Despliega el menú
Aragón

Ocho niñas con 15 años o menos fueron madres en el año 2016 en Aragón

Cerca de 200 menores han dado a luz desde 1996 en Aragón.

Cada año nacen en el mundo 119.000 niños con síndrome de alcoholismo fetal.
Una mujer embarazada

El caso de la niña de Murcia que ha sido madre con apenas 11 años ha reabierto el debate sobre los embarazos en adolescentes, que aunque parezca extraño representan cada año un 2,3% del total de registrados en España. Cerca de 200 chicas con 15 años o menos han sido madres desde 1996 en la Comunidad aragonesa. En 2016, último registro público, se atendieron ocho partos de menores con estas edades. Los expertos alertan de los riesgos sanitarios durante la gestación, pero también de las consecuencias sociales y económicas para la afectada.

Según datos del Instituto Aragonés de Estadística (IAE), el número de embarazos de chicas con 15 años o menos en los últimos 20 años fluctúan entre los 3 y los 20, pico que se alcanzó en 2006. La mayoría son de menores que ya han cumplido los 15, pero también se registran en niñas todavía más pequeñas. De hecho, en 2014 hubo tres partos de este tipo; en 2015, uno y en 2016, cuatro.

 

Los profesionales sanitarios insisten en que pese al revuelo creado por el caso de Murcia, los embarazos en adolescentes forman parte de las estadísticas de las maternidades de todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cada año hay 16 millones de mujeres de todo el mundo que dan a luz entre los 15 y 19 años.

Hay varios factores que se asocian con la maternidad temprana: el bajo nivel socioeconómico y la educación. "De hecho, la OMS apunta que una manera de reducir este tipo de embarazos es aumentar el nivel de escolarización de las mujeres", señala el jefe de Obstetricia del hospital Miguel Servet de Zaragoza, Sergio Castán.

Pero, ¿un embarazo en edades tan tempranas tiene riesgos? Castán asegura que todas las "edades límites" en una gestación, tanto en mujeres mayores de 35 como en menores de 15, son "problemáticas".

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la mayoría son embarazos accidentales, no deseados ni planificados y se producen a través de una conducta sexual de riesgo. "Por ello, son chicas que normalmente quieren ocultar su estado, no hacen los controles adecuados durante la gestación, tienen un estado nutricional malo… Cuando nos enteramos del embarazo es normalmente muy tarde, incluso cuando van a dar a luz", asegura Castán.

Esto hace que la tasa de aborto espontáneo en este colectivo sea más frecuente, los trastornos hípertensivos aumenten y el parto pretérmino (antes de los nueve meses) se multiplique por dos. "También existe la posibilidad de que el bebé haya crecido poco durante la gestación", apunta el especialista.

Pero también, señala Castán, dar a luz a una edad temprana lleva consigo unos "riesgos maternos", ya que la mortalidad durante el parto se incrementa y el embarazo puede acarrear afecciones óseas y cartilaginosas que repercuten en el desarrollo del crecimiento de las niñas.

El embarazo en una adolescente conlleva, además, según los expertos, repercusiones sociales y económicas para las menores. Los profesionales sanitarios aconsejan el seguimiento de las chicas ante el posible rechazo social y familiar, su aislamiento o los problemas económicos que pueden tener al encontrarse con un bebé a su cuidado.

Etiquetas
Comentarios