Despliega el menú
Aragón

Esplús: pilotos con la cabeza bien amueblada

Armafón, con 140 años de historia, es la decana de un tejido empresarial sobresaliente en relación al número de habitantes de un pueblo que cuida sus tradiciones y se distingue por la atención a las nuevas generaciones.

La alcaldesa Tania Solans recorre el circuito de autocross de Esplús, que en días de carrera llega a albergar 3.000 espectadores.
La alcaldesa Tania Solans recorre el circuito de autocross de Esplús, que en días de carrera llega a albergar 3.000 espectadores.
Laura Uranga

El verano de 2016 fue muy triste para Esplús. El alcalde Eduardo Lalana falleció súbitamente de un ataque al corazón a los 52 años, mientras efectuaba labores agrícolas, y su muerte dejó al pueblo sumido en el dolor. Suplir a Eduardo en el cargo no iba a ser fácil para nadie; tras una votación interna en el consistorio local, la elegida fue Tania Solans, joven y sobradamente preparada como teniente de alcalde con el fallecido los ocho años anteriores.

Tania lo recuerda con semblante serio. "Asumir la responsabilidad resultó duro, porque era alcalde y amigo, pero me tocó y tenía que hacerlo bien, lo mejor posible. El programa de trabajo estaba hecho por todo el equipo, se había ido cumpliendo lo previsto en plazo y en este pueblo, que tiene mucha actividad empresarial y asociaciones que funcionan bien, es más fácil sacar los retos adelante. Además, las metas son alcanzables, no aspiramos a cosas muy complejas".

Tania detalla logros sociales ya conquistados por impulso institucional y el empuje de los propios vecinos. "Estamos pendientes de la ejecución de una variante agropecuaria para desviar el tráfico del pueblo, que cambiará el día a día, y mientras tanto nos centramos en garantizar los servicios para frenar la despoblación, objetivos comunes a la provincia y a toda al Comunidad. Las familias son prioritarias; por ejemplo, el monitor del comedor escolar lo paga el ayuntamiento, los precios de la escuela infantil son muy asequibles y los empadronados en Esplús tienen la matrícula gratis, nuestra biblioteca acaba de recibir un premio por su originalidad y abre a diario, hay ludoteca y campus para niños en verano, cada visita del fisioterapeuta que viene a dar servicio al pueblo está subvencionada con ocho euros por el Ayuntamiento, hay residencia de ancianos… estamos bien en este terreno".

Bien de folclor, libros y fútbol

En otros terrenos, Esplús también saca pecho: la rondalla, el club de fútbol que va líder en su grupo de Segunda Regional con la mitad de jugadores de casa… y una tasa de paro muy reducida. "Aquí hay trabajo –apunta Tania, que prefiere ver el vaso medio lleno– y estamos a cinco minutos de Binéfar, con la ventaja de poder vivir en casas en vez de en apartamentos. Intentamos hacer la vida un poco más fácil a los de Esplús. Además, la DPH muestra siempre mucha sensibilidad con nuestro pueblo".

Lo de la biblioteca local merece mención aparte. Hace apenas tres meses, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte la premió en la XVIII Campaña de Animación a la Lectura ‘María Moliner’ para municipios de menos de 50.000 habitantes: Los proyectos locales ‘Libros que dejan huella’ y ‘Campus de animación a la lectura’, concebidos y gestionados por las bibliotecarias Claudia Carla y Teresa Manero, recibieron un premio de 1.200 euros destinado a la adquisición de libros. En otro aspecto del terreno sociocultural, la rondalla de Esplús también pasea el nombre del municipio, y viene buena cantera en la nuevas generaciones. El Festival Nacional de Folclore de Esplús, preámbulo de las fiestas, alcanzó el verano pasado su undécima edición; la rondalla es la anfitriona y recibe luego invitaciones de toda España.

Tejido empresarial

A la entrada y a la salida del pueblo se cuenta con referencias empresariales relacionadas con productos veterinarios: Insvet y Cardil; ambas venden a todo el mundo. También aparece una empresa de plataformas elevadoras autopropulsadas, Mecaplus. Los talleres Bayona y Dama, la firma Terés (extracción y aplicación de purines y estiércol, con un plantel laboral notable) y una marca líder en Europa en la producción de forraje como Nafosa.

Si hay que hablar de una firma decana en el municipio, esa es sin duda Armafón/Muebles Funtán. Alfonso Fontán y su hermano Joaquín, actuales dueños, son la cuarta generación familiar en el negocio. "Empezamos la actividad en 1880. Al principio –explica Alfonso– la empresa se dedicaba a construir carros; la carpintería fue llevándonos a otras cosas y desde hace veinte años estamos aquí, después de toda una vida con el taller de carpintería en la parte baja de la casa de mis abuelos".

Por pura lógica, Alfonso no cumple una llamativa tradición en la empresa. "Aquí hemos ido de Joaquín en Joaquín desde el principio, así se llamaba también mi padre y así se llama mi hermano, ellos hicieron el nuevo taller y posteriormente la tienda de muebles; por desgracia, mi padre falleció de cáncer bastante joven; asumimos la empresa mi hermano y yo".

La empresa -–Tania es la directora administrativa– estaba centrada en la reforma y la obra pequeña, pero Alfonso explica que sus miras han crecido en los últimos años. "Hemos hecho hoteles y obras grandes últimamente; del Ciudad de Binéfar estamos orgullosos, son nuestros los muebles a medida de las habitaciones, más otros muebles de nuestra tienda; también tenemos actualmente obras en Lanzarote y Barcelona". Los Fontán también se han metido en casas de madera de construcción pasiva y de entramado ligero. Desde hace años ya existe una muestra (hecha de pino) de su talento en este terreno en las calles de Esplús, y están a punto de concluir la segunda.

Cuando Alfonso y Joaquín asumieron las riendas, solamente había dos trabajadores, ahora hay quince fijos y otros tantos eventuales para encargos concretos, muchos de Esplús y Binéfar. "Siempre tratamos de contratar a gente joven de la zona, aunque no abundan los oficiales carpinteros, así que buscamos donde sea". A quien pueda interesar...

El circuito de autocross ha puesto al pueblo en el mapa nacional del motor competitivo

El circuito de autocross, de iniciativa privada y dedicado a la memoria de Eduardo Lalana, ha incluido a Esplús en el panorama nacional del motor de competición. "Empezamos –apunta la alcaldesa– celebrando los campeonatos de Aragón, y este último mes de octubre también hubo prueba del campeonato de España; para Esplús era un test de la federación nacional, para ver si colmábamos las expectativas, porque hay siete carreras en el calendario y la competencia es dura; Arteixo, Mollerusa, Lérida, Motorland… al final tendremos otra cita este año, en el fin de semana del 5 al 7 de mayo. También habrá dos campeonatos regionales".

El actual campeón de Aragón de ‘car cross’ es Joaquín Funtán. Su hermano Alfonso también compite a alto nivel y hay otro piloto local, Nazareno Fernández que brilla entre un nutrido grupo de toda la zona. Hay entrenamientos libres los domingos y Motoresplús organiza las pruebas.

LOS IMPRESCINDIBLES

Un canto singular

Voces femeninas entonan cada agosto los antiguos ‘gozos’ de San Roque (en la imagen, vistas desde la ermita del patrón) que tiene el santo. El canto pide a San Roque que libere al pueblo de ‘la pestilencia’ y se entona desde el XIX.

Se armó el belén

La Asociación Escabel organiza desde hace dos décadas el belén de Esplús, una de las paradas fundamentales en la ruta de nacimientos de la zona. En los últimos años, el número de figuritas se acerca a las dos mil.

Un pregonero del medio

En las últimas patronales en honor de la Asunción y San Roque, el pregonero de las fiestas fue el periodista esplusense Eduardo Bayona, orgulloso por su designación a pesar de que los nervios que le atenazaron en su discurso.

- Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios