Despliega el menú
Aragón

San Juan de Plan: la Orquestina y el ejemplo de Josefina Loste

San Juan de Plan otorga a su antigua alcaldesa, pionera en el turismo rural oscense, el crédito por sus esfuerzos, tanto en pro del empleo femenino en el pueblo como en el rescate de tradiciones.

Unas botas reposan en una calle del pueblo
San Juan de Plan, en imágenes

Fue alcaldesa de San Juan de Plan en los ochenta, y se constituyó ya entonces en una dinamizadora sociocultural sin parangón en la zona; recuperó usos tradicionales, impulsó el Corro d’es Bailes de San Chuan, levantó el museo etnográfico, propició el trabajo femenino para paliar la salida masiva con fines laborales de las mujeres del valle y fue pionera en el turismo rural de toda la provincia con Casa Laplaza (desde 1960). Hizo que el pueblo se conociera en todas partes, y a día de hoy sigue activa en varios frentes. A Josefina Loste le han llovido los reconocimientos: el Xinglar o el Truco del Pir son dos muy respetados en Huesca, que palidecen ante el mejor de todos: el cariño y respeto de sus vecinos.

La zaragozana Elena Requejo lleva casi tres décadas en San Juan de Plan y ya se siente chistabina de pro. Cofundadora de La Orquestina del Fabirol, es junto a su pareja Roberto Serrano la única que ha permanecido en el grupo desde el inicio hasta la actualidad. Para Josefina solo tiene palabras de admiración. "Su trabajo fue impresionante. Aquí hay una sociedad muy matriarcal; mujeres hacen de todo, y la realidad local actual debe mucho a Josefina y las mujeres que le acompañaron en su empeño. El programa ‘Raíces’ de TVE les dedicó un programa a principios de los ochenta por el rescate de los bailes". Al frente del Consistorio está hoy otra mujer, María Isabel Guillén.

San Juan de Plan: la Orquestina y el ejemplo de Josefina Loste

El asentamiento de Elena y Roberto en San Juan está relacionado con Josefina. "Conocíamos –explica Elena– al Corro d’es Bailes de San Chuan y un verano vinimos a verlos; nos encantó esto y decidimos que queríamos vivir aquí. Me integré en el taller de artesanía textil promovido por Josefina con telares manuales y de lanzadera volante, que siguen expuestos en el pueblo. Yo canto, toco la percusión y bailo, imparto clases de bailes tradicionales y muestro el Centro de Interpretación del Posets-Maladeta. Roberto también consiguió trabajo, y con el tiempo se ha involucrado además en el pueblo como concejal; hicimos de San Juan la base de operaciones de la Orquestina".

Sí al aragonés chistabín

Entre muchos otros asuntos, Roberto se ha volcado con la defensa y uso del aragonés chistabín como lengua. "Da carácter, y todo lo que aporta identidad es bueno, siempre y cuando se use para conocerte mejor a ti mismo y ayudar a que otros valoren ese conocimiento. Vamos, que no hay ninguna idea excluyente en la defensa del chistabín; al revés. Ha habido épocas muy malas al respecto de su aprendizaje y valoración, ya que no se le daba importancia o incluso parecía ser el lenguaje de los que no sabían hablar mejor, pero eso se está superando. En la escuela hay programas complementarios, pero por desgracia se limita a optativas: hace falta un poco más de atención al tema".

En cuanto a la música del pueblo y del valle, Roberto cree que hay una gran riqueza por descubrir. "Hay mucha y muy buena música tradicional por aquí; nosotros hemos recogido y plasmado muchas cosas con la Orquestina, pero hay un flujo de ida y vuelta con las fuentes; con el Corro vamos de músicos".

El de Josefina fue un modelo de gestión cultural de las instituciones que triunfó por su sencillez, pragmatismo y clarividencia; identificar metas, solventar problemas y poner los medios para que el proceso fluya. "En el pueblo –comentan Elena y Roberto– hay un censo ajustado a la población que realmente vive aquí; hay muchos gente joven que se involucra, tenemos dos vías del CRA Cinca-Cinqueta con 16 niños e incluso contamos con una casa canguro para atender a los más pequeños, hasta los tres años de edad; hay 11 niños ahí, aunque en este caso sí damos el servicio para chavales de otros pueblos".

El pasado fin de semana se celebró el Diya de la Cultura Chistabina, que ya va por las veintidós ediciones. Una joven tradición que hace salir de las ‘caixas’ a los trajes tradicionales para que los participantes puedan entregarse al baile, seguido de comida popular. La jornada también tiene un punto de reivindicación cultural que se extiende a los artesanos locales de las más diversas ocupaciones, desde el que trabaja el cuero al negocio mielero familiar que se encarga de L’Abella Chistabina, con guiños a poblaciones cercanas.

En el apartado de alojamientos rurales, hay una decena larga de casas y apartamentos asociados en torno al Centro de Iniciativas Turísticas (baldechistau.net). Además del hostal Casa Laplaza, se cuenta con el vistoso Hotel Casa Anita.

El más occidental de los 64 pueblos ‘fallaires’

La noche de San Juan es muy especial en este municipio. Desde diciembre de 2015 se considera como Patrimonio Inmaterial de la Unesco a las Fallas del Pirineo y Ritos en Torno al Fuego durante el solsticio de verano; se trata de una tradición de 64 pueblos de Aragón, Cataluña, Andorra y Francia. San Juan de Plan es el más occidental de todos ellos, y los otros cuatro aragoneses en el mapa ‘fallaire’ son Sahún, Bonansa, Laspaúles y Montanuy, todos de la Ribagorza. Esa noche, los vecinos preparan tiedas (antorchas) en casa y se enciende una gran hoguera en el monte cuando oscurece; cada cual toma el fuego con su tieda y lo baja al pueblo a pie. Tras cruzar el puente del Cinqueta con las antorchas suena el cuerno y se hace una carrera, la Corrida de la Falleta, hasta el cementerio. Ahí se amontonan las tiedas y se hace una segunda gran hoguera. Las celebraciones están unidas por el fuego y el respeto a los ancestros. A principios de junio, San Juan albergó un encuentro ‘fallaire’.

LOS IMPRESCINDIBLES

Centro Posets-Maladeta

Junto al Regancho está el Centro de Interpretación del Parque Natural Posets-Maladeta. Hasta septiembre abrirá a diario, excepto los lunes. Analiza las especies protegidas y los símbolos identificativos de cada estación en el área.

Chistabina de Connecticut

Amanda Tyson lleva 26 años en San Juan de Plan. Vino a España a trabajar en los Juegos Olímpicos y se enamoró de un chistabino; llevan Chistau Natural (chistaunatural.com) y venden ternera de confianza a toda España.

El Regancho

La reusense Eva Timoneda le ha dado su toque personal a este bar con parquecito junto al Cinqueta, que constituye un punto de reunión fundamental en el pueblo; también hace conciertos (Viki Lafuente, Los Pies de Gato...).

Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios