Despliega el menú
Aragón

"Llevo parado tres horas, ya debería estar descargando en Valencia"

Cerca de 150 vehículos, la mayoría camiones, quedaron inmovilizados durante varias horas en Cariñena.

Los principales afectados fueron los camioneros, atrapados durante varias horas de su jornada.
Los principales afectados fueron los camioneros, atrapados durante varias horas de su jornada.
Macipe

El corte de la autovía A-23 hizo que este miércoles cerca de 150 vehículos se vieran obligados a hacer un alto en sus itinerarios por el temporal de agua y nieve en la provincia de Zaragoza. A la altura de Cariñena se agolparon tanto en la zona cercana al mesón-asador Los Toneles y en el mismo trazado de la colindante N-330.

"He llegado a las 8.30, ya llevo cuatro horas. Hace rato que ha parado de nevar y no entendemos por qué no nos dan paso", comentó Joaquín Gijón, valenciano que desde hace 9 años hace la ruta desde Valencia hasta Cadrete. Los transportistas fueron los principales afectados por esta situación. Lo mismo le ocurrió a Carlos Mora, también valenciano, y con origen y destino a orillas del Mediterráneo: "Llevo parado tres horas, he cargado aquí, ahora tendría que estar en Valencia descargando y preparando para salir otra vez". Por su parte, José Antonio Casino, camionero aragonés que iba camino de Teruel, indicó que "tendría que estar ya allí. He visto que había avisos, pero quería acercarme hasta que me den paso".

También estaba sobre aviso David, uno de los conductores del autobús de la línea Zaragoza-Valencia-Alicante, que señaló que sabían que "podía suceder, pero como la climatología es muy variable, hasta el último momento no se sabe". En el mismo viaje, como pasajero, estaba Andrés Soria, que reconocía afrontar la situación "con paciencia y tranquilidad".

Otro conductor particular, Mariano, que iba hacia Valencia criticaba tras más de 4 horas de espera que "la DGT nos tiene olvidados, porque faltan medios". Con resignación y humor se lo tomaba el grupo de turistas que encabezaba María Belinda Aguado, que desde San Sebastián iban a La Manga: "Pensábamos llegar a las seis de la tarde, pero no sé si serán ya las de mañana".

Por su parte, el empresario Luis Marín, responsable de las bodegas Ignacio Marín y del restaurante Los Toneles, reconoció que era una situación "inesperada, por las fechas en las que estamos". En su caso, el temporal ha supuesto que por una parte "el negocio de hostelería haya tenido un ritmo mayor desde primera hora de la mañana por la cantidad de gente que ha parado" y por otra que "algunas de nuestras cargas que van al puerto de Valencia para la exportación no hayan salido".

Etiquetas
Comentarios