Despliega el menú
Aragón

crisis del coronavirus

Los hospitales ultiman planes de contingencia para duplicar las ucis si hay una segunda ola

Los centros sumaban unas 173 camas al inicio de la pandemia y llegaron a habilitar hasta 298 puestos. Hacen acopio de respiradores y distinto material de protección ante un posible aumento de casos.

La antigua zona de pediatría del Royo Villanova se adaptó para atender la pandemia.
La antigua zona de pediatría del Royo Villanova se adaptó para atender la pandemia.
José Miguel Marco

El Ministerio de Sanidad está elaborando con las comunidades autónomas un documento de preparación y respuesta ante posibles incrementos de la transmisión del coronavirus, para evitar situaciones vividas esta pandemia, como la falta de equipos de protección y la necesidad de habilitar con carácter de urgencia unidades de cuidados intensivos. En Aragón, los hospitales están ultimando sus planes de contingencia y han comenzado ya a adaptar sus instalaciones para llegar incluso a duplicar sus uci con respirador sin ocupar los bloques quirúrgicos.

Antes de la emergencia, los centros públicos y privados sumaban unos 173 puestos y en la segunda semana de abril, uno de los momentos más duros, llegó a contar con hasta 298 plazas. Si los planes de desescalada exigieran a los hospitales doblar su capacidad, deberían contar con cerca de 350. Una situación que obligaría también a tener a más profesionales que atendieran esos recursos.

De cara a un posible rebrote, los hospitales han comenzado a reservar espacios covid, hacer acopio de material de protección, medicamentos y respiradores, siempre partiendo de la experiencia actual, manteniendo la seguridad y los controles y reforzando también la vacunación frente a la gripe. De hecho, el Gobierno central contempla el escenario de que en otoño pudiera coincidir tanto la incidencia de esta enfermedad como la del nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

Entrada al hospital Royo Villanova.
Entrada al hospital Royo Villanova.
José Miguel Marco

Los planes de contingencia se están concretando con las juntas de personal de los diferentes centros y recogen cuestiones pormenorizadas sobre entradas y estancias en la fase de transición a la nueva realidad, organización del trabajo, seguridad o triaje. Se mantendrán los circuitos diferenciales para pacientes covid así como las medidas de seguridad que se implantaron al inicio de la pandemia, como llevar mascarilla, retirarse los guantes y echarse gel hidroalcohólico a la entrada.

El Sector III, que tiene al Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa como referencia, está preparando la reescalada con planes de contingencia en lugares estratégicos, como Urgencias, uci o planta. Hay que recordar que este centro zaragozano ha sido el que ha atendido a más enfermos con coronavirus de Aragón y 86 requirieron cuidados intensivos. Se trabaja con la idea de mantener camas diferenciadas de hospitalización para pacientes covid confirmados y en sospecha. El Miguel Servet, en el Sector II, activó al inicio de la pandemia un plan para concentrar los casos covid en el Hospital General y derivar a Traumatología a pacientes de otras patologías. Ante un descenso de contagios, se ha ido recuperando la normalidad;mantiene, eso sí, la uci polivalente y la planta 10ª como unidad de referencia para casos de coronavirus. La unidad de cuidados intermedios estaría disponible si se produjera una segunda oleada y la uci covid que se creó en la unidad de cirugía sin ingreso se podría habilitar en 48 horas.

Desde el Hospital de Barbastro reconocían esta semana que, tras estos meses, están mejor preparados ante una oleada. Para ello, han reservado la 5ª planta (medicina interna) y podrían disponer en 24 horas de hasta 30 camas para positivos, además de reservar un ‘stock’ de EPI para varias semanas.

Obras en el Royo Villanova

José Manuel Aldámiz-Echevarría, gerente del sector I –que engloba los hospitales Royo Villanova y Nuestra Señora de Gracia, 13 centros de salud y el de especialidades Grande Covián–, reconoce que "después de las lecciones aprendidas" han planteado unas obras en el centro sanitario para "poder afrontar una situación que vendría definida si Salud Pública dijera que vuelva a haber transmisión comunitaria".

Durante el periodo estival van llevar a cabo las actuaciones necesarias para adaptar "espacios que no tienen perfil de uci para que se puedan adaptar rápidamente", de manera que se pueda mantener la actividad quirúrgica, que quedó prácticamente interrumpida durante las semanas más duras de la pandemia. Están recibiendo ya material de alta tecnología para poder instalar respiradores fuera de las áreas quirúrgicas y prevén acondicionar espacios en la planta 4ª. En los centros de salud también contemplan pequeños trabajos para "tener circulaciones más seguras para los pacientes respiratorios". 

Algunos detalles

  • Acondicionamiento de espacios. El Hospital Royo Villanova de Zaragoza prevé adecuar habitaciones y reformar el área destinada a enfermería en la planta 4ª, de Medicina Interna, con el objetivo de mejorar las medidas de aislamiento y de circulación.
  • Distancias de seguridad. Continuar con las acciones para garantizar unas distancias mínimas entre personas, el cumplimiento de normas de higiene personal y seguir evitando aglomeraciones en las salas de espera, dejando también sillas inutilizadas.
  • Descanso del personal. El gerente del sector I trasladó la "obligación" de que los profesionales que han trabajado intensamente durante esta pandemia, tanto en Atención Primaria como Especializada, puedan descansar, recuperarse y conseguir el mejor "tono vital".
  • Uso de mascarillas. Los usuarios deben acceder a los centros hospitalarios y ambulatorios con mascarilla quirúrgica. Antes de entrar en las instalaciones, además, se deben retirar los guantes y realizar una higiene de manos con productos de base alcohólica.
  • Doble circuito. Los centros sanitarios van a seguir manteniendo los circuitos diferenciados para pacientes sin y con sospecha de covid-19 que se implantaron al inicio de la pandemia. Se seguirá realizando la confirmación telefónica previa a las atenciones presenciales.
  • ‘Stock’ de fármacos. Los hospitales se plantean en los planes de contingencia elaborar un listado de los medicamentos más usados en la primera oleada del coronavirus y mantener una reserva de fármacos adecuado a las evidencias observadas.
  • Seguridad de los profesionales. Disponer de un protocolo de EPI (equipo de protección individual) a utilizar por profesionales, pacientes o acompañantes, en función de los diferentes escenarios de actividad, para saber cómo actuar en cada momento.
Etiquetas
Comentarios