Despliega el menú
Aragón

Gea de Albarracín busca promocionar todo su encanto

Este municipio a mitad de camino entre la capital turolense y la localidad de Albarracín posee atractivos turísticos desconocidos para muchos, pero con incalculable valor histórico.

Santiago Rodríguez, gerente del hotel La Realda, una antigua casa de origen morisco restaurada y abierta todo el año.
Santiago Rodríguez, gerente del hotel La Realda, una antigua casa de origen morisco restaurada y abierta todo el año.
Jorge escudero

La antesala de la Sierra de Albarracín es un antiguo pueblo árabe que fusiona todos los contrastes que distinguen a la comarca: desde plataformas calizas cubiertas de matorral, hasta el paisaje protegido de Rodeno con frondosos bosques de pino resino sobre areniscas, pasando por grandes formaciones de tierra rojiza.

Gea de Albarracín descansa entre la capital turolense y la ciudad de Albarracín, y sus habitantes recuerdan una época en que vivían 2.340 personas, antes de la expulsión de cerca de 2.250 moriscos en el año 1610. Pero la localidad  no solo posee esa herencia, ya que en el siglo I, una majestuosa obra de ingeniería romana rodeaba a la localidad y todavía hoy se puede apreciar. Un acueducto de 25 kilómetros de recorrido transportaba agua de Albarracín hasta Cella y a su paso por Gea se hacía subterráneo. Esta gran obra de los romanos discurre en ocasiones a 60 metros de profundidad, con 9 kilómetros excavados en la roca, que forman galerías dotadas de casi un centenar de pozos de ventilación.

Gea de Albarracín busca promocionar todo su encanto

Los 372 vecinos que habitan en la actualidad el municipio, se agarran al turismo y son conscientes de que con promoción, todo el encanto y el pasado histórico del pueblo todavía está por descubrir. "La ubicación del municipio es ideal para desarrollar un proyecto turístico. Se encuentra a tan solo 12 kilómetros de Albarracín y 22 de Teruel", resalta Santiago Rodríguez, gerente del hotel La Realda, una antigua casa morisca reformada y decorada con toques árabes como las lámparas arábigas que iluminan cada rincón. Sin olvidar que también es propietario junto a su mujer, María José Villalba, de los apartamentos Los Aljezares, llenos en agosto de turistas que vienen desde Madrid o Valencia.

"Hace tres años, después de la crisis, que estamos trabajando a pleno rendimiento. Este verano, por ejemplo, hemos experimentado un incremento del 22% en el número alojados, y en enero, los fines de semanas el hotel estaba lleno", apunta Rodríguez. Alojarse en Gea es cada vez un reclamo mayor porque, tal y como explica Rodríguez, "quien visita Teruel va a Albarracín y viceversa. Estar a mitad de camino no supone un problema para los visitantes, al contrario".

Además, el turismo de la localidad es de lo más variado. El hotel lo suelen reservar parejas, pero los apartamentos y la multitud de casas rurales establecidas en el municipio atraen a numeroso público familiar "muy relacionado con la apertura de Dinópolis, ya que cuando el parque de naturaleza dedicado a los dinosaurios abre, los alojamientos funcionan mejor", señalan los dueños de La Realda.

A pesar del auge del turismo rural y vacacional, los vecinos de la localidad son conscientes de que queda un largo camino por recorrer para promocionar todo el atractivo turístico de su pueblo. "Habría que poner más en valor a Gea. Le faltan servicios enfocados al turismo. Tenemos un acueducto romano, cuyos tramos más importantes se encuentran aquí, el Centro de Interpretación ha hecho mucho, pero debemos buscar más, que sea un elemento didáctico importante para colegios, que después de visitar Dinópolis, por ejemplo, vengan aquí", señala Rodríguez.

Acueducto romano

El Centro de Interpretación del Acueducto Romano es además Oficina de Turismo, que ofrece información de la comarca. Juan Carlos Navarro, responsable del Centro, explica que desde enero las instalaciones han recibido un total de 4.450 visitas y solo en la primera quincena de septiembre pisaron las instalaciones 386 turistas. "A todas las personas que vienen, les proyectamos un documental muy interesante sobre cómo se construyó el acueducto y cuál era su función. La gente sale encantada", recalca. Dar a conocer la gran obra romana "ha puesto a Gea en el mapa", explica Navarro. Por eso, si esta antigua construcción hidráulica consigue ser más reconocida "el turismo subirá, ya que solo en verano todas las casas rurales, el hotel y apartamentos están totalmente llenos", señala Juan Carlos Navarro.

El turismo es el gran sustento de la antigua localidad árabe, que resiste con todavía 13 pequeños en su colegio, pero que aún así posee una población muy envejecida con hasta 80 ancianos de más de 80 años. Uno de estos vecinos, que mantienen vivo al pueblo en su memoria, es Fernando Artigot de 87 años, el antiguo barbero del pueblo, quien empezó la profesión cuando tenía tan solo 18 años y todavía posee la silla de la marca Triumph donde ejerció su oficio hasta los 77. "Esta antigualla me la trajo mi cuñado de Valencia y tiene más de 60 años, todavía funciona como la primera vez", apunta.

Recreación de la expulsión de los moriscos

La localidad celebró este año la novena edición de la recreación histórica de los moriscos. Durante el último fin de semana de julio, Gea de Albarracín se sumerge en el siglo XVII para recrear un pasaje de su historia, la expulsión de la población morisca, que marcó un antes y un después en el desarrollo económico, cultural y social de la localidad. El abandono forzoso del pueblo decretado en 1610 para 2.250 vecinos –los que trabajaban la tierra y cuidaban del ganado– dejó el municipio con apenas un centenar de habitantes y sumido en un grave declive.

Los vecinos se visten de época y escenifican, bajo la dirección de la Asociación Cultural el Solanar de Gea, organizadores del evento, lo mucho que perdieron entonces y cómo era su querida localidad antaño. Las calles se animan y reviven con teatro, música, puestos ambulantes, talleres o bailes. "Es un estímulo para que la gente que tiene casa en el pueblo venga", apunta Santiago Rodríguez, gerente del hotel La Realda. Los geanos se han volcado con la recreación del destierro y han dotado al municipio de una fecha turística muy señalada, además de un homenaje a todas las personas que se ven obligadas a dejar sus hogares.

Los imprescindibles

El antiguo Convento

El centro de día de Gea de Albarracín es un antiguo Convento construido en la segunda mitad del siglo XVII en un sobrio estilo barroco clasicista. Fue fundado por un grupo de frailes carmelitas procedentes de Rubielos de Mora.

Parroquia de San Bernardo

La población morisca de la localidad condicionó la tardía construcción de la iglesia parroquial hasta su expulsión. Costeada por sus vecinos, tuvieron que recurrir al conde de Fuentes para poder terminar las obras.

Numerosas aldabas

Las puertas de las casas del municipio exhiben aldabas de hierro con distintas tipologías. Además, algunas de las edificaciones son obras de arte que fusionan todos los estilos arquitectónicos que han convivido en Gea.

-Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'.


Etiquetas
Comentarios