Aragón

El sustituto aragonés del papel film y aluminio

Dos parejas aragonesas han creado Beecool para comercializar un sustituto del papel film y aluminio que permite envolver alimentos o recipientes sin generar residuos.

Claudia Ráfales y Ana Sádaba muestran los diferentes formatos de sus envoltorios ecológicos y lavables.
José Miguel Marco

Las ideas surgen por casualidad, salen de una conversación entre colegas o de una inquietud. En este caso, se sumaron los tres ingredientes. Una amiga estadounidense de Carlos Sánchez y Claudia Ráfales trajo a su casa un envoltorio que llamó la curiosidad de esta pareja. Él lo comentó con su compañero de ‘batallas’ laborales, Pablo Alayeto, y este, a su vez, con su pareja, Ana Sádaba.

Y así fue como echó a andar Beecool, unos envoltorios ecológicos que sustituyen al papel film y aluminio y que permiten envolver alimentos o recipientes sin generar residuos. El producto -hecho con tela de algodón orgánico y a base cera de abeja, resina de árbol y aceite de jojoba- sirve para envolver alimentos o recipientes. El envoltorio está hecho a mano, es lavable y permite sellar lo que se tapa con el calor de las manos.

"La idea surge de un consumo responsable. Veíamos que en la cocina se generaban muchos residuos como bolsas de plástico y... De repente, una amiga nuestra trajo de Estados Unidos un envoltorio que nos encantó", cuenta Sánchez. Así que estos ingenieros informáticos y fisioterapeutas de profesión, empezaron a darle vueltas a la idea.

Vieron tutoriales ‘online’ y empezaron a hacer pruebas. "Utilizábamos nuestros hornos y hemos llenado incontables cuerdas del tendedero", añade Sádaba. Numeraban todas las mezclas y apuntaban los porcentajes. Así, hasta que dieron con "el secreto de la masa", del que solo concretan que está hecho con telas de algodón orgánico que importan de Estados Unidos, cera que compran a apicultores de Zaragoza y una resina concreta que no pueden revelar.

Desde que conocieron un producto parecido, en el año 2017, hasta que empezaron a producirlo pasaron unos tres meses. Lo comenzaron a utilizar para uso doméstico y vieron que siempre que lo enseñaban a familiares y amigos gustaba, así que decidieron comercializarlo y crear su propia web, beecool.es.

"Tenemos una habitación en nuestro piso que usamos como taller. Hay un horno y ahora utilizamos planchas, con lo que hemos agilizado mucho la producción", detallan. La puesta de largo de Beecool fue en la Feria Expo Caspe y la Ferieta de Aínsa -municipios de donde son Ráfales y Sádaba, respectivamente-. Y estas les sirvieron para convencerse de que sus envoltorios tenían aceptación.

De momento, solo comercializan el producto ‘online’ y en una herboristería de Caspe que se llama Espacio Natura, pero han comenzado a contactar con algunas tiendas de productos ecológicos que han mostrado interés.

Las ventajas

Este tipo de envoltorios no solo son buenos para el medioambiente y evitan generar residuos, sino que la cera de abeja con la que están hechos permite que los alimentos respiren protegiéndolos con sus propiedades antibacterianas. Y esto favorece que la comida se mantenga en buen estado más tiempo.

Pueden lavarse con agua fría y jabón. Y si se cuidan adecuadamente, pueden reutilizarse hasta un año "o incluso más", según ellos mismos explican. "Hay que tener cuidado de no acercarlos a fuentes de calor. No se pueden meter al microondas ni lavavajillas o lavadora", recuerdan.

De momento, tienen cuatro packs que incluyen tres envoltorios de diferentes tamaños y diseños -con topos de colores, búhos, flechas o cohetes espaciales, entre otros- y que van desde los 14 euros de los más pequeños hasta los 25 euros de los más grandes.

Etiquetas