Aragón
Suscríbete

Belmonte de Gracián: un recuerdo a la obra y la figura de Baltasar Gracián

Aunque solo viviera un año allá, Belmonte ha puesto al pueblo el apellido del ilustre jesuita, filósofo y escritor, que nació en la localidad en 1601. Se ha habilitado un espacio para ahondar en su legado.

Estancia principal del Espacio Baltasar Gracián en Belmonte.
Estancia principal del Espacio Baltasar Gracián en Belmonte.
Jesús Macipe

A escasos 13 kilómetros de Calatayud, con parte de su casco urbano encaramado a los cerros de color blanco y la otra parte muy próxima al curso del río Perejiles; allí, en la localidad de Belmonte, nació en 1601 una de las figuras más destacadas del Siglo de Oro español: el jesuita Baltasar Gracián, escritor y filósofo. En este municipio, además de continuas referencias como una plaza o el pabellón local, se ha habilitado un espacio para recordar toda su trayectoria.

"Esto antes era el consultorio del pueblo y la casa del médico, pero cuando dejó de ser necesario tenerlo porque ya no vivía aquí el médico, decidimos adecuarla. Además, como el padre de Baltasar Gracián era médico, creo que era el lugar más indicado", recuerda el alcalde de la localidad, José Carlos Pérez. El espacio fue inaugurado al pie de la carretera en el año 2009, y el inmueble se repartió por atribuciones y áreas funcionales. "Contamos con un aula dedicada exclusivamente a Gracián y una sala de exposiciones en la planta calle, además de un área interactiva con audiovisuales en la parte de arriba". Desde la entrada principal, en la que da la bienvenida en nombre de Belmonte la estatua de su hijo más ilustre, también se puede acceder a la recogida biblioteca municipal.

Con el paso del tiempo, su dinámica operativa ha cambiado. "Los primeros años se abría todos los fines de semana, gracias a una pequeña subvención de la Comarca. Una vez que se acabó esa demanda, y ante la imposibilidad de mantener esa frecuencia de visitas, ahora se abre a demanda de los visitantes", indica el primer edil. Así, quien quiera visitarlo tiene que llamar al Ayuntamiento o "si se acercan por aquí, preguntando por mí, por el alguacil o por algún concejal". Ahora bien, en el pueblo confían en que gracias a formar parte de la Ruta del Vino de la D.O. Calatayud, el espacio "reciba el impulso que necesita".

Lo detalles de la historia

Como explica Jesús Blasco, maestro jubilado de 76 años, consejero del Centro de Estudios Bilbilitanos y conocedor de la figura de Gracián, "en Belmonte estuvo hasta que cumplió aproximadamente el año y medio, cuando su padre, que era médico y llevaba allí unos 6, se trasladó hasta Ateca". En la ribera del Perejiles, por tanto, pasó solamente una mínima parte de su vida; Belmonte también fue el lugar donde nacieron sus hermanos Manuel, Francisco y Magdalena, fruto del segundo matrimonio de su padre, aunque los dos primeros fallecieron a muy corta edad.

Entre la vasta obra de Baltasar  Gracián destacan obras como ‘El héroe’, ‘El político’ o ‘Agudeza y arte de ingenio’; en el caso de todas las citadas, fueron firmadas bajo seudónimo utilizando el nombre de su hermano Lorenzo. "No comenta nada de su niñez, ni habla de Belmonte ni de Sabiñán, de donde es su padre, ni de Ateca, y como mucho nombra Calatayud, aunque se cree que no solamente hace referencia a la ciudad, sino también a su entorno", puntualiza Blasco. Este extremo lo confirman los trabajos realizados al respecto de su figura.

La obra de Gracián, desde luego, sigue viva en la medida que marca la influencia de sus reflexiones; prueba de ello es, por ejemplo, la reciente adaptación al teatro de ‘El criticón’, su obra cumbre, que refleja una crítica social muy vigente hoy en día.

Casa Román, todo un remanso de paz junto al río Perejiles y la sierra Vicor

"Abrimos en marzo de 2015 y, por el momento, la cosa funciona, tanto por la propia casa como por el entorno". Así se refiere Pablo Soria a Casa Román, casa de turismo rural de la que es propietaria su familia y que es "un homenaje a mi abuela, Julia Román, que era de aquí y a quien le daba mucha pena que hubiera poca gente en la zona".

A sus 33 años, Pablo  –que ha trabajado como fotógrafo en Estados Unidos o Inglaterra– gestiona el negocio y compagina esa tarea con su labor como autónomo, que le lleva a estar la mayor parte de la semana en Valencia o Zaragoza. "Ahora sí que paso más tiempo aquí, porque estamos habilitando otra casa en la que vamos a hacer una serie de apartamentos, que confiamos abrir para el verano", indica.

Antes de abrir Casa Román hubo casi 7 años de trabajo con familia y amigos. "Veníamos un fin de semana tras otro para arreglarla; cuando acabamos se nos ocurrió que fuera una casa de turismo rural. Aquí la gente viene a relajarse, hay quien ni pide internet ni mando de la televisión". Pablo enumera los atractivos de la comarca. "Hay muchas cosas: se pueden practicar deportes que no son caros, está el mudéjar, los castillos y el Monasterio de Piedra".

LOS IMPRESCINDIBLES

Segeda

El área arqueológica de Segeda, en Mara, también tiene parte de terreno en el término de Belmonte. Bien de Interés Cultural en 2001 y Bien de Interés Turístico en 2011, los trabajos de excavación están paralizados desde 2013.

Iglesia de San Miguel

Junto al castillo y la ermita de la Virgen, en la parte alta del pueblo, la parroquia es un tesoro local. Levantada sobre la planta de otro templo mudéjar, destaca el ábside, los rombos y cruces de ladrillo y su torre, que supera los 20 metros.

El acueducto

La Red Natural de Aragón lo fecha en el siglo XVII, aunque posteriormente se recreció. Esta infraestructura permite que pasen las aguas del conocido como barranco del Arco a través de una apertura de medio punto.

-Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión