Despliega el menú
Aragón

Científicas de la UZ acercan referentes femeninos a los colegios aragoneses

El proyecto 'Hola, somos científicas' lleva talleres de divulgación sobre mujeres paleontólogas, químicas, matemáticas o astrónomas a las aulas de primaria.

Científicas de la UZ acercan referentes femeninos a los colegios aragoneses
Científicas de la UZ acercan referentes femeninos a los colegios aragoneses
UZ

Dorothy Hodgkin, Asunción Linares, Rosalind Franklin, Purificación Fenoll o Vera Rubin tienen, al menos, tres cosas en común: son mujeres, científicas y referentes mundiales en sus respectivas áreas de estudio. Su contribución al avance de la ciencia es indiscutible, pero también desconocida para gran parte de la sociedad.

‘Hola, somos científicas’ nace con el objetivo de cambiar esa tendencia. Se trata de un proyecto de divulgación desarrollado por la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza (UZ) que acerca de forma lúdica la figura y el legado de mujeres científicas a alumnos aragoneses de 3º y 4º de primaria. “A esa edad todavía son muy receptivos, pero no ven muchos referentes femeninos”, comenta Elisabet Pires, profesora titular de Química Orgánica en la UZ y promotora de la iniciativa.

“El problema está en los libros de texto y en los medios, que cuando muestran las primeras filas de los congresos, son todo hombres. Las niñas hasta cierta edad están muy influenciadas por esa corriente social y van perdiendo el interés. Muchas se interesan por el tema ‘bio’ [como Medicina o Biotecnología] y los aspectos sociales de la ciencia, relacionados con la idea de la mujer como cuidadora, pero pocas se decantan por las ciencias puras. Creemos que es por falta de referentes y queremos que si a esas niñas les apasiona, por ejemplo, la física, no la abandonen”, añade la profesora.

Para demostrar que sí existen referentes femeninos, 20 voluntarias de la Facultad de Ciencias, entre profesoras, investigadoras y alumnas, van a desarrollar talleres divulgativos en colegios de toda la geografía aragonesa de enero a mayo. “No solo enseñamos grandes figuras como la Premio Nobel Marie Curie, sino que queremos mostrar nuestro propio ejemplo como científicas”, apunta Pires.

Huesos de dinosaurio, radiografías o materia oscura

Las científicas ya han visitado dos colegios en lo que va de enero, el Somontano Bajo Aragón, en Estercuel, y el Pierres Vedel, en Teruel. En cada centro, desarrollan durante dos horas 4 o 5 actividades relacionadas con las áreas de estudio de diferentes científicas, entre ellas la paleontología, la cristalografía, la física de partículas, la bioquímica, la geometría o la mineralogía.

Los talleres tienen un enfoque de juego que motiva a los pequeños a interesarse por la ciencia y a convertirse en investigadores por un día. Todos ellos van precedidos de una breve explicación de 5 minutos de la vida de las científicas, que se expone en un póster. La actividad de rayos X va ligada a la figura de Marie Curie y los alumnos tienen que dibujar su mano y rellenarla con bastoncillos de algodón para simular los huesos. La de paleontología introduce la vida de Asunción Linares y consiste en excavar un yacimiento arqueológico (en forma de areneros) para descubrir huesos de dinosaurio.

Las biografías de Hipatia de Alejandría y la zaragozana Andrea Casamayor introducen la actividad de matemáticas, en la que los pequeños aprenden a dibujar figuras geométricas. En el taller de cristalografía, con la española Purificación Fenoll como referente, los escolares clasifican minerales ayudándose de claves dicotómicas.

En esta iniciativa también hay lugar para la astronomía, con una actividad que presenta la labor de la estadounidense Vera Rubin. Los alumnos aprenden sobre la composición del universo y la materia oscura a través de las chuches. El objetivo es crear su propio universo utilizando gominolas transparentes para simular la materia oscura y de colores para localizar el resto de elementos del espacio.

Otras de las actividades consisten en formar una molécula de insulina con un hilo de aluminio y bolitas de maíz, o descubrir las diferencias entre sustancias como la sal, el azúcar o el bicarbonato. En total, se han desarrollado hasta 12 juegos diferentes.

"Les gusta muchísimo"

Todos los talleres han funcionado “muy bien” en los centros por los que ya han pasado. “Han tenido una acogida por parte de los estudiantes fantástica. Se animan y preguntan mucho. Les ves las caras y compensa el esfuerzo, están muy contentos y les gusta muchísimo”, señala Elisabet Pires.

Las promotoras de la actividad esperan poder ampliar el proyecto el próximo curso, ya que en esta edición no se han podido atender todas las solicitudes, unas 30. Esta vez se ha dado prioridad a los centros más alejados de la ciudad de Zaragoza, ya que suelen tener “menor acceso a este tipo de actividades”. “Nos da mucha pena dejar a los de Zaragoza sin talleres, así que al curso que viene intentaremos ampliarlo, aunque no haya financiación”, comenta la profesora de la Universidad de Zaragoza.

Para lo que queda de curso, están previstas las visitas a los colegios San Miguel en Mora de Rubielos (25 de enero), Cesario Alierta en Zaragoza (28 de enero), Perales del Alfambra (1 de febrero), Pirineos en Huesca (22 de febrero), Collarada en Villanúa (8 de marzo), La Laguna en Sariñena (22 de marzo), Montecorona y Santa Ana en Sabiñánigo (12 de abril), San Miguel y María Moliner en Fraga (3 de mayo), y Cinca Cinqueta en San Juan de Plan (16 de mayo).

El proyecto ‘Hola, somos científicas’ ha sido financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades en colaboración con la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt).

Etiquetas
Comentarios