Despliega el menú
Aragón

aragón

"El coronavirus también condiciona el protocolo"

Chema Gimeno es jefe de Protocolo de las Cortes de Aragón.

Aragón
Chema, Gimeno, en la puerta de la Aljafería.
Guillermo Mestre

La covid lo cambia todo. La forma de vivir, la forma de morir… También, el protocolo. Chema Gimeno es jefe de Protocolo de las Cortes de Aragón y presidente de la Asociación Aragonesa de Protocolo.

Lo primero es lo primero. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de protocolo?

La palabra que define protocolo es orden. Un profesional del protocolo organiza actos. En mi caso, organizo actos institucionales con participación de los representantes soberanos del pueblo aragonés. Aunque hay una definición que me gusta más todavía.

No tarde en decirla, por favor.

Protocolo es tener previstos los imprevistos, el cuidado de los detalles a la hora de organizar un acto. Tienes que pensar el mensaje que quieres dar. Haces un acto por algo, para ofrecer un mensaje.

Hagamos historia. ¿Desde cuándo existe el protocolo?

Nace cuando aparece la primera sociedad humana organizada, los cazadores-recolectores. En esta sociedad ya hay roles, y cada rol desempeña una función. Por supuesto, ya existe alguien que organiza esta sociedad.

¿Un asesor del poder?

Eso es. El primer vestigio o documento escrito relativo a protocolo lo encontramos en el Código de Hammurabi, en Mesopotamia, en el año 2850 antes de Cristo. Allí también aparece la Ley del Talión, el ‘ojo por ojo...’, que, por cierto, tan alejado está del protocolo.

¿La Biblia también constituye un libro de protocolo?

Por supuesto. Hay un montón de referencias: «Y te sentarás a la derecha del padre...». En esta frase está ordenando cómo y dónde.

¿De cuándo data el gesto de darse la mano?

Pertenece a la cultura clásica. Representa un símbolo de paz, pues cuando se da la mano, no puedes llevar armas en dicha extremidad. En estos tiempos de la covid, no podemos darnos la paz aunque no estemos en guerra... En la cultura islámica, la mano pura es la derecha, y la impura la izquierda.

¿En qué modo influye la covid en el protocolo?

El coronavirus también condiciona el protocolo. Tenemos que mantener la distancia física. A distancia, hablamos, interactuamos, adecuando los actos a las nuevas exigencias que ha traído el coronavirus: muchos menos invitados, distancia entre los participantes en los actos, utilización de geles y mascarillas. También, la covid nos ha traído una interactuación a los compañeros de protocolo nacionales vía telemática, que ha hecho que la profesión esté más cohesionada. Fruto de esta unión es la creación de un observatorio de protocolo nacional.

¿También cultivan el protocolo en Zaragoza?

Sí. Estamos muy orgullosos de recibir alumnos en prácticas del IES Santiago Hernández.

Desde el punto de vista formal, ¿cómo auditaría el reciente cruce verbal entre Pablo Iglesias y Cayetana Álvarez de Toledo?

No me puedo significar políticamente. Solo puedo destacar el trabajo que las diputadas y los diputados desarrollan para el bien de la Comunidad aragonesa.

Palabras como «marquesa», dicha con ese tonito… O replicar arrojando un «hijo de terrorista».

Afortunadamente, en Aragón hay mejor ambiente entre el Gobierno y la oposición, y sin perder las formas. Un debate enriquecedor, ejerciendo la cortesía parlamentaria, es decir, utilizando esa palabra preciosa llamada educación. En las Cortes de Aragón se cuidan las formas. A nivel estatal, reconozco que añoro las ganas y la ilusión del inicio de la democracia.

Hablaba de formas. ¿Importan más las formas o el fondo?

Una persona con buen fondo y malas formas es desagradable, por muy buena persona que sea. Siempre importa tanto el fondo como la forma.

En plena desescalada, una cuestión final. En una pirámide de prioridades abrazables, algo así como la pirámide de Maslow, ¿a quién querría abrazar primero?

A mi madre, Carmen, que falleció hace cuatro meses.

Etiquetas
Comentarios