Despliega el menú
Aragón

infraestructuras 

Ventanas de lujo para la estación de Canfranc

La empresa aragonesa Casas Carpintería y Decoración S.L., que nació en 1942, está a punto de concluir la colocación de 424 ventanas y 156 puertas del antiguo edificio que va a convertirs en un hotel de lujo.   

Las imágenes muestran cómo un dron sobrevuela las ventanas de la estación de Canfranc.
Las imágenes muestran cómo un dron sobrevuela las ventanas de la estación de Canfranc.

Cuántas ventanas tenía la estación de Canfranc cuando la leyenda urbana decía que tenía tantas como los 365 días el año? Agustín Casas se preguntaba sobre este detalle cuando su empresa familiar, Casas Carpintería y Decoración S.L., concesionario de la alemana Weru, consiguió que fueran elegidos para colocar las nuevas ventanas en el emblemático edificio, que va a convertirse en un hotel de lujo. «En realidad había 396 ventanas colocadas. Pero cuando se suman las de los torreones y el vestíbulo llegamos a 424. Además, nos ocupamos de 156 puertas. Tenemos previsto acabar en el mes de febrero, aunque en el edificio se va a trabajar hasta septiembre», señaló el empresario, cuya sociedad reside en Cabañas de Ebro, en la ribera del Ebro, y pertenece a la tercera generación de un negocio que nació en 1942, cuando sus abuelos residían en Orihuela de Tremedal (Teruel).

Un triple vidrio 

Más allá del número, lo fundamental era que el producto era muy exigente y tenían que colocar las mejores ventanas del mercado por su emplazamiento, situación, altitud y climatología a la que están sometidos. «La rehabilitación se ha realizado bajo el estándar Passivhaus (se consiguen reducir en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración), por lo que la ventana juega un papel importante. La vivienda es como un termo, muy eficaz y con muy pocas pérdidas en energía por el aislamiento. Se han instalado con un triple vidrio, que son sonoaislantes y de seguridad, que se adaptan a la finalidad del edificio, que será un hotel de cinco estrellas», detalla Agustín Casas.

El vidrio utiliza el PVC y lo combina con el gas para conseguir una ventana especial, que es la de mayor calidad de Europa, como exige el sistema Afino-one de Weru, la sociedad alemana de la que son representantes los empresarios aragoneses (que dan trabajo a 25 empleados en Cabañas de Ebro). Cuentan con coeficientes amplios y han instalado saetinos o cruceros muy específicos fuera de la cámara, tanto hacia el exterior para replicar su aspecto original como hacia el interior, para facilitar su limpieza.

«Escogimos el color verde oscuro para replicar el modelo que había y las ventanas son similares, aunque en la planta baja hay una parte ciega donde está situado el aislamiento térmico», apunta el representante de Weru. Los cinco hermanos Casas consideran que es «un gran reto» reconstruir uno de los edificios más emblemáticos y bellos de España, que tiene una repercusión internacional y allá donde acuden para otros trabajos ahora les preguntan por este proyecto.

Agustín Casas explica que ya han trabajado en actuaciones donde también los eligieron por las mejores calidades energéticas de sus productos, tal como han realizado en la rehabilitación del hospital Mutua Accidentes de Zaragoza (MAZ) en Cuarte de Huerva. «Aunque se habla del consumo de los vehículos, las calefacciones de las viviendas utilizan ya el 40%», compara el empresario aragonés para destacar la importancia del «confort e higiene» que facilitan las ventanas de PVC, colocadas ya en el edificio histórico con el prioritario fin de que se ahorre energía y se mantenga la temperatura.

La empresa Casas Carpintería y Decoración S.L. trabaja dentro de la UTE Canfranc, que constituyen Acciona Construcción S.A. y Avintia Proyectos y Construcciones, en el proyecto que emprendió la restauración de la fachada, la marquesina y el cambio de las ventanas y las puertas, que para los empresarios de Cabaña del Ebro supone un volumen total de 1.752 metros cuadrados. Su presupuesto aproximado alcanza los 700.000 euros y forma parte de la cantidad que la UTEha destinado al edificio histórico, con 16,8 millones, de los 27 previstos para toda la actuación.

De hecho, se incluyen en el exterior de la estación, que está en la financiación prevista con el 1,5% cultural del Ministerio de Fomento, para que permita el paso de la luz a toda la planta baja del edificio. Es uno de los valores que más se destacan del edificio de 9.162 metros cuadrados, y que es clave para su adecuación interior y para que el futuro hotel sea «eficiente y sostenible».

El arquitecto encargado del proyecto, Joaquín Magrazo, conocía a los empresarios de Casas Carpintería y Decoración de otras actuaciones que han compartido y solicitó su actuación por ser punteros en la actuación de la eficiencia energética. «Canfranc puede ser como Alemania con este proyecto que llevan unos empresarios aragoneses, con tal calidad y este material de PVC», destacó el arquitecto, muy satisfecho con el ritmo que llevan.

Acabado el Centro de Acogida

Magrazo ha recordado que también han utilizado a la misma empresa de Cabañas del Ebro para instalar las puertas y ventanas del primer edificio de la explanada que han acabado. Conocido antes como la Cochera francesa, cuando se inaugure va a servir para el Centro de Acogida e Información Transfronteriza del Camino francés del Camino de Santiago. Presupuestado en casi 500.000 euros, ha sido financiado en buena parte por el programa de Poctefa de la UE.

Etiquetas
Comentarios