pacientes críticos", razonó.

El Servet, por su parte, ha abierto también una uci de apoyo por si se quedan sin camas para atender a los pacientes críticos. Está pensada, sobre todo, para no tener que suspender cirugías que precisan cuidados intensivos. Este espacio se ha habilitado al lado de la unidad de reanimación.

266 nuevos casos en 24 horas

Ayer, la Comunidad notificó otros 266 positivos, con 150 casos en la provincia de Zaragoza, 65 en la de Huesca y 43 en la de Teruel. En total se analizaron 2.022 PCR, con una tasa de positividad del 13,1%.

Por zonas sanitarias, Teruel Centro concentró 18 de los nuevos contagios y Teruel Ensanche, otros 14. Huesca, por su parte, sumó otros 26 entre la zona del Santo Grial (15) y la de Pirineos (11).

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios