Despliega el menú
Aragón

Viacamp y Litera: por el desfiladero, sobre las aguas, sin miedo a nada

El gran aliciente del municipio de Viacamp y Litera es el excursionismo por las pasarelas de Montfalcó y los paseos por Canelles en kayak o catamarán, un sueño para los aventureros.

El paseo acuático por el Congost de Montrebei quita el hipo y hace que las endorfinas fluyan a base de bien.
El paseo acuático por el Congost de Montrebei quita el hipo y hace que las endorfinas fluyan a base de bien.
Laura Uranga

El capitán del barco, Joan Pascual, sonríe orgulloso ante las caras estupefactas de sus pasajeros. "Si os gusta tanto con niebla, ni os imagináis cómo es esto con sol". Joan nació en Tremp, a 50 kilómetros de su residencia actual en Viacamp, cabecera del municipio de Viacamp y Litera, donde encontró a su pareja; ella trabaja fuera del pueblo, pero le apoya en todo lo que puede. Joan lleva la firma Montrebei Explora (montrebeiexplora.com), única empresa aragonesa de catamaranes turísticos en el gigantesco embalse de Canelles, que marca la frontera entre Aragón y Cataluña en la baja Ribagorza. En el municipio también hay una empresa que promueve excursiones en kayaks, Los Guías del Montsec (guiasdelmontsec.es). "Hay otras dos empresas catalanas de catamaranes en Canelles; nos ayudamos con grupos grandes, sin problema. Mi barco puede albergar a 18 personas y es muy cómodo; cuando viene un autocar tenemos que unir fuerzas para no dejar esperando a nadie, de hecho, entre los dos que empezamos unificamos los precios, y luego llegó un tercero que va más por libre, pero siempre impera la lógica y la de colaboración", apunta Joan.

Joan cree que en una zona rural con el sector primario muy castigado hay que explotar los recursos naturales, aunque naturalmente deba haber una serie de normas para hacerlo. "Los que trabajamos aquí queremos un entorno limpio y cuidado y que lo vea mucha gente, colaboramos a que así sea. Cada vez viene más gente, pero los códigos de conducta están claros. Yo estoy feliz aquí, fue una apuesta y por ahora va bien".

Desde hace cinco años, el paisaje de Montfalcó tiene unas construcciones muy especiales: las populares pasarelas, unas escaleras colgadas de las paredes que sirven de imán para los senderistas. "Se plantearon varios proyectos –recuerda Joan– para conectar con el GR-1 y el lado catalán, pero no prosperaron por el impacto visual sobre la zona y fuerte oposición de colectivos de protección de la naturaleza. Entonces se plantearon las escaleras, inauguradas en mayo de 2013 como un camino natural. Los senderos salen de albergue de Montfalcó, que también es el punto de reunión para nosotros y los kayaks, y se empalma con Cataluña por el puente Segué". También hay un nuevo ramal del sendero, construido tras la inauguración de las pasarelas.

Las posibilidades

Además de su servicio turístico, el catamarán de Montrebei Explora hace de taxi acuático para acercar a los excursionistas pedestres a sus puntos de partida. En el plano del disfrute plantea una excursión al Congost de Montrebei, desfiladero de belleza supina, un caramelo para la imaginación de todo aquél que se haya imaginado surcando un río en cualquier aventura de Salgari o, mas metafóricamente, haya evocado a Fellini en ‘E la nave va’, interpretando de manera libre el afán de hacer que el mundo se detenga para aspirar aire puro y dejarse abofetear por la magia de la naturaleza. Hora y media (ida y vuelta) sin otra obligación que la de disfrutar: las pasarelas, por cierto, quedan a la izquierda en la ida y son increíbles, como la torre Chiriveta; allá hay una ruta circular a pie de dos horas que este verano añadió un paseo por las cascadas de Faisá. También destaca la vista de Olla, el puente de Segué desde abajo... los alicientes se multiplican.

Otra historia asombrosa la brinda La Olla; se trata de un paraíso de la trufa en forma de gigantesco reducto emparedado, a excepción de la cara que sale hacia el pantano; se ve muy bien al volver de la excursión por el agua. "Me cuenta mi suegro –relata Joan– que su padre iba a buscar la trufa silvestre, que hoy está casi desaparecida. Se iban con el perro hasta la parte de arriba de la Olla, y bajaban las paredes rapelando con cuerdas de cáñamo y el perro al cuello, para llegar a las encinas de abajo, con sus alpargatas en los pies. Una locura, para poder llevar algo a casa; se iban una semana y en casa estaban días sin saber si seguían vivos o no".

Para subir la apuesta (algo más de tres horas en total) hay que seguir la travesía y llegar a la muralla china de Finestres, al final del pantano. "Todo este entorno sigue siendo un gran desconocido en Aragón, aunque es verdad que poco a poco va dejando de serlo", dice Joan.La sonrisa no se le borra de la cara mientras empuña el timón. Lógico: trabaja aquí.

El entorno natural, la reglamentación de la pesca y la gran riqueza ornitológica

Para llegar al albergue de Montfalcó y, posteriormente, al embarcadero, sale desde Viacamp una pista forestal de 15 kilómetros hasta el albergue, donde hay aparcamiento.Por esta pista puede transitar cualquier vehículo, aunque hay tramos escarpados y con algún socavón. En el pantano hay mucha afición a la pesca, pero desde las escaleras de Montrebei hacia el norte hay zona de reserva natural y repoblación, por lo que está prohibida; al sur se permite la pesca deportiva, y en la desembocadura del río Noguera Ribagorzana, las que pescan a sus anchas son las nutrias, muy abundantes.

En el plano ornitológico, el entorno es impresionante: de hecho, Se trata de una zona ZEPA. Abundan los buitres leonados a la vera de las pasarelas, y también es sencillo ver alimoches. Como las paredes de roca están muy agujereadas, es común ver nidos de aves que buscan sitios muy seguros, como el quebrantahuesos o el halcón peregrino. También hay águila real y búho real. En los meses de anidación del quebrantahuesos se detiene la práctica de escalada en las paredes próximas a las pasarelas, tiempo que normalmente coincide con el intervalo entre noviembre y finales de enero.

Embalse aparte, hay otros puntos de interés en el municipio, aunque no existen muchos negocios salo la explotación de vacuno que hay en la localidad de Litera, por ejemplo, destaca una explotación de vacuno: la agricultura es muy testimonial. En cuanto a las edificaciones religiosas, se cuenta con el Santuario de la Virgen de Obac, recientemente restaurado. Cerca de la torre de Viacamp también esta la ermita de Santa Quiteria. 

Los imprescindibles

Torre de Viacamp

Forma parte de la red transversal de torres de vigilancia pirenaicas construidas en la época de la reconquista. Se sube hasta la mitad por una escalera externa y luego por dentro hasta arriba, desde donde hay una vista increíble.

Santiago Pena

En el municipio se tiene especial afecto a la figura de este ganadero, ya fallecido, último habitante del actual despoblado de L’Estall; allí permaneció desde 1974 a 2003 sin vecino alguno, siempre afectuoso con los excursionistas.

Montsec de L’Estall

El restaurante local es punto de encuentro en la zona, que recomiendan con fervor habitantes de localidades cercanas; cierra los martes. Está junto a la oficina de turismo local, que coordina las opciones de aventura disponibles.

- Ir al especial Aragón, pueblo a pueblo.



 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas
Comentarios