Despliega el menú
Aragón

Villar del Salz: alcalde joven, saberes viejos, nuevas calles

La rojiza estampa de Villar del Salz viene determinada por el uso de la piedra arenisca en su arquitectura urbana; el jovencísimo agricultor y apicultor Marcos López es el primer edil local.

Un vecino de Villar del Salz sonríe a cámara con el ayuntamiento (el más estrecho de la provincia de Teruel) al fondo.
Un vecino de Villar del Salz sonríe a cámara con el ayuntamiento (el más estrecho de la provincia de Teruel) al fondo.
Laura Uranga

El alcalde de Villar del Salz, Marcos López cumple 26 años de vida el próximo lunes 11. Sí, nació en 1992; anteayer. En 2015 celebró su aniversario de una manera muy especial; tomó posesión del cargo dos días después de soplar las velas. No se trata del primer alcalde de la familia: su padre, fallecido hace ocho años, fue concejal en varias legislaturas y primer edil durante tres años a mitad de los ochenta. Marcos es, sin duda, uno de los más jóvenes de Teruel y Aragón en ocupar tal cargo; curiosamente, nació el mismo año que Susana Traver, su homóloga de Valjunquera y alcaldesa más joven de España cuando accedió al puesto de alcaldesa, en 2015.

"La gente me pregunta –dice Marcos– cómo llega un chaval de 22 años a ser alcalde, porque son los que tenía en las elecciones. Yo siempre respondo lo mismo: fueron los votos de mis vecinos, sin más. Estamos pocos, no llegamos a treinta personas en invierno, y hacía falta alguien; no queríamos perder la municipalidad ni pasar a ser pedanía. Quiero ayudar a que se conserve todo lo bueno que tenemos, y a mejorar lo que esté en mi mano".

Villar del Salz: alcalde joven, saberes viejos, nuevas calles

A Marcos nunca le tiró la vida urbanita, aunque la probó. "Tenía muy claro que me iba a quedar en Villar; estudié en Teruel, pero al acabar me vine; aquí había faena. Estoy muy a gusto y entiendo que al ser joven los mayores quieran darme muchos consejos, lo agradezco; llevan más tiempo viviendo, lo que supone equivocarse y aprender. Eso sí, el consejo que más se me ha quedado es que escuche a todo el mundo, piense y haga luego lo que crea que es mejor, porque al final es mi responsabilidad".

Marcos es agricultor y apicultor. "De lo primero había tradición en la familia, desde los bisabuelos paterno y materno. Con las colmenas he empezado yo, llevo dos años. Aquí había uno que ya había experimentado con eso, me enseñó un poco del asunto; por desgracia, murió hace poco. Sus enseñanzas me animaron y me lancé; también tengo huerto, y por las tardes trabajo en Calamocha montando muebles. Se puede decir que tengo los días bien ocupados, pero también trato de buscar tiempo para descansar. En la alcaldía, el secretario es fundamental".

Arreglos y renovaciones

El pueblo está levantado en estos días, pero no en armas, sino por una buena razón; están renovando la red de aguas. "Tratamos de mantener y arreglar lo que hay, es lo importante: aquí no necesitamos andar levantando pabellones. Con los pueblos vecinos nos llevamos bien, mucha gente de Villar trabajó en las minas de Ojos Negros, también en Pyrsa de Monreal, con los de Peracense hay buen entendimiento… gustan las andadas por el sendero GR-24 y Sierra Menera, y también hemos recibido la Jamón Bike en las dos ediciones que se han celebrado".

El edificio del Ayuntamiento, el más estrecho de Teruel, llama la atención. El bar lo llevan dos vecinos del barrio minero de Ojos Negros; la iglesia de la Asunción –sus campanas se bandean a mano– y las ermitas de Santa Águeda y Santa Bárbara centran el patrimonio religioso del pueblo, completado con varios peirones:_uno en la propia ermita de Santa Bárbara y otros cuatro repartidos en las salidas. El de San José es el más antiguo; los otros son de la Virgen del Pilar, San Antonio y San Roque. Los cambios en los nombres de las calles por el cumplimiento de la ley de memoria histórica fueron muy comentados; no hace tanto que la actual calle Mayor se llamaba Carrero Blanco, y la de la Iglesia estaba dedicada al Generalísimo Franco... pero ese asunto ya quedó en el pasado.

Villar del Salz tiene el límite provincial con Guadalajara y dista menos de quince kilómetros de Tordesilos y Setiles, primeros pueblos alcarreños por este lado; hay una excelente relación con ellos, aunque es complicado no mirar de reojo a sus parques eólicos, perfectamente divisables en la loma contigua a Villar. A falta de grandes aspas, lo que sí abunda es la belleza en los alrededores; la flor del pipirigallo o esparceta, la variedad de brezo (calluma y biércol), el tomillo, el espliego, la salvia… la primavera local se extiende de marzo a noviembre, Marcos, acostumbrado a mirar al cielo como buen agricultor, también disfruta fijando la vista en tanta belleza.

La estornija, un juego que llegó a Florida y quizá tuvo que ver en el origen del béisbol

No deja de ser una historia repetida de generación en generación, sin vestigios palpables ni nombres, pero parece que el juego de la estornija pudo ser una inspiración para el desarrollo del deporte más popular de Estados Unidos, el béisbol. En Villar del Salz se habla de un monje local que llevó el pasatiempo turolense a la zona de Florida a finales del siglo XVII. La estornija de Villar, algo distinta a la que se juega en otros pueblos, consiste en el uso de un marrillo o bate de cincuenta centímetros, con la punta más gruesa que la empuñadora, y una pelota ovoide (la estornija) hecha de carrasca, dura, de unos siete centímetros de largo. Se marca el campo en forma de ‘U’._En vez de batear el lanzamiento de un ‘pitcher’, como en béisbol, el jugador que blande el marrillo lanza y golpea la estornija, que debe caer dentro de los límites del campo. Tiene tres oportunidades de hacer un tiro bueno antes de ser eliminado (como en el béisbol) y si la estornija bota dentro y sale luego, también se considera buena (nuevamente, como en el béisbol). Los jugadores del equipo contrario tienen que atrapar la estornija en el aire o cuando ha tocado suelo y aún se mueve para eliminar al lanzador. En fin, a pesar de los matices, el parecido con el deporte ‘yankee’ (y en algunas cosas, con el cricket) es asombroso. Tradicionalmente se atribuye la invención del béisbol moderno al militar Abner Doubleday, que sentó sus bases en Cooperstown (Nueva York) en 1839. Cooperstown alberga el Salón de la Fama del béisbol; entrar allí es el máximo honor para un jugador.

LOS IMPRESCINDIBLES

El obispo de Valladolid

Nacido en Villar del Salz en 1730, donde tiene una calle, Juan Antonio Hernández llegó al episcopado en 1801 en la capital pucelana, en la que fallecería dos años después. Destacó su asunción del pensamiento ilustrado.

Piedra de rodeno

Está repartida por toda la arquitectura urbana de Villar del Salz, en bases o alzados. Su color rojizo dota a los edificios de un aspecto singular, con mención especial para el Ayuntamiento, la fuente y el trinquete.

Sauces y lagunas

El pueblo tiene cinco apartamentos de turismo rural en una casa céntrica (Los Sauces) dividida en 3 apartamentos de 4 personas y 2 para 2 personas. Muy cercana está el área de merendero Las Lagunas.

-Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios