Despliega el menú
Aragón

Covid-19

Se disparan las ventas de mamparas de metacrilato y ozonizadores para comercios

A la espera de que el Gobierno apruebe hoy el plan de desescalada, los negocios proyectan la nueva normalidad.

EMPRESA SUGRAF ( VENTA DE METACRILATO Y MAQUINAS DE OZONO ) / CORONAVIRUS / 27/04/2020 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
La empresa Sugraf no dispone de suficientes planchas de metraquilato como para saciar la demanda.
Oliver Duch

A la espera de que el Gobierno de España apruebe hoy el plan de desescalada hacia la “nueva normalidad”, los establecimientos aragoneses ya han comenzado a plantear su particular vuelta a la actividad. Tal y como adelantó Pedro Sánchez el pasado sábado, las medidas se irán adaptando a la situación sanitaria de las comunidades autónomas y a las características de cada negocio, por lo que la reapertura generalizada de tiendas y bares todavía se demorará algunas semanas o incluso meses, cuando se comenzarán a aplicar sistemas de protección específicos.

Más allá de las mediciones de temperatura o las reducciones de aforo, uno de los métodos que se contemplan para paliar la propagación del Covid-19 es la implantación de mamparas de metraquilato. Estos elementos, que garantizarían la separación entre clientes, podrían ser una solución temporal para que los hosteleros abrieran sus puertas tras el confinamiento, pero no todos lo ven con buenos ojos. 

Tras casi dos meses en los que los establecimientos no han generado ingresos, desde la Asociación Profesional de Empresarios de Cafés y Bares de Zaragoza y Provincia reclaman que el Gobierno central apueste por medidas “lógicas y racionales”, que no supongan una inversión desorbitada sin ofrecer garantías de ser fiables. 

“Estas mamparas son absolutamente ineficientes para evitar la propagación y contagio del virus. Además, no son preceptivas en otras actividades con concurrencia de público como el transporte”, explica su presidente, José María Marteles, coincidiendo con la opinión de Luis Femia, gerente de la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza. “En este momento no se puede obligar a los negocios a que gasten dinero en una medida que no sabemos si va a funcionar. No está probada su efectividad y habría que ver cómo la aceptan los clientes, que acuden principalmente para estar reunidos”, añade un Femia que reclama “prudencia” a la espera de que el plan de desescalada se apruebe en el Consejo de Ministros de hoy. 

Del mismo modo, José Antonio Pueyo, presidente de la Federación de Empresarios de Zaragoza, sostiene que la instalación de mamparas podría ser un elemento “disuasorio” y aboga por “esperar” a que el Gobierno defina mejor el modo de trabajar de cada negocio, pero lo cierto es que la demanda de planchas de metraquilato se ha disparado en los últimos días. 

Así lo corrobora Enrique Antón, gerente de Plásticos Meher (Zaragoza), señalando que en estos momentos es “imposible” atender la demanda de mamparas que llega de establecimientos de todo tipo. Desde que se decretase el estado de alarma, farmacias, panaderías o gasolineras han apostado por un instrumento que tiene un precio de entre 100 o 120 euros. 

“Son las cifras que se manejan en una mampara estándar, de 80 por 100”, completa Artemio Echeverribar, director general de Sugraf, empresa dedicada a la venta de equipamiento para la industria gráfica que también importa plásticos para su posterior distribución entre los denominados manipuladores. “Estamos desbordados. Los plazos de entrega que manejamos se van a finales de mayo o principios de junio. Los fabricantes están colapsados y no tenemos material suficiente para saciar la demanda”, añade Echeverribar, que calcula que la actividad en torno al metraquilato se ha incrementado un “mil por cien”. 

Nosotros importamos las planchas a países como Alemania, Inglaterra o Turquía y después las distribuimos entre las empresas que las tratan y las hacen llegar a los establecimientos. A pesar de que todavía se desconocen cuáles serán las normas específicas que se les impondrán en este plan de desescalada, nos consta que los pedidos entre hoteles, restaurantes y comercios en general se han multiplicado”, añade Echeverribar, también avezado en el negocio de los ozonizadores.

Ozono para desinfectar

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera al ozono como el desinfectante más potente contra todo tipo de microorganismos, llegando a eliminar más de un 90% de los agentes en el aire. La efectividad de cada molécula hace que los tratamientos abaraten los costes y eviten tener que utilizar productos químicos. De ahí que el uso de los llamados ozonizadores, aparatos de distintos tamaños que ya se venían utilizando en espacios sanitarios fundamentalmente, se haya extendido durante la pandemia de coronavirus a residencias, oficinas, naves, vehículos o comercios. 

Este tipo de máquinas las empezamos a vender hace poco y su demanda igualmente se ha incrementado notablemente. El ozono genera un componente que oxida cualquier virus, y hay que programar el aparato para que vaya reciclando el aire del espacio en el que va a actuar. Limpia el ambiente y es una buena medida para desinfectar, pero no está demostrado que destruya el Covid-19; hay que ser cautos en ese sentido”, señala Artemio Echeverribar, a quien distintos negocios del comercio y la restauración ya le han encargado “unos 70 ozonizadores” para acometer el plan de desescalada. Y eso, a pesar de que como se recuerda desde las asociaciones del sector, “todavía no hay nada oficial sobre su obligatoriedad”. 

Antes de la reapertura de los comercios, debe haber una previsión exacta sobre las formas de trabajar y el uso de guantes, gafas, paneles de metraquilato, ozonizadores, número de personas en el punto de venta… Hay un buen número de incógnitas a despejar”, valora el anteriormente citado José Antonio Pueyo, presidente de la Federación de Empresarios de Zaragoza, y asegura que les preocupa la “disponibilidad” de ciertos materiales. 

Debemos solicitar al Gobierno central prudencia y proporcionalidad a la hora de elaborar los protocolos higiénico-sanitarios de desescalada y de reapertura de negocios, apostando por medidas lógicas y racionales”, añade, desde la también mencionada Asociación Profesional de Empresarios de Cafés y Bares de Zaragoza y Provincia, un José María Marteles que entiende que la gravedad de la situación precisa de medidas a distintos niveles. 

Etiquetas
Comentarios