Despliega el menú
Aragón

aragón, pueblo a pueblo

Sisamón, remanso de paz con un bar, huerto y el castillo

En una semana, Miguel Polo sustituirá a José María Hernández al frente de la alcaldía del municipio. En esta localidad, rodeados por campos de cereal, varios foráneos han encontrado su sitio.

Miguel Polo recorre su huerto en Sisamón con la ilusión de un niño: "Te metes aquí y te olvidas de todo". Allí, en este término municipal lindante con las dos Castillas y rodeado de campos de cereal de secano en plena ebullición primaveral salpicados de amarillo, verde, marrón de los barbechos y el rojo de los ababoles, este turolense ha encontrado su remanso de paz. "Me casé con una chica de aquí, María José Yagüe, hace 42 años y siento el pueblo como si fuera de aquí. Yo nací en Las Minas de Ojos Negros", detalla.

Un caso parecido es el de Ignacio Loscertales, zaragozano de 55 años, que casado también con una hija del pueblo ha visto en Sisamón un lugar perfecto. "No pasamos todo el año, pero tenemos arreglada una casa y venimos siempre que podemos", explica. Así, sentencia que "lo que hay aquí no lo cambio por nada".

Con 60 años cumplidos, Polo recuerda que ha sido gerente de Deportes en El Corte Inglés de Independencia y antes estuvo en la inauguración del centro de Sagasta. Tras casi cuatro décadas de trabajo, ahora se centra casi por completo en su hortal: "Tengo tomates, pepinos, judías, lechugas, calabacines, una docena de gallinas y un gallo", va enumerando según camina entre las matas. Por si fuera poca faena, ha dado con otra: desde el próximo sábado será alcalde de Sisamón.

Un paso catártico

"Mucha gente me lo planteó, mi mujer no quería, pero yo tenía inquietudes: quería echar una mano", defiende Polo. En este sentido valora que la gestión de José María Hernández, anterior regidor, ha sido "muy buena"porque "el pueblo está arreglado, pero siempre hay cosas por hacer". Entre sus propósitos para los próximos cuatro años, enumera: "Los parques infantiles hay que mejorarlos, quiero hacer una piscina para que los jóvenes y los críos que vienen con los abuelos tengan más alicientes".

También tiene la mirada puesta en el castillo. "Al ser de particulares no se puede pedir una subvención, pero mi idea es poder hablarlo e intentar conservarlo", plantea. Esta construcción, que data del siglo XIV se encuentra en ruina progresiva y de ella, además del torreón que preside todo el casco urbano, se conservan dos torreones y partes mínimas de la muralla que lo rodeaba, y de la que destaca la llamada "puerta pequeña".

Lo comenta mientras le acompaña por el pueblo Julián Hernández, natural de Sisamón y que junto a su hermano llevan una explotación agrícola en el pueblo. "El haberme criado aquí hace que le tengas mucho cariño y luego tienes que lidiar mucho con la soledad", explica, a la vez que recuerda, desde sus 58 años, cómo en el pueblo, en pleno camino real a Jaraba, había fábrica de harinas, dos panaderías, dos herrerías, dos posadas, colegio de párvulos y de mayores.

El recorrido de ambos acaba en el bar que regenta desde hace 6 años Luis Antonio Mendoza, de 61 años y nacido en el pueblo. "Llevaba un negocio de hostelería en Zaragoza, pero cuando falleció mi pareja volví aquí y empecé a gestionar el bar", indica. "Prefería volver por la calidad de vida", reconoce.

José María Hernández dice adiós a la alcaldía del pueblo tras 20 años de mandato

"He intentado hacerlo lo mejor posible, sin perjudicar a nadie y por el bien del pueblo". Así valora sus dos décadas al frente del Ayuntamiento y otros ocho años de concejal José María Hernández, que a sus 74 años recién cumplidos ha decidido no continuar. "Querían que siguiera, pero es hora de que alguien tome el relevo", reconoce con humor. Lo dice vía telefónica, porque hace pocos días ha sido abuelo por tercera vez –Lucía se llama esa buena causa de desplazamiento– y se encuentra en Zaragoza con la familia: ya son tres nietos ya los que tiene gracias a su hija y su hijo.

A lo largo del periplo como primer edil, José María explica que entre los avances más destacados, ha estado "la instalación de un nuevo depósito y el sistema de abastecimiento; también las tomas, y se han renovado las calles". En este sentido, también indica que se ha culminado el proceso de concentración parcelaria, aunque reconoce que "más cosas se podrían haber hecho, o en algunas se podría haber hecho mejor, pero a veces el tiempo tampoco deja. Me siento orgulloso de mi pueblo y ahora lo disfrutaré de otra manera".

En datos

Comarca: Comunidad de Calatayud.
Población: 31.
A Zaragoza: 132 km.

Los imprescindibles

​El castillo: Apenas quedan dos muros, pero en el entorno se pueden ver un nevero, otro torreón y parte de la muralla que circundaba la estructura principal. Perteneciente al señorío de Molina y tras la Guerra de los dos Pedros pasó a los Heredia.

Etiquetas
Comentarios