Despliega el menú
Aragón

Los examinadores de Tráfico comienzan una huelga que se prolongará doce días

Casi 2.000 exámenes pueden suspenderse, ya que la mayoría de los trabajadores se unirán al cese.El colectivo anuncia más paros, del 26 de diciembre al 4 de enero, si no les pagan lo acordado.

En la capital aragonesa se hacen cerca de 200 pruebas diarias.
En la capital aragonesa se hacen cerca de 200 pruebas diarias.
Aránzazu Navarro

Llevaban tiempo avisando y finalmente lo harán hoy: los examinadores de tráfico vuelven a la huelga. Casi un año después del acuerdo al que llegaron con el Ministerio del Interior, que incluyó en los Presupuestos Generales del Estado un aumento de sueldo de 250 euros para estos profesionales, una subida salarial no se ha visto reflejada en sus nóminas todavía. Por esta razón, la Asociación de Examinadores de Tráfico, Asextra, –que representa a la mayor parte de este colectivo– se ha cansado de esperar y ha convocado nuevos paros desde este lunes hasta el viernes 21, tras la huelga de 2017 que duró casi seis meses.

"Nos sentimos ninguneados porque no se está cumpliendo la ley". Así lo afirma Daniel Adiego, portavoz de Asextra en Aragón. Los examinadores de tráfico piden las 14 mensualidades de este complemento que se les deben, lo que supone 3.500 euros a cada trabajador. En la actualidad, Zaragoza cuenta con 19 profesionales y la mayoría se unirán a la huelga, según confirma el portavoz autonómico de Asextra. Ya lo hicieron el año pasado, aunque entonces no eran tantos. Adiego asegura que se podrían cancelar cada día cerca de 200 pruebas, puesto que cada uno hace una media de 13 exámenes. El número de examinadores es uno de los problemas que se ha resuelto en este último año en la provincia de Zaragoza gracias al refuerzo de la plantilla con militares y funcionarios de Correos, tras hacer un curso de formación. "Nunca habíamos estado 19 profesionales. Es un alivio en nuestra carga de trabajo", destaca el portavoz.

El colectivo examinador tiene claro que no parará hasta conseguir su objetivo. En ese sentido, si en estos 12 días de huelga –no habría exámenes durante 10 días, porque en fin de semana no hay pruebas– la situación no cambia tienen nuevas fechas de movilizaciones. El siguiente cese sería en Navidad, del 26 de diciembre al 4 de enero, una época que aprovechan numerosos jóvenes para examinarse. Pero no sería necesario repetir este paro "si el PSOE cumple su palabra".

"Tenemos miedo"

Esta huelga también afecta directamente a otro sector, el de las autoescuelas, que todavía recuerda las pérdidas que tuvieron durante la huelga de 2017. Sergio Olivera, presidente de la Asociación de Autoescuelas de Zaragoza, comenta que tienen "miedo" de que esta situación se vuelva a producir, pero cree que "nunca será tan dura como la del pasado año". "Las autoescuelas sufrimos consecuencias malísimas, pero esta vez no es tan grave, porque ya está firmado el acuerdo", opina Olivera. En esta misma línea, se muestra optimista y cree que este conflicto se resolverá pronto. "Es normal que reclamen lo que se les debe", apunta el representante de las autoescuelas.

Un año de idas y venidas

"¿Qué hay que hacer para que el incremento retributivo del complemento específico aprobado por ley se vea reflejado en las nóminas?". Es lo que se preguntan los examinadores de toda España, que estuvieron en huelga desde junio hasta diciembre de 2017. Según explican desde Asextra, el 29 de noviembre del año pasado se firmó un acuerdo entre representantes de grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados –excepto el Partido Popular– y el colectivo examinador. Este documento recogía el compromiso político de que el aumento del complemento específico del colectivo examinador de tráfico estaría incluido en los próximos Presupuestos Generales. Como consecuencia de este acuerdo, los examinadores desconvocaron la huelga el 13 de diciembre "confiando en ese documento firmado".

Meses más tarde, en mayo, se dio el siguiente paso en esta dirección, cuando se aprobó por unanimidad una enmienda a este respecto. El 3 de julio, la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2018 recogía este incremento retributivo. Desde entonces, nada más se ha sabido.

Asextra cree que han tenido "paciencia, honestidad, profesionalidad y lealtad con la Administración", pero no comprenden esta situación y por ello reclaman que "se ejecute ya lo aprobado".

Etiquetas
Comentarios