Aragón
Suscríbete por 1€

Cortes de Aragón

Un pleno de idas y venidas con extra de morado

Los consejeros solo entraron al hemiciclo para responder a las preguntas de la oposición en una sesión reivindicativa marcada por las ausencias.

Los diputados de Podemos, ayer durante el pleno de las Cortes de Aragón
Los diputados de Podemos, ayer durante el pleno de las Cortes de Aragón
José Miguel Marco

Entra Pilar Ventura y sale María Victoria Broto. Así, como si de un partido de fútbol se tratara, se desarrolló ayer el pleno de las Cortes. La sesión de control al Gobierno estuvo marcada por la huelga feminista del 8-M. Los consejeros solo entraron para responder sus preguntas e interpelaciones y las bancadas, a excepción de las del PP y Ciudadanos, estuvieron las tres horas a medio gas.

Javier Sada, Darío Villagrasa, Herminio Sancho, Enrique Pueyo y el consejero de Presidencia, Vicente Guillén, fueron, al inicio del pleno, los únicos representantes de la socialista. En la de Podemos, los escaños que habitualmente ocupan Maru Díaz, Amparo Bella o Erika Sanz amanecieron vacíos y con carteles en los que se leía: Estoy en huelga.

También hubo a#usencias en las filas del PAR, donde solo María Herrero y Jesús Guerrero ocuparon sus asientos en un primer momento, si bien Elena Allué, Lucía Guillén y Arturo Aliaga se incorporaron posteriormente. Las diputadas aragonesistas hicieron, además, un guiño a Clara Campoamor, Victoria Kent y Margarita Nelken, con fotos de las tres frente a sus escaños.

Quienes directamente no estuvieron fueron Gregorio Briz y Carmen Martínez (CHA) y Patricia Luquin (IU). Tampoco aparecieron por el hemiciclo la consejera de Innovación, Pilar Alegría, y el de Vertebración del Territorio, José Luis Soro. La primera tendría que haber contestado una de las preguntas del pleno, pero fue retirada al inicio del orden del día.

Al resto de miembros del Ejecutivo se les vio fugazmente para responder a la oposición. Los que iban a ser interpelados esperaban fuera pacientes y aquellos que ya habían terminado se apresuraban a irse. Semejante ir y venir hizo que diputadas como Susana Gaspar (Cs) o María Herrero (PAR) se quejaran de que la falta de unanimidad para retrasar la fecha del pleno, uno de los últimos de esta legislatura.

El PP al completo defendió en su primera intervención la necesidad de "trabajar todos juntos para hacer real y efectiva la causa", mientras que Ciudadanos, también con sus cinco diputados en el Parlamento, abogó por la libertad y el derecho a que cada cual haga "lo que considere oportuno".

Chapas, lazos y corbatas

El debate, dirigido por el vicepresidente de las Cortes, Florencio García Madrigal, en ausencia de la presidenta Violeta Barba, estuvo repleto de guiños al 8-M. El consejero de Hacienda, Fernando Gimeno, vistió corbata morada y varios diputados lucieron lazos del mismo color. También hubo trabajadores de las Cortes que se sumaron a la causa con chapas que aseguraban que había mil motivos para reivindicar. Los aplausos resonaron, además, mucho menos que en otras ocasiones, ya que la falta de diputados se notó, y mucho, a la hora de ‘evaluar’ las intervenciones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión