Despliega el menú
Aragón

Bienes aragoneses: un juicio clave

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 13/05/2019 A LAS 02:00
Museo de Lerida. Piezas de procedencia aragonesa. / 24-08-2016 / FOTO: GUILLERMO MESTRE
El Museo de Lérida, que retiene los bienes de las parroquias aragonesas.
Guillermo Mestre

La larga batalla para recuperar el patrimonio de las parroquias del Aragón oriental entrará el próximo jueves en una nueva fase, que debiera ser definitiva, con la vista oral, en los juzgados de Barbastro, de la demanda del Obispado de Barbastro-Monzón contra el de Lérida, reclamando la devolución inmediata de las 111 piezas que son de su propiedad. En este litigio la parte aragonesa siempre ha confiado en el camino del Derecho, es hora de que se imponga la justicia.

Las 111 piezas artísticas deberían haber regresado a Aragón ya en 1995, en el momento en el que una serie de parroquias de la provincia de Huesca se segregaron de la diócesis de Lérida para, acomodando los límites eclesiásticos a la realidad autonómica, constituir el Obispado de Barbastro-Monzón. Hace por tanto casi veinticinco años que ese patrimonio es retenido ilegítimamente en la ciudad del Segre. A estas alturas, y después de múltiples procedimientos judiciales, civiles y eclesiásticos, fallados en favor de la parte aragonesa, de lo que no puede caber duda es de que la propiedad de las piezas corresponde a las parroquias de la diócesis barbastrense. Entre otras razones, porque los propios obispos de Lérida, a pesar de que ahora su diócesis asegure ser dueña de 83 de los bienes, así lo han reconocido en varias ocasiones.

El juicio que comienza el jueves enfrentará, en una situación inédita, a un obispo contra otro ante los tribunales civiles. Pero si se ha llegado a esta realidad ha sido por la obcecada resistencia de las autoridades catalanas, presentes en el consorcio del Museo de Lérida, a devolver ese patrimonio. Tras la vista oral, que es deseable que transcurra sin interferencias de tipo político, la sentencia puede demorarse unos meses y estará sujeta además a posibles recursos, de manera que habrá que seguir teniendo paciencia. Pero Aragón ha confiado en todo momento en el camino del Derecho y es en esa vía en la que espera obtener por fin la satisfacción de su justa demanda.

Etiquetas