Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

Salud

Sanidad quiere eliminar la hepátitis C en dos años

Ya hay 3.300 aragoneses que reciben el tratamiento y tan solo quedan entre 400 y 500 pacientes sin diagnosticar.

Momento de la presentación del plan para eliminar la hepatitis C.
Momento de la presentación del plan para eliminar la hepatitis C.
Gobierno de Aragón

El Departamento de Sanidad quiere eliminar la hepatitis C en los dos próximos años. Los responsables sanitarios estiman que en estos momentos ya hay 3.300 pacientes aragoneses tratados con los nuevos fármacos, que consiguen una efectividad del 95%, y tan solo quedan sin diagnosticar entre 400 y 500 enfermos.

Aragón lleva tiempo trabajando en el control de esta enfermedad y lo seguirá haciendo a través de un nuevo plan estratégico, que, entre otras cuestiones, permitirá la puesta en marcha de un "cribado de la infección" entre la población de riesgo detectada desde los centros de salud de la Comunidad aragonesa. También se mejorarán los circuitos de diagnóstico (más rápidos y con un único análisis de sangre), la derivación de los pacientes a otros niveles asistenciales y la homogeneizará del tratamiento farmacológico.

A raíz de un análisis exhaustivo de los datos, Sanidad ya ha conseguido que "afloraran" hasta 1.200 enfermos que aunque tenían la enfermedad no estaban siendo tratados. "Ahora mismo nos quedan muy pocos pacientes por diagnosticar y tratar", ha destacado este martes la hepatóloga del hospital Clínico de Zaragoza y coordinadora de la Estrategia para la Eliminación de la Hepatitis C, Trinidad Serrano.

La hepatitis C es una enfermedad de origen vírico que provoca la inflamación del hígado o fibrosis hepática. Generalmente es una afección leve, pero si no se trata puede acabar derivando en una cirrosis o un cáncer hepático en un 15% o 20% de los casos. Las formas más comunes de transmisión son por contacto con sangre infectada, vía sexual o de madre infectada al recién nacido. Hasta el momento, no se ha desarrollado ninguna vacuna que pueda prevenir la enfermedad.

Pero su diagnóstico y el tratamiento han dado un giro de 180 grados en los últimos años. La aparición entre 2013 y 2014 de los nuevos tratamientos ha permitido alcanzar una tasa de curación importante, que pueden llegar incluso a alcanzar el 95%. De hecho, su éxito de curación ya se ha reflejado, por ejemplo, en una reducción significativa del número de trasplantes de hígado en los últimos años. "El objetivo es conseguir la eliminación de la enfermedad, identificar los casos de manera precoz para conseguir buenos resultados", ha recalcado el director general de Asistencia Sanitaria, José María Abad, que ha destacado que la eliminación de la enfermedad conseguirá un control y reducción de los casos, aunque no la erradicación completa. En estos momentos, la única enfermedad completamente erradicada en el mundo es la viruela.

Según ha explicado la la responsable de estrategias del Departamento de Sanidad, María Bestu, Aragón fue en el año 2017 una de las primeras comunidades en financiar los nuevos tratamientos orales a todos los enfermos de hepatitis C. Estos fármacos, cuyo coste llegaron a superar en su día los 100.000 euros por paciente, han ido bajando el precio, hasta llegar, según ha explicado el director de Asistencia Sanitaria, a valer unos 7.500 euros por paciente (se prolonga entre dos y seis meses y apenas tienen efectos secundarios).

Los expertos sanitarios recuerdan que la hepatitis C no se transmite por tocar, abrazar, besar o cogerse de la mano. Tampoco se transmite por picadura de insectos o al compartir cubiertos, vajilla o toallas. Insisten en que la única manera de prevenir la enfermedad es no compartiendo objetos punzantes o cortantes con presencia de sangre como maquinillas de afeitar, cepillos de dientes, agujas de tatuajes, material para el consumo de drogas... Asimismo, hacen hincapié en el uso del preservativo en las relaciones sexuales.

Etiquetas
Comentarios