Despliega el menú
Aragón

Alacón conserva y el resto del mundo se relame

La firma Alaconservas, que lleva Alberto Ballesteros y nació del embrión creado por Presentación Álvarez y Juan José Lázaro, tendrá pronto compañía con una conservera municipal.

Una vecina de Alacón pasea por la calle San Roque.
Una vecina de Alacón pasea por la calle San Roque.
Laura Uranga

En Alacón se ha decidido no mirar hacia atrás con ira; la alternativa es aprender del presente y cimentar el futuro. Y el futuro pasa por la transformación de los productos agrícolas, tema en el que hay pasado, presente y desde luego, porvenir. Fruta y hortaliza aparte, en el municipio quedan tres rebaños de ovejas, cuatro granjas de cerdos y algo de cereal. Llegan 12 molinos de viento en un terreno que no se integra en la roca zona Zepa de Alacón, y que se enmarcan dentro de un parque que tendrá su central en Muniesa. Y Alaconservas, la empresa que nació del empuje de un matrimonio local y lleva ahora Albert Ballesteros, es la prueba de que Calderón de la Barca (o su personaje más famoso) erraba; los sueños no siempre se quedan en sueños.

Presentación Álvarez se casó con Juan José Lázaro, mozo de Alacón, y llevan cuarenta años juntos."Mi suegra –cuenta Presentación– tenía fonda y restaurante aquí, le encantaba guisar; una de las cosas que hacía de maravilla y que emanaba de la tradición local era el mostillo tras la vendimia; lo ponía de postre para los clientes. Un día se le cruzaron los cables a mi señor marido y me dijo que teníamos que hacerlo para la venta. pedimos el registro y tras obtenerlo, empezamos a hacer nuestra mermelada de mostillo en una habitación: zumo de uva, membrillo, calabaza y manzanas".

Al matrimonio no le fue mal con la idea; llegaron incluso a la zona gourmet de unos conocidos grandes almacenes. Entonces, Juan José enfermó gravemente insuficiencia renal aguda."Lo hacíamos todo nosotros, y la enfermedad de mi marido hizo que frenásemos con el tema; por suerte, tras un trasplante de riñón en 1996 mejoró mucho, y empezamos con la conservera al año siguiente. Él está siempre cavilando, venga a discurrir, y pensó enseguida en los vegetales. Nos animaron a probar amigos de Zaragoza del sector de la restauración, así que empezamos a hacer pruebas con cebollas, pimientos, puerros y alcachofas"."Lo hacíamos todo –aclara Juan José– asado con leña, como los calçots, también empezamos con la escalivada. Es una línea ‘sui generis’, no añadimos sal ni azúcar, todo pelado a mano; se conserva perfectamente en aceite de oliva tras pasarlo por el autoclave. Hicimos los análisis pertinentes y convencimos a sanidad de que el producto era viable. Luego no hay más que probarlo y disfrutar; nuestros pimientos no están tiesos ni duros, y no te habrás comido nunca unos puerros tan sabrosos. También hacíamos patés de olivas".

El barcelonés Albert Ballesteros es hijo del pueblo, tiene sus raíces familiares aquí, y lleva casi tres años con Alaconservas (www.alaconservas.com); cogió el relevo cuando la salud de Juan José volvió a resentirse, y arrendó el centro de producción. El año pasado se instaló en el pueblo una escuela-taller del INAEM con el tema de las conservas."En la escuela –comenta Presentación, alumna aventajada– contamos con un ingeniero agrónomo y una especialista de tecnología de lo alimentos. Para trabajar y aprender pusimos puerros, pimientos, berenjenas y tomates para transformarlos en la escuela, e hicimos un convenio con Albert. Cuando necesitó productos de los que habíamos puesto, la escuela se los dio a cambio de hacer prácticas en la conservera. Otras cosas que él no comercializa las preparamos en la escuela y se regalaron botes a los vecinos en varias fiestas, como San Miguel, conservados con aceite de Apadrina un Olivo, de nuestros vecinos de Oliete".

El ayuntamiento planea instalar otra conservera en una nave a la entrada del pueblo, que dará entre ocho y diez puestos de trabajo, y se va a seguir con la escuela."Estamos experimentando –apunta Juan José– con nuevos productos, como un paté de aceitunas con trufa, que ha quedado muy bien. También lo hacemos con anchoa y sale perfecto; con salmón o bacalao lo probaremos pronto, también con jamón de Teruel. Y ojo, con olivas cardiosaludables, ya estamos buscando la certificación. Hay muchas ideas interesantes; los 2.500 socios de Apadrina un Olivo estarían interesados en nuestros productos en un futuro, siempre y cuando vayan conservados con su aceite; así todos ganamos".

En datos

Comarca: Andorra-Sierra de Arcos

Población: 274

Distancia a Teruel: 109 km

Los imprescindibles

Las asociaciones

La Asociación de Mujeres La Torre Vieja fue creada en 1992, y comparte lugar en el tejido asociativo con la de Pensionistas, la Asociación Cultural Interpeñas (fundada en 2010) y la Sociedad de Cazadores, constituida en 1992.

Pinturas rupestres

La cueva del Tío Garroso tiene una de las pinturas rupestres prehistóricas más conocidas: el arquero del Tío Garroso. El abrigo está compuesto por un total de 83 figuras humanas, animales y simbólicas pintadas en rojo y negro

Los servicios

El alojamiento en el pueblo se cengra en la casa rural Albana y el albergue municipal. Hay bar en la zona de las piscinas, que lleva una pareja llegada hace un año al pueblo. Hay biblioteca municipal por las tardes de lunes a viernes.


Etiquetas
Comentarios