Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

consumo

¿Gafas o lentillas? Los aragoneses lo tienen claro

Menos de un 10% de los aragoneses se deciden por las lentes de contacto, aunque la penetración entre los más jóvenes aumenta y uno de cada tres ya las usa de forma habitual.

Tan solo un 1% usa solo lentillas.
Tan solo un 1% usa solo lentillas.
Etam

Las lentillas no terminan de convencer. Del 62,4% de las personas en Aragón que utilizan gafas o lentes de contacto, según datos de la Encuesta Nacional de Salud, elaborada por Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y el Instituto Nacional de Estadística (INE), tan solo un 9%, de media española, se decanta por las lentillas, según el Libro Blanco de la Salud Visual en España 2019, editado por el Consejo General de Ópticos-Optometristas. Una cifra que, según el Informe sobre el uso de lentillas, realizado por Vision Direct, baja hasta el 7% de media nacional y hasta el 6% de penetración en Aragón. Unos datos, en ambos casos, que ponen en relieve la prevalencia de las gafas sobre las lentillas.

“La gente no se lanza a utilizar lentillas porque les resulta complicado su uso o, simplemente, porque están acostumbrados a usar gafas”, explica Judit Otero, óptica de Soloptical Zaragoza Gran Casa. Romper esta rutina resulta más complicado entre los más mayores. Al menos así se exhibe en el Libro Blanco de la Salud Visual, ya que más de un tercio de la población de entre 18 y 35 años utiliza lentes de contacto, en exclusividad o además de las gafas, en comparación con el 12% de las personas de entre 36 y 55 años y el 4% de las personas mayores de 55 años que las usan.

También las mujeres, descubre el recién publicado Libro Blanco de la Salud Visual en España, se lanzan más a incorporar las lentes de contacto, puesto que un 17% las usa de forma habitual, frente al 9% de los hombres.

Detrás de la elección, la comodidad y la estética juegan un papel importante. De hecho, según la encuesta realizada por el Consejo General de Ópticos-Optometristas, un 39% las usa porque le resultan más cómodas frente a un 29% lo hace por estética. Además, un 22% que decide utilizarlas para realizar actividades como deporte, conducir o trabajar, “momentos en los que las gafas les resultan más incómodas”.

En cambio, los motivos para no usarlas se amontonan: el 33% considera más cómodas las gafas, el 22% asegura que no puede usar lentillas por enfermedad, por tipo de vista o por trabajo y el 16% señala que solo usa las gafas esporádicamente y no ve necesario, entonces, el uso de lentillas. También el precio o el miedo influyen al 2% y al 1%, respectivamente, de las personas que no las usa. Asimismo, la estética también juega su papel y el 7% elige gafas porque le gusta más cómo le quedan.

Cabe señalar que solo en un 1% de los casos, las lentillas no se compaginan con las gafas. “La comodidad vuelve a jugar un papel muy importante, hay gente que usa las lentillas durante todo el día, pero luego se ponen las gafas para estar más cómodo en casa, debido a que así, como declaran ellos mismo, les descansa el ojo y se les seca menos”, declara Otero. De igual forma se refleja en el estudio, dado que entre los que usan ambas opciones, el 73% se cambia a las gafas de vez en cuando por comodidad o por descanso.  

En cuanto a la elección de lentillas mensuales o diarias, 6 de cada 10 usuarios de lentes de contacto optan por las primeras, según el informe de Vision Direct. “En nuestro caso están bastante igualadas, depende del tiempo que vayan a usarlas”, indica la óptica de Soloptical Zaragoza Gran Casa.

¿Usar lentes cosméticas?

Asimismo, no siempre todos deciden usar lentillas para corregir un problema de visión. Como hemos visto la estética juega un papel importante tanto a la hora de elegir lentes de contacto como a la hora de elegir gafas. El problema, según advierte el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas, es que “el uso de lentes cosméticas de fantasía, si no son adquiridas en establecimientos sanitarios de óptica y bajo la supervisión de un óptico-optometrista, puede poner en riesgo la salud visual, provocando irritación, conjuntivitis, reacciones alérgicas y, en casos más extremos, pérdida de visión”.

 

Etiquetas
Comentarios