Aragón
Suscríbete por 1€

Berdejo: el recuerdo vivo de aquellos días de escuela

Berdejo cuenta con un museo que además de todos los recuerdos inmateriales, conserva buena parte del material utilizado en el centro hasta 1974, año de su cierre definitivo.

Hay pupitres, hay un ábaco, hay una estufa. También hay libros, e incluso está la vara del maestro con la que ‘corregía’ a los despistados y un viejo bidón de 1957, en el que se repartía la leche en polvo que llegaba por la famosa vía del Plan Marshall. Sin embargo, en la actualidad ya no hay niños en la escuela de Berdejo; tampoco se imparten lecciones, ni corren las risas y gritos diarios entre las columnas de los soportales de la planta calle en la centenaria Casa Consistorial. Era allí, en la primera planta de este emblemático edificio del pueblo, donde estaba ubicaba la Escuela Municipal, que permaneció en funcionamiento hasta 1974.

"Estuve recibiendo clase aquí hasta los 14 años; en esas edades y en aquellos tiempos veías las cosas de otra manera", explica el alcalde de Berdejo y antiguo alumno del centro, Fernando Escribano. Recorriendo la hilera en la que se reparten los 11 pupitres restaurados –algunos con piezas extraídas de los que peor estaban– Escribano, quien ahora cuenta con 62 años, recupera alguno de esos recuerdos de infancia. "Ahora los veo bajitos, pero a mí me costaba mucho llegar para sentarme, ¡cómo sería yo de pequeño!", puntualiza. Durante su época, la Escuela estaba segregada, con una quincena de alumnos y otra de alumnas.

Son sentimientos parecidos a los que guarda Marcelino Sanz, hoy juez de paz local con 70 años cumplidos; estuvo viendo aquella pizarra desde los 3 hasta los 12 años. "Lo que más me impresiona de todo es cómo ha cambiado todo, las cosas son totalmente diferentes", subraya. En este sentido, explica que "antes no era colegio, era escuela; no eran profesores, eran maestros; y no eran mates, eran Matemáticas", ríe, no sin dejar escapar un cierto grado de nostalgia en esas puntualizaciones semánticas. "En aquellos años, rondábamos los 40 alumnos, una veintena de chicos y al menos otra veintena de chicas", explica Marcelino, quien ha trabajado en el sector de la construcción, en el montaje de estructuras metálicas y como taxista en Zaragoza durante más de dos décadas.

Cuestión de caligrafía

Por aquél entonces, la población de Berdejo era de casi 350 vecinos. Marcelino –nunca mejor dicho– lo sabe de muy buena tinta. "Un día entró el secretario en el aula y preguntó por alguien que escribiera bien. Como debía de tener buena caligrafía –explica orgulloso– me mandaron a mí para que fuera haciendo el listado del censo. Ya no me acuerdo de la cifra exacta, pero sí sé que había más de 345 habitantes". "Había que rezar todas las mañanas y allí teníamos una enciclopedia muy grande, en la que teníamos las lecciones de Historia, Geografía o Religión". Una vez que Marcelino llegó a los 12 años, pasó 3 meses en un curso en Pamplona, para posteriormente ingresar en los salesianos de La Almunia de Doña Godina.

Un libro revelador

Todo ello empezó a cambiar, y el libro ‘Berdejo, una mirada desde la escuela. Historia oral de alumnos y maestros 1920-1974’, obra de Salvador Berlanga, sitúa es punto de no retorno en la década de 1960. De hecho, en el curso 1966/1967, el centro pasa a ser una escuela mixta y dos cursos después habría 12 matrículas en total. Desde entonces, el número fue cayendo paulatinamente, hasta que en el curso 1974/1975 solo quedaban dos estudiantes: José Antonio Rubio y M.ª Castillo Carrera.

Fue entonces, a principios de curso, el 21 de octubre, cuando se procedió al cierre del centro, que se hizo efectivo con el documento que redactó la entonces profesora M.ª Jesús Franco. Tal y como recoge Berlanga, el niño fue a la Escuela Hogar de Santa María de Huerta y la niña a la escuela de la vecina localidad de Bijuesca.

"Llegó un momento en el que dejó de haber gente joven y niños en la escuela, y se tuvo que cerrar. Y cuando se cierra la escuela, el futuro no es el mejor", explica Fernando Escribano, primer edil desde hace 24 años y hoy jubilado, tras salir por un ERE de la plantilla de comerciales de Opel Iglesias. "Cuando entré en el Ayuntamiento la escuela ya estaba cerrada, pero conservé todo el material que encontré, y lo guardamos en una de las capillas de la iglesia de San Millán. En otros pueblos llegaron a quemar todo el material", puntualiza.

Hace casi 10 años, se inició el proceso de restauración de la Casa Consistorial. "Tuvimos la posibilidad de hacerlo y los arquitectos lograron sacar sobre la primera planta un espacio que antes no existía y vimos que allí era muy aparente poner el museo", detalla Escribano. A la inauguración del espacio asistieron en su momento tanto antiguos alumnos como los maestros y maestras que pudieron localizar. "Fue un día muy bonito", asegura Escribano. Recuerdo de unos días que ya solo son eso, recuerdos.

Saurópodos y un iguanodonte, entre los ‘empadronados’ hace 150 millones de años

Durante un paseo en 2009 por los cerros Berdejo, Dolores y Martín Rubio, vecinos de Torrelapaja, encontraron lo que parecía ser una gran vértebra. Tras notificarlo, la Fundación Dinópolis, inició los trabajos de excavación en 2010, con la presencia de los paleontólogos Rafael Royo, Luis Luque y Jesús Ángel. Más tarde se hizo una minuciosa prospección de la zona en la que se pudieron encontrar, aislados y dispersos, más restos de dinosaurios. "Los restos están en una formación que corresponde a un periodo de entre 140 y 150 millones de años, y está asociada con un antiguo lago. Y en el borde de ese lago, es donde se encuentran, aunque es difícil dar con ellos", explica el paleontólogo Rafael Royo. Entre los hallazgos fueron reconocidos un dinosaurio ornitópodo de 6 metros de longitud (similar a un iguanodonte), saurópodos –ejemplares de cuello y cola largos– de unos 10 metros y pocos restos de lo que creen son dinosaurios carnívoros. Un trabajo, reconoce Royo, que contó con la colaboración de los vecinos de Torrelapaja y Berdejo, del alcalde de Berdejo y de la geóloga María Blasco.

El aprisco de la Cabrera, décimo aniversario de un reconocimiento al  paisaje de Berdejo

Hace 10 años, la recuperación del aprisco de la Cabrera, impulsado por la Asociación Cultural Carrabilla, se hacía en Madrid con el Trofeo Tierra de Mujeres, organizado por la Fundación Yves Rocher. Un proyecto que recuperó este aprisco o priscal, espacio que se dedicaba antiguamente a guardar los rebaños de cabras. "Desde 2005 y desde la asociación recogíamos muestras de arquitectura tradicional de la zona, incluida la pastoril. Vimos que como el aprisco quedaban muy pocos", detalla María Blasco, presidenta de esta entidad que une a los pueblos del Manubles para fomentar su patrimonio y en oposición a la mina de Borobia. Una representación de las personas y entidades conjuradas en la iniciativa presentó el proyecto de restauración del muro de mampostería de este particular recinto, y la idea fue la mejor valorada de España. Este triunfo que les dio oportunidad de pasar a la fase mundial, que se celebró en París. "Fue una sensación increíble, hablar a nivel internacional de una localidad como Berdejo", explica Blasco, quien recuerda que la esencia del proyecto viene a recordar que "la mujer es uno de los pilares fundamentales de la dinamización rural".

LOS IMPRESCINDIBLES

Iglesia de San Millán

Formada por una nave central y dos capillas con cúpulas, la de la Virgen del Río y la del Rosario; su torre fue trasladada. Su estado de ruina, hoy en vías de restauración, hizo que el culto se trasladara a una capilla de nueva obra.

El castillo

Encaramado a la peña más alta de la localidad, es una de las fortalezas de esta zona fronteriza con Castilla. Cuenta con tres muros que nacen al borde del acantilado y están reforzados por torreones rectangulares.

Casa Consistorial

Es clave en el pueblo, sin olvidar el puente del Molino o la plaza de las Cuevas. De finales del XVI, cuenta con una lonja en la parte inferior. Además de museo también hace las veces de biblioteca y en su día fue fragua y calabozo.

Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión