Despliega el menú
Aragón

entrevista al director general de salud pública de la dga

Falo: "Es prácticamente imposible confinar barrios en Zaragoza. Se multará con 3.000 euros al que se salte el aislamiento"

Considera que las restricciones que se aplicaron en verano en Aragón para frenar al virus han funcionado y reconoce que solo se llegará a un confinamiento domiciliario si se da una situación crítica.

Aragón
Francisco Javier Falo, director general de Salud Pública de la DGA.
José Miguel Marco

Volvió todo Aragón a la nueva normalidad hace una semana y tenemos dos municipios, Ejea de los Caballeros y Andorra, confinados. ¿Qué ha pasado?

Son dos localidades en las que la transmisión se liga de manera importante a reuniones sociales y a eventos festivos. Y no solo pasa en estos municipios.

Los dos tienen una incidencia de 800 casos cada 100.000 habitantes. ¿Se va a adoptar este parámetro a la hora de decretar estas medidas excepcionales?

No. Las decisiones las tomamos en función de la incidencia, la tendencia y el formato de agrupación de los casos. Podemos tener incidencias altas pero que estén agrupados los casos en una residencia como ha ocurrido en Huesca. En un momento determinado jugamos con esos aspectos cuantitativos y cualitativos. En el ámbito de la Franja y en Zaragoza capital adoptamos medidas de distanciamiento social, reducción de aforos, pasando a fase 2, pero sin confinamientos.

¿Por qué no se aisló Fraga, donde se inició el problema?

Porque en aquel momento las cadenas de transmisión iban ligadas a lo laboral, eran casos en temporeros y empresas de recogida de fruta, un ámbito que estuvo protegido de marzo a mayo. En Ejea y Andorra la transmisión es en el ámbito social y de ocio, y sí podemos restringirla. 

¿Con estas premisas parece difícil confinar barrios de Zaragoza?

Es prácticamente imposible, aunque hay barrios y barrios. No es lo mismo Delicias que Garrapinillos. Cuando estábamos en los momentos más duros de incidencia en Zaragoza, que afectaban a Delicias, Bombarda y Universitas, aislar barrios así era complicado.

Llama la atención que, en el caso de Andorra, 24 horas antes de restringir la movilidad la consejera Sira Ripollés y el presidente Javier Lambán descartaban nuevos confinamientos. ¿Qué detectaron para cambiar de idea?

Nosotros hacemos una valoración permanente de la información. Ahora no tenemos ninguno más planteado, pero si hay algo que me ha enseñado la covid es la cautela. El confinamiento siempre es el último recurso.

¿Se plantea la posibilidad de ordenar en Aragón confinamientos domiciliarios?

No. En Zaragoza es inviable desde un punto de vista humano y social. ¿Alguien se imagina que en Zaragoza en agosto se pueda confinar a la gente en sus casas en barrios populares sin aire acondicionado y sin condiciones de habitabilidad? Al aplicar restricciones hay que hacer un equilibrio entre beneficios y daños.

¿Solo se harán confinamientos domiciliarios si lo decreta el Estado?

Tendría que haber una situación crítica, y no tanto por la incidencia sino por que los niveles de afectación a poblaciones vulnerables fuera muy alta.

Este verano Aragón ha sumado 22.000 contagiados y otros 360 muertos. ¿A qué se debe? ¿Considera que han sido efectivas las medidas que han aplicado?

Sí lo han sido, sin duda. No todo es efectivo en la misma manera. A las dos semanas de adoptar las primeras medidas sociales la tendencia en el crecimiento se aplanó. Estábamos duplicando casos cada tres días cuando empezamos a adoptar las medidas en Zaragoza capital o en la Franja. 

¿Son comparables las dos olas?

No. De marzo a mayo detectábamos un caso por cada 10 que había (unos 6.000), solo los graves, y el estudio de seroprevalencia reveló que un 5% de los aragoneses (unos 60.000) se habían infectado. Ahora nuestra capacidad de detección es muy alta. Hacemos PCR a todos los sospechosos y podemos estar detectando entre el 70% o el 80% de los casos. Por eso parece que tengamos muchos más ahora, pero no es así.

Da la sensación de que conforme aumentaban los casos en otras comunidades se realizaban menos PCR en Aragón. ¿Es así?

La demanda siempre la hemos mantenido. Ahora estamos en unas 2.500 pruebas por día, pero hemos llegado a las 4.000 a finales de julio y en agosto.

Entonces, ¿hay reactivos suficientes para validar todos los PCR que se hacen en Aragón sin demoras?

Con los reactivos siempre estamos todas las comunidades un poco en el filo de la navaja. Es algo que no se puede ocultar. El sistema de provisión de reactivos no permite acumular stock. No podemos pedir reactivos para tres meses. Ahora empieza a ser un problema compartido.

¿Eso puede hacer que se retrasen los resultados?

De momento no.

Van a desmontar el espacio para alojar asintomáticos de la Sala Multiusos sin haberlo utilizado. ¿Qué diría a los que pueden pensar que es tirar dinero público?

Me alegro de no haber tenido que utilizarlo. Ojalá no tengamos que usar tampoco las camas hospitalarias de la Feria de Muestras.

¿Qué pasará con la carpa de triaje del hospital Clínico?

Algo parecido. Tenemos que ver cómo evoluciona la enfermedad. Nuestras estimaciones de futuro han de ser cautas.

En todo caso, ¿son bienes que se podrán reutilizar?

Claro. De todo lo que ha tenido de gasto el sistema sanitario y social estos meses buena parte se puede interpretar como inversión.

Algunos investigadores achacan los problemas actuales a que se desescaló demasiado rápido.

Es discutible. Hay mucha evidencia científica que necesita años para reposarla. A veces se nos olvida que el virus circula entre nosotros. Todas las medidas que estamos planteando ahora son para retrasar las transmisiones. Solo se limitará con dos argumentos: que mucha población se contagie y disminuya la población sensible, o que tengamos herramientas de prevención, la vacuna. Si no, cada vez que reanudemos la vida social volveremos a contagiarnos.

El número de personas ingresadas en el hospital y en la UCI permanece estable. ¿Tienen un perfil distinto al de la primera ola?

Son jóvenes o adultos sin complicaciones, lo que hace que los tiempos medios de estancia sean más cortos en hospitalización (hay 450 ingresados). Las ucis están estabilizadas (60 pacientes). Eso hace que la presión del sistema sea menor en general. Pero hay que tener cuidado porque si esa transmisión es muy amplia, al final se termina desplazando de los jóvenes a los mayores. El problema no es que afecte a la gente entre 15 y 55 años, sino que llegue a la población más vulnerable, que es la que acaba falleciendo.

¿Considera necesario que se endurezcan las sanciones?

Creo que lo que hay que hacer es aplicarlas correctamente. La norma establece unas referencias y luego está la capacidad de graduar las multas en función del impacto que tenga la infracción. Hay que trasladar que los incumplimientos tendrán efectos administrativos con sanciones leves, graves o muy graves.

¿Cuál será la sanción por saltarse el confinamiento?

A partir de 3.000 euros. Saltarse un confinamiento según en qué entorno puede ser una circunstancia muy grave.

¿Se aplicará también a los infectados por coronavirus que se salten el aislamiento?

Claro. Al saltarse un confinamiento se detectan dos tipos de casos: los que lo hacen por necesidad o por necedad. Y no es lo mismo. Eso son circunstancias que el sistema, a la hora de sancionar, debería contemplar.

Para evitar incumplimientos se activaron los equipos de control de covid. ¿En qué barrios han actuado?

En Delicias, San José, Torrero, Centro, Casco Viejo. Tenemos once equipos funcionando.

¿Que perfil tienen los incumplidores?

También hay dos clases, los que lo hacen por privación social y no se confinan porque pierden el trabajo, y los que salen a la calle por irresponsabilidad.

Con el fin del verano llega la vuelta al colegio y hay aulas cerradas por covid. ¿Qué parámetros llevarán a decretar el cierre de un centro porque hay transmisión comunitaria?

Se realizarán valoraciones individualizadas. Puede haber un centro con tres aulas afectadas, pero la transmisión se ha podido hacer porque son familia. Siempre defendemos que el cierre es la última opción.

¿Comparte la necesidad de rebajar las cuarentenas de 14 a 10 días y de admitir que el personal esencial vuelva al trabajo un día después de dar negativo en la PCR?

La evidencia científica apunta hacia ahí. Creo que tomaremos una decisión de manera colegiada, a nivel nacional, y puede ir en ese sentido.

¿Cuando empezará la vacunación de la gripe?

Quedamos pendientes de la provisión de la vacuna, pero la propuesta será empezar la primera quincena de octubre, y por los colectivos más urgentes.

Parece que se retrasará bastante más la de la covid.

Seguro. En algún momento se barajó la posibilidad de que pudiera ser a finales de año. Ya veremos... Lo más sensato es pensar que dispondremos de la vacuna a principios de año y en cantidad suficiente para poder implementar una estrategia sólida.

¿Empezarían a suministrarla a los sanitarios y en residencias?

Esa es una propuesta y es razonable pensar que serían grupos preferentes, pero hay que afinar más.

En las residencias hay 933 internos y 299 trabajadores infectados. ¿Le preocupa la situación?

Mientras tengamos población sensible siempre habrá riesgo. Aún así se detectan muchos más asintomáticos y tenemos perfiles menos complejos. Pero es verdad que las residencias nos preocupan mucho. Por eso las acciones tan intensificadas que hacemos cuando aparece un solo caso. En la mortalidad tampoco hacen la misma aportación. Si en la primera oleada el 80% estaba relacionada con las residencias, en esta segunda es menos de la mitad.

¿Se atreve a vaticinar cuando llegará la tercera onda?

No.  

Etiquetas
Comentarios