Despliega el menú
Aragón

Los pactos y la puesta en escena

ACTUALIZADA 10/05/2019 A LAS 02:00
En el debate de HERALDO, los partidos no cerraron la puerta a los acuerdos postelectorales.
En el debate de HERALDO, los partidos no cerraron la puerta a los acuerdos postelectorales.
Heraldo de Aragón

Los ocho principales candidatos a presidir Aragón dejaron la puerta abierta a pactos tras las elecciones del 26-M, conscientes de que no habrá otra forma de gobernar la Comunidad. Otra cosa es cómo abordará cada uno la cuestión de los acuerdos cuando llegue el momento y sobre todo qué negociarán. Serán los resultados de las urnas los que inclinen la balanza, pero no será la única variable.

Ayer, los ocho marcaron sus terrenos y sus pautas, pero no desvelaron sus cartas más allá de lo necesario al tener que cerrar filas con la despoblación, la educación, la infancia, la inclusión, la ciencia y las prestaciones básicas; y mostrar sus dudas sobre las infraestructuras, la reforma fiscal, el coste de los servicios, las políticas de género, el modelo de financiación autonómica y las carencias en sanidad, por citar algunos ejemplos.

Hubo muestras de voluntad de pactos de gobierno más allá de los bloques ideológicos de izquierda y derecha. Eso implica que si las sumas a uno u otro lado del arco parlamentario no son contundentes, las opciones para apoyar a uno u otro candidato se amplían considerablemente.

Hay equidistancias insalvables, pero hay acercamientos que parecen al alcance de una negociación por encima de las discrepancias sobre las comarcas, las diputaciones provinciales o la presión fiscal. La confrontación dejó también invitaciones a colaborar entre los dos partidos territoriales, PAR y CHA, con el PSOE, Podemos y Ciudadanos en varias de las combinaciones que se apuntan en los sondeos, aclarando que los aragonesistas están también abiertos al PP y que Chunta nunca descarta a IU. Mientras que los populares trataron de alejarse Vox tendiendo puentes por si acaso y el PSOE se dejó querer por podemistas y Cs.

Un apunte revelador: ayer, con la lógica salvedad de IU y Vox, hubo una apuesta por la centralidad y la transversalidad. Y en eso mucho tuvo que ver que las cuentas del 28-A no son las mismas que barajan para el 26-M. Eso fue más que evidente.

Etiquetas