Despliega el menú
Aragón

elecciones autonómicas y municipales 26-m

Cristina Marín García-Hegardt: "Si naciera diez veces, las diez veces sería galerista de arte"

Aunque las llamadas necesidades básicas suelan remitirnos a otros campos, sobre todo en tiempos de crisis, Cristina Marín sigue centrada en el cultivo del arte.

La campaña electoral no se detiene demasiado en el arte y la cultura. El paréntesis en este foro lo abre Cristina Marín.
La campaña electoral no se detiene demasiado en el arte y la cultura. El paréntesis en este foro lo abre Cristina Marín.
Raúl Lahoz

No hablo sueco, pero hay una palabra sueca que me encanta: ‘kulturbarer’, que viene a significar portador de cultura. Desconozco el femenino de ‘kulturbarer’, pero yo diría que me encuentro ante una portadora de cultura.

¡Qué curioso! Mi abuela era sueca. Y gracias por su consideración...

¿Qué piensa cuando asiste a un debate electoral y ningún candidato dedica ni un minuto a la cultura?

Antonio Gala dijo que antes la cultura era la dueña de la casa, y fue despachada por sus doncellas, que son la política y la economía...

¡Ja, ja, ja!

Respecto a los políticos, el Gobierno de Aragón ha apostado en los últimos años por el talento aragonés; me parece sensacional.

Usted también ha apostado con toda su alma por los más prometedor de la pintura aragonesa.

También valoramos al artista emblemático, como Juan José Vera, Víctor Mira o Ángel Maturén. Me encanta ejercer de arqueóloga, rastrear los estudios buscando talento aragonés.

¿Se siente una nacionalista del arte aragonés?

Defiendo lo nuestro, amo mi tierra, Zaragoza, Aragón; pero no soy nacionalista. He procurado viajar, ver, para opinar mejor.

¿Cómo se forja una galerista?

En mi caso, influyó muchísimo mi padre, Miguel Ángel Marín, una persona introducida en la cultura zaragozana. Me educó en todos los órdenes, también en el cultural. Me estimuló a formarme en Cambridge y Berkeley. Después de trabajar en Inglaterra y en el Vaticano, cuando él murió, decidí establecer una galería de arte en el casco histórico de Zaragoza, en la calle Manuela Sancho. Tengo muy claro que, si naciera diez veces, las diez veces sería galerista.

Volviendo al principio, duele que la cultura aparezca tan poco, incluso en estos días de elecciones.

Es esencial para entender el pensamiento, también nuestra historia. A mí me apasiona el arte de vanguardia.

Manuel Jabois decía ayer en ‘El País’ que escribe de sus obsesiones. ¿Le obsesiona la cultura a usted?

La cultura no solo me obsesiona: es mi vida.

¿Solo puede ser libre un hombre culto?

La libertad es un concepto tan maravilloso como amplio. Desde luego, conviene formarse.

¿Un imbécil puede ser libre?

No me detengo mucho en los imbéciles...

Etiquetas
Comentarios