Aragón

turismo cultural

Visitas para redescubrir siete iglesias zaragozanas

Cuando cae la tarde, siete llaves abren los secretos de siete iglesias. Criptas y coros ocultos, torres, tumbas, galerías... e historias desconocidas en San Miguel, San Gil, la Seo, San Carlos, Santiago, San Felipe y la Cartuja.

Visita a la desconocida cripta de la Parroquieta de la Seo
Visita a la desconocida cripta de la Parroquieta de la Seo
Gozarte

Nadie espera que, detrás del imponente baldaquino y del retablo con las figuras de San Felipe y Santiago el Menor haya nada más. Pero, a ambos lados, dos grandes puertas doradas se abren y dan acceso a un espacio reservado para el coro y el órgano de la iglesia de San Felipe, en Zaragoza. Es una de las sorpresas que se descubren al visitar esos lugares habitualmente cerrados de la mano de Gozarte en ‘7 iglesias a la fresca’.

San Miguel, San Gil, la Parroquieta de la Seo, la iglesia del seminario de San Carlos, Santiago el Mayor, San Felipe y la Cartuja Baja. Están tan cerca de casa que ni siquiera para quienes viven en Zaragoza son conocidas. "Vas a una boda, a una misa, un concierto o un bautizo pero no sabes nada de estas iglesias; como las tienes en casa, no les haces fotos, pero es que ni siquiera las miras ni las valoras", explica Maribel Estébanez, coordinadora en esta empresa de promoción turística. En Gozarte se dieron cuenta de ello y, "además de turistas de fuera, son muchos los zaragozanos que en verano tienen más tiempo y quieren conocer su propia ciudad".

Horario nocturno

Programarlas después de las 20.00 favorece que el turista compagine estas visitas con los horarios de otros monumentos de la ciudad y libra a todos, paisanos y foráneos, del calor veraniego. Pero, además, de esta forma, "las iglesias están abiertas a esas horas solo para nosotros: se abren para dejarnos pasar y se cierran detrás de nosotros, lo que aporta un plus de tranquilidad y un ambiente especial".

Gozarte conduce estas singulares visitas
hasta mitad de septiembre

La fórmula funciona tan bien que "hay quien se está haciendo el máster en iglesias zaragozanas y está completando la ruta entera". Entre los visitantes, "muy variados, lo más habitual es ver gente a partir de 30 años hasta 80 y tantos, muchas personas de mediana edad y también gente más joven con algún adolescente que también se engancha".

Lo que más les sorprende son "la historia y las historias asociadas a cada templo, la evolución de los edificios y el acceso a esos espacios singulares que normalmente son inaccesibles".

A veces, son espacios tan pequeños que solo se pueden visitar en grupos de diez, como ocurre en el trasagrario de San Miguel. Esta minúscula capilla que casi nadie conoce se encuentra situada justo detrás del retablo mayor, tras el sagrario. "Es un espacio coqueto, muy pequeñito, con unas pinturas fantásticas con motivos precursores de la comunión –por ejemplo el maná como alimento sagrado– inspirados en el Antiguo Testamento".

Con fundamento

Los grupos nunca superan la treintena de personas y la duración de las visitas está entre la hora y media y las dos horas, "depende de lo que te pregunten". Todos los guías "somos historiadores o historiadores del arte", lo que garantiza que, "aunque salga un actor y cuente algo de forma divertida, todo lo que dice, palabra por palabra, es verdad".

El relato incorpora muchas veces lo último que se ha investigado. "Revisamos la bibliografía y, mientras para la Seo o el Pilar puedes consultar veinte libros, no ocurre lo mismo en casos como el seminario de San Carlos", señala. Así, por ejemplo, se da cuenta de una investigación recientemente publicada acerca de los esculturas halladas en otro de esos sitios secretos que ‘7 iglesias a la fresca’ desvela: la cripta gótica de la Parroquieta de la Seo, un lugar que casi nadie ha visto, porque hasta hace no mucho se utilizó como carbonera para la calefacción de la Seo y ahora se ha vaciado y limpiado.

También la torre de San Gil y sus campanas, el pasado judío y jesuítico de San Carlos, la cara del demonio de la fachada de San Miguel... están deseando contar sus secretos.

Música, personajes históricos y, sobre todo, muchas historias

Hasta mitad de septiembre hay programadas visitas en el marco de la iniciativa ‘7 iglesias a la fresca’. La próxima cita es hoy, sábado 24. A las 21.00, en la portería de la Cartuja Baja arranca una visita teatralizada nocturna ‘Tras la sombra de los cartujos’. Un criado al servicio de la antigua cartuja da el contrapunto a lo que cuenta su fundador, Alonso de Villalpando y Funes, y fray Juan Almor, autor de las pinturas de la iglesia. "En la penumbra de la noche, se descubre una cartuja convertida hoy en barrio, los claustros transformados en calles, y hasta lo más viejo se ve con el halo misterioso de una ruina romántica", cuenta Estébanez.

Las rutas son guiadas en San Miguel (28 de agosto y 11 de septiembre), San Gil (4 de septiembre), la Parroquieta de la Seo (31 de agosto y 14 de septiembre), la iglesia del seminario de San Carlos (29 de agosto y 12 de septiembre) y Santiago el Mayor (5 de septiembre). Las visitas a San Felipe (30 de agosto y 13 de septiembre) y la Cartuja Baja (24 de agosto y 7 de septiembre) son teatralizadas. Conviene reservar en gozarte.net. Los precios oscilan entre los 10 y los 13 euros, dependiendo de la teatralización y de si la visita incluye concierto de órgano, como en San Miguel de los Navarros. ¿Por qué se llamará así?

Etiquetas
Comentarios