Aragón

Heraldo Saludable

Aragón formará a 258 nuevos especialistas sanitarios durante los próximos años

Más de 1.300 aspirantes se examinaron este sábado en Zaragoza, una las 21 ciudades en las que el Ministerio ha convocado las pruebas para las plazas de formación.

Más de 1.300 sanitarios se presentaron este sábado al examen en la Facultad de Derecho de Zaragoza
Más de 1.300 sanitarios se presentaron este sábado al examen en la Facultad de Derecho de Zaragoza
Toni Galán

Por fin llegó el día. Más de 35.000 sanitarios, 1.360 de ellos en Zaragoza, se presentaron este sábado al examen para conseguir una de las 8.402 plazas de formación que oferta este año el Ministerio de Sanidad (258 en Aragón). Un examen que transcurrió sin incidentes en 21 localidades de España, pero con una reivindicación común de cara a las próximas convocatorias: la necesidad de seguir aumentando las vacantes para afrontar el déficit de médicos especialistas.

El Ministerio de Sanidad ha ofrecido 6.797 plazas de formación para médicos residentes (mir), 1.092 para enfermería, 267 para farmacia, 141 para psicología, 49 para biología, 22 para química y 34 para radiofísicos. De ellas, Aragón tutela 258 (unas 200 para médicos), apenas 5 más que la pasada convocatoria. Tras ajustar las diferentes categorías, la Comunidad contará con tres plazas más de Medicina de Familia (63), cuatro más para Enfermería Comunitaria (10), una extra para Medicina Intensiva (6) y otra para Cirugía Cardiovascular, el año pasado no contó con ninguna.

Desde el ámbito sanitario y académico defienden el sistema español de formación sanitaria y lo consideran como uno de los más prestigiosos del mundo. No obstante, abogan por trabajar para adaptarlo a las futuras necesidades, sobre todo, en medicina. "La formación durante estos cuatro años es muy buena, el sistema está reconocido a nivel mundial, pero algo tiene que cambiar", afirma Javier Lanuza, decano de Medicina de la Universidad de Zaragoza, que cada año gradúa a 240 facultativos. No cree que la solución al actual déficit de especialistas sea aumentar el número de estudiantes en las facultades, ya que recuerda que la carrera y la formación se prolonga al menos diez años. Él, como otros muchos profesionales sanitarios, considera que el fallo está en la oferta de las plazas de formación, "actualmente muy justa para cubrir la demanda de algunas especialidades".

Recuerda que muchos licenciados se quedan sin plaza de formación y, por lo tanto, sin poder ejercer en el sistema sanitario público español. Este sábado había inscritos 15.477 facultativos para las 6.797 plazas de residentes ofertadas. Además, considera "imprescindible" hacer "más atractivas" las condiciones laborales para evitar el "éxodo". "Antes irse al extranjero podía ser una tragedia, ahora no", explica Lanuza.

"Falta de planificación"

El decano de la Facultad de Medicina atribuye los problemas registrados a una "falta de planificación". Algo en lo que coinciden Antonio Monreal, responsable de la unidad docente multiprofesional de Atención Familiar del sector II y Víctor Solano, jefe de estudios del hospital Miguel Servet. Este centro, uno de los más solicitados, cuenta con 72 plazas acreditadas para formación de las que este año han salido 67.

Monreal y Solano vislumbran un futuro "complejo" ante la poca previsión de las administraciones –tanto de los gobiernos como de las universidades– ante la masiva jubilación de profesionales. En los próximos cinco años, por ejemplo, estiman que se retirarán entre un 30% y 40% de los médicos de Familia.

Ante las dificultades que atraviesa España, lamentan que "se deje escapar" a especialistas después de invertir en su formación más de 200.000 euros. "Algo se está haciendo mal", concluyen ambos, que ponen sobre la mesa la necesidad de aumentar las plazas de formación teniendo en cuenta la demanda de cada especialidad.

"He estudiado entre diez y doce horas diarias"
Natalia Murillo ha "dejado aparcada" su vida durante los 17 meses que lleva preparando el examen mir. Durante este tiempo ha dedicado a la preparación de esta prueba entre 10 y 12 horas diarias de estudio. "A pesar del esfuerzo, te juegas todo a una carta", reconoce esta colombiana, afincada hace años en Zaragoza donde ha estudiado también la carrera. Aspira a conseguir una especialidad quirúrgica.

Para Javier Bordetas es su segundo examen mir. El año pasado no obtuvo la puntuación que quería para hacer Digestivo y decidió repetirlo "por vocación". "Sabía que podía haberlo hecho mejor y antes de decantarme por algo que no me gusta, decidí dedicar este año a estudiar de nuevo", asegura Javier, que el ser repetidor le ha permitido preparar mejor los contenidos para responder a las 235 preguntas durante las cinco horas que dura el examen.

Alejandro Jiménez vivió este sábado el examen desde el otro lado de la barrera. Él se presentó el año pasado y, ahora, como residente de primer año de Pediatría, ha sido tutor en la Academia Amir, referente para la preparación de esta oposición. "Yo he sido más un preparador psicológico, cómo enfrentarse a él. Aunque para el mir lo único que vale es trabajo, trabajo y trabajo, pero también descansar", subraya.

Etiquetas
Comentarios