Despliega el menú
Aragón

Las enfermedades del aparato digestivo, las que más ingresos provocan en Aragón

En 2016 se registraron 156.000 ingresos en hospitales aragoneses, unos 3.000 más que el año anterior.

Imagen de archivo del Hospital Clínico Universitario de Zaragoza.
Hospital Clínico de Zaragoza.
Enrique Navarro

Cada año más de 20.000 aragoneses tienen que ser ingresados en el hospital por problemas en el aparato digestivo; siendo esta la principal dolencia registrada en la Comunidad. Según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), dentro de este apartado, destaca la presencia de 3.300 ingresos por colelitiasis, es decir, formación o presencia de cálculos en la vesícula. También abundan las operaciones por una hernia inguinal (2.944) y las apendicitis (1.282). Posteriormente se encuentran las enfermedades del aparato circulatorio (19.081 ingresos en el último año), donde destaca la insuficiencia cardíaca (4.634), las enfermedades cerebrovasculares (3.226) y los trastornos de conducción y disritmias cardíacas (2.444).

El aparato respiratorio es la siguiente causa con un mayor volumen de atenciones en el hospital. En este caso llama la atención el fuerte incremento que ha vivido la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), con más de 3.400 ingresos (un 25% más que un año atrás). Por el contrario, las neumonías (3.421) siguen siendo una de las mayores causas de altas hospitalarias, pero se han reducido en comparación con el año anterior (4.095).

Las consecuencias externas suponen casi el 10% de los ingresos. En este grupo se pueden encontrar los traumatismos (como el de fémur, con más de 3.000 altas), las complicaciones de cuidados quirúrgicos y médicos (2.660), los envenenamientos (296) y las quemaduras (86). Con un volumen similar están las complicaciones del embarazo, parto o puerperio (14.686) y las neoplasis (14.745). En estos casos las más habituales (dentro de las malignas) son las de colon, recto y ano (1.500), vejiga (1.409) y traquea, bronquios y pulmón (1.101).

El aparato musculoesquelético y del tejido conectivo genera hasta 13.838 altas hospitalarias en Aragón. La mayoría provocadas por problemas en la rodilla: trastornos internos (2.757) y artrosis en esta zona (2.009). Además, también se dan casos de trastornos en los tejidos blandos (2.469). Por su parte, el aparato genitourinario es el último que provoca más de 10.000 atenciones cada año, siendo la litiasis urinaria, es decir, cálculos en los uréteres o la vejiga, (1.637) la patología más frecuente.

Casi todos los grandes grupos de enfermedades presentan ligeros incrementos en comparación con años anteriores. Prueba de ello es que, en términos generales, se ha registrado un incremento de altas hospitalarias cercano a las 3.000, por lo que ya se superan las 156.000 anuales. Evangelino Navarro, representante de Sanidad de CSIF Aragón, ha recordado en varias ocasiones que estos incrementos se deben al aumento de la esperanza de vida. Los aragoneses viven más tiempo y, debido a esta longevidad, tienen que acudir con mayor asiduidad a los servicios sanitarios.

Prueba de ello es que el último lustro la edad media de las altas que se producen en Aragón ha aumentado en más de tres años. Mientras que en 2011, los ingresados tenían una edad media de 55,19 años; en 2016 (último dato oficial), esta cifra ascendía a los 58,53 años. De este modo, la previsión es que cada año se registren más ingresos en los hospitales aragoneses y que la edad media de éstos crezca de manera importante. No hay que olvidar que la mayor parte de estas atenciones corresponde a personas de una elevada edad, que pueden tener varios ingresos al año.

Casi 8 días de estancia media

Tras varios años de estabilización, en 2016 ha aumentado la estancia media en los hospitales de Aragón. Mientras que en épocas anteriores oscilaba alrededor de los 7 días, es decir, una semana; en la actualidad ya roza los 8. Esto se debe, como en el caso anterior, al incremento de la esperanza de vida y, por lo tanto, de la población envejecida. Este colectivo suele tener varias dolencias crónicas, lo que puede implicar distintos ingresos continuos, que cada vez son más complicados de estabilizar.

Entre las dolencias que registran mayores estancias medias se encuentran los trastornos mentales: 25,66 días de media. Al tratarse de problemas relacionados con el consumo de sustancias o con trastornos del comportamiento, se necesitan periodos de recuperación más largos. Independientemente de estos casos, destaca el tiempo de recuperación en personas con VIH (21,75 días de media), aterosclerosis (19,94), gestación acortada o bajo peso en el nacimiento (18,18) y tuberculosis (17,60). Por el contrario, en atenciones menores como hernias inguinales, cataratas o la menopausia ni siquiera se precisan dos días de ingreso.

Etiquetas
Comentarios