Despliega el menú
Aragón

Heraldo Joven

La depresión: cinco síntomas para detectar el trastorno (II)

La asesora psicológica del CIPAJ y de la Universidad de Zaragoza recopila una serie de manifestaciones frecuentes de esta enfermedad.

La depresión: cinco síntomas para detectar el trastorno (II)
La depresión: cinco síntomas para detectar el trastorno (II)

El Cipaj dedica este mes de febrero su sección 'Sin problemas' a la depresión, un trastorno que se ha hecho popular en el siglo XXI y que a menudo se confunde con la naturaleza humana de sentir tristeza. En esta ocasión, la asesora psicológica del Cipaj y de la Universidad de Zaragoza, Aroa Ortega, repasa las principales manifestaciones para detectar esta enfermedad.

Existen diferentes depresiones,  pero la sintomatología de todos los trastornos depresivos se puede agrupar en estas cinco características.

1. Síntomas afectivos y emocionales: lo más característico de la depresión es la tristeza patológica, que puede describirse como amargura, abatimiento, desamparo… En adolescentes suele aparecer irritabilidad o inestabilidad y no la tristeza.

2. Síntomas cognitivos: problemas de atención (concentración y memoria). Aumenta la atención autofocalizada y se centra en estímulos negativos. Valoración negativa: de sí misma, de los demás, del mundo y del futuro. Preocupación, indecisión y pensamientos obsesivos.

3. Síntomas conductuales: generalmente se presenta un enlentecimiento motor, postura caída, poco contacto ocular, voz baja… la persona deja de realizar las actividades con las que antes disfrutaba, se empieza a aislar socialmente y deja de lado sus responsabilidades (amigos, trabajo…), lo que da lugar a un empeoramiento.

4. Síntomas motivacionales: el aburrimiento, la apatía y la indiferencia hace que la persona se desmotive, y tenga dificultad para tomar decisiones y  llevar a cabo las tareas de la vida cotidiana como el aseo o  el trabajo, entre otras.

5. Síntomas somáticos: la mayoría de las personas presentan molestias abdominales, dolores de cabeza y musculares, pérdida de apetito y/o disminución del deseo sexual, entre otros.

Si crees que tú o alguien de tu entorno podría necesitar ayuda de un profesional o si quieres más información sobre este trastorno puedes contactar con la asesoría psicológica gratuita del Cipaj y de la Universidad de Zaragoza.

- Ir al suplemento de Heraldo Joven

Etiquetas
Comentarios