Aragón

EDUCACIÓN

Los escolares de Pedrola estrenan colegio entre nervios y expectación

Las nuevas instalaciones sustituyen al viejo centro, que databa de 1959 y que se había quedado obsoleto y pequeño, a pesar de las ampliaciones.

Una de las aulas del nuevo colegio Cervantes de Pedrola.
Una de las aulas del nuevo colegio Cervantes de Pedrola.
Aránzazu Navarro

Los cerca de 300 alumnos del colegio Cervantes de Pedrola han pasado de un edificio obsoleto y que se había quedado ya pequeño a unas modernas instalaciones. El Gobierno de Aragón ha construido el centro, que sustituye al antiguo, poniendo fin así a una reivindicación que se ha prolongado 12 años.

Los niños estrenaron las aulas entre nervios y expectación. "¡Qué clases tan grandes y tan nuevas!", decían este martes emocionados varios de ellos, mientras salían al recreo de primaria. A pesar del día fresco que acompañó durante la jornada, todos estaban contentos de poder jugar en un gran recinto y de poder ocupar unas zonas nuevas.

El primer día fue el de los encuentros, abrazos y novedades, pero también el de compartir la llegada de muebles de oficina. Aún faltan pizarras digitales e instalar mesas y sillas, pero, como avanzaron Antonio Morales y Carmelo Catalán, director y jefe de estudios, respectivamente, "las cosas van poco a poco". Ya se han ubicado las clases y se han reservado espacios a las salas de música y plástica, entre otras. 

Una opinión que comparten los padres. Desde la ampa, su presidenta, Magalí Russmann, explicó que "el cambio es total", y recordó que era una queja desde hace 12 años por lo menos. Para que los vecinos pudieran comprobar el estado de las instalaciones, se organizaron el fin de semana puertas abiertas. 

El edificio se encuentra en el barrio de Babaquel, concretamente en la calle de nueva creación ubicada junto a la escuela infantil y frente a la fachada lateral de la casa de lacultura, cercana al consultorio médico. El solar donde se implanta la edificación objeto de proyecto se encuentra en una parcela alargada y trapezoidal, de 185 metros de longitud y entre 40 y 100 metros de anchura aproximadamente. 

En el Camino de Carraborja, se disponen los edificios de comedor, gimnasio y educación primaria, volcados hacia el interior de la parcela, de forma que las aulas y espacios principales tienen orientación sureste, óptima para el uso previsto, según explicaron desde el Departamento de Educación. El edificio de infantil se sitúa en la zona sur de la parcela, tiene acceso y patio independiente con lo que mejora el funcionamiento del propio centro. Todos los edificios se conectan mediante un porche que protege las circulaciones de la lluvia y el sol. 

El presupuesto de adjudicación fue de casi 4,6 millones de euros. Es un colegio de doble vía. Además de las 6 aulas de infantil y las 12 de primaria hay comedor y gimnasio, aseos, aula de psicomotricidad, sala de profesores, aula de informática, música y plástica, así como las zonas para tutorías y despachos.

"Es una gran diferencia respecto a lo que teníamos", avanzan desde el equipo directivo, porque era un centro antiguo "que no estaba preparado para acoger a tanto niño" y donde había que utilizar espacios comunes como aulas . El anterior colegio, ahora vacío, se creó para unos 100 alumnos, según el concejal de Educación, Miguel Cimorra, pero ha acogido a 300, aproximadamente, por lo que no tenía los espacios necesarios. Hubo que dividir las aulas para conseguir el doble de aulas y el Ayuntamiento cedió en su día un espacio de la tercera edad donde se ubicaron dos clases. 

Estado del patio del colegio viejo de Pedrola, ahora vacío, construido en 1959.
Estado del patio del colegio viejo de Pedrola, ahora vacío, construido en 1959.
Aránzazu Navarro
Etiquetas
Comentarios