Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Leciñena: la huella elíptica de Marín Bagüés

El pintor de Leciñena no consiguió el reconocimiento masivo que merecía su talento, pero es muy querido en la localidad que le vio nacer, un municipio muy activo en el ámbito cultural.

Beatriz Carrillo y Rosa Escanero, concejalas del Ayuntamiento, bajo una muestra del talento de Marín Bagüés.
Leciñena: la huella elíptica de Marín Bagüés
Laura Uranga

Beatriz Carrillo lleva trece años al frente de la escuela infantil de Leciñena, y ocupa una concejalía en el Ayuntamiento de Leciñena desde 2007. Es de Zaragoza, pero a estas alturas ya se considera monegrina de arriba abajo. Sí ostenta ese título por nacimiento su amiga Rosa Escanero, también concejala desde hace diez años en el consistorio local. De Leciñena fue el pintor Francisco Marín Bagüés, nacido el 16 de octubre de 1879, glosado mejor que nadie por Manuel García Guatas en el libro ‘Francisco Marín Bagüés: su tiempo y su ciudad’, editado en 2004. El autor de obras tan impactantes como ‘Las tres edades’ (1919) o ‘La jota’ (1932) recibió en vida un reconocimiento menor al que su calidad merecía; incluso a día de hoy, con parte de la deuda moral saldada, aún se antoja escasa su relevancia pública en la historia de la pintura española.

"Cuando llegué aquí ?recuerda Beatriz? trabajaba en educación de adultos, y había un curso de historia del arte. Las propias alumnas me insistieron en la figura de Marín Bagüés, y propusieron hacer un trabajo sobre él; me encantó el hecho de que hubiese tal interés, y el asunto se convirtió en un curso dedicado solamente a él. No tuvieron que insistir mucho, y seguro que al final aprendí yo más de ellas. Vengo de casa con tradición pintora por vía paterna, y creo que Marín Bagüés debería haber tenido más eco; es una apreciación muy personal, pero leyendo a los que han estudiado su trabajo, parece que hay unanimidad al respecto".

Leciñena: la huella elíptica de Marín Bagüés

El artista pasó su infancia en Leciñena, pero partió muy joven y solo volvió puntualmente. "Aunque la gente lo aprecia mucho, no basta. Me parece un talento maravilloso, y quizá en otras circunstancias hubiera sido considerado entre los grandes de su tiempo", opina Rosa.

Homenaje con réplicas

No fueron de terremoto, afortunadamente, sino un murmullo bidimensional de admiración emitido por más de mil personas. En 2011, con motivo del quincuagésimo aniversario de la muerte de Marín Bagüés, Leciñena organizó un sonoro homenaje que incluyó réplicas fotográficas en cartón pluma, expuestas actualmente en las dependencias municipales. En Zaragoza se había hecho a finales de 2010 una muestra con 65 obras procedentes de diversas colecciones privadas de Madrid, Sevilla, Pontevedra y la propia capital zaragozana.

"Después de esa exposición ?señala Rosa? creímos que había que hacer algo en Leciñena, así que pedimos autorización para hacer las réplicas y documentamos la colección. Están en los pasillos, el salón de actos y el despacho del alcalde. Su obra está muy diseminada; en Leciñena quedan sobrinos segundos suyos, y en alguna casa sí hay obra original".

Rosa y Beatriz estás muy orgullosas de ser ruedas activas en la maquinaria municipal, que encabeza el alcalde Gonzalo Gavín. "Estamos todos para echar una mano en lo que surja, de manera altruista y por el bien común. Las áreas existen en los cargos, pero ejercemos todos en lo de todos. Cada uno tenemos nuestros respectivos trabajos; además de los días con tareas administrativas concretas y la recogida de solicitudes los miércoles, nos comunicamos por medio del whatsapp para gestionar peticiones y resolver problemas lo antes posible".

Muy movidos

Leciñena es un pueblo hiperactivo en el terreno de las asociaciones y colectivos culturales. La banda municipal, la jota y los gaiteros son la punta de lanza en el terreno musical popular, aunque también hay sitio para el rock y la batucada; también se cuenta con grupo de teatro, fútbol, club ciclista… el 16 de agosto, con motivo de la festividad de San Roque, se celebra por todo lo alto en la calle del mismo nombre. "Antes ?aclara Rosa? había fiestas por calles, cada una tenía su patrón, pero solamente ha quedado la de San Roque. Ese día se adorna la vía, se saca al santo y en la tarde hay paseo con pastas y sangría para los que acuden allá, con algo de música en vivo".

Aquí se cuida la gastronomía; las tortas de yema y los ‘farinosos’ son muy típicos en el apartado de repostería. También un postre buenísimo que se llama ‘mortajao’, con una forma curiosa que llama la atención: es una especie de dobladillo con pasas y piñones, muy crujiente.

El anecdotario local incluye dos visitas recientes muy recordadas; la del compañero de Aragón TV Fernando Lolumo, uno de los responsables de la información meteorológica en la cadena, que vino invitado por la Asociación de Amas de Casa para dar una charla… y la del cantante venezolano Carlos Baute, que había comprado un perro en Perdiguera y venía a buscarlo. "Al mediodía ?puntualiza Beatriz? apareció aquí, en el restaurante El Portegao, y preguntó si llegaba a tiempo para comer. Dicen que estuvo muy simpático".

Un pueblo jotero que armó su recopilatorio de punk con bandas de la localidad

Ante la evidencia de ser una de las localidades con mayor densidad de grupos de rock en el mundo -siete, por 1.200 habitantes-, el Ayuntamiento de Leciñena (con Rosa Escanero como canalizadora del asunto) decidió alimentar su particular ‘movida’ con ilusión corporativa: concierto de todos ellos al final del verano de 2007. El éxito cosechado ante una audiencia devota, en la que también había personal de los pueblos cercanos, impulsó otra meta más ambiciosa: grabar un recopilatorio con lo más granado de la producción local. Esa ilusión se materializó a principios de 2009, con el punk y el hardcore como hilos conductores de la apuesta. Precarios (garaje/punk), Los Peloskoba (punk/rock), Madchickendog (punk/hardcore), Estoica (punk/rock), Serruchazo (punk/hardcore), Cerebros Destruidos (punk) y Estado Kanibal (punk) fueron los protagonistas de esta iniciativa, a la que aportaron dos temas por banda. Para dar forma a la idea se contó con Producciones Sin/Con Pasiones de Zaragoza; el Ayuntamiento editó 1.000 copias, que se vendieron a 3 euros cada una.

El Santuario de la Virgen de Magallón ofrece las mejores vistas de Leciñena y la comarca

Cuenta la leyenda que la noche del 15 de marzo de 1283 se ausentó la Virgen de la Huerta de su ermita en el pueblo de Magallón y fue llevada por los ángeles hasta el monte de Leciñena, donde se apareció al pastor Marcén entre resplandores y luces, mandándole que fuese al pueblo y contase la divina voluntad de que allí edificasen una ermita en su honor. El Santuario de Nuestra Señora de Magallón en Leciñena está situado en un altozano de 555 metros de altitud, en una encrucijada de caminos a dos kilómetros de la localidad. Le dan escolta las ermitas de San Juan Bautista y San Juan Evangelista. El santuario ha sufrido numerosas reformas, destrucciones y ampliaciones, y su historia estuvo a punto de concluir en 1989 cuando se declaró su ruina y fueron demolidas algunas de las dependencias. Un grupo de voluntarios levantó y consolidó entonces esta ruina, con el apoyo del Ayuntamiento, la DPZ y la DGA; hoy incluye un albergue y la capilla. Entre su oferta de actividades, el albergue propone iniciativas agroambientales y culturales dirigidas tanto a personas individuales, que pueden organizarse allí en grupos, como a los que llegan ya constituidos como tales.

LOS IMPRESCINDIBLES

Ecomonegros

Los hermanos Marcén abrieron su obrador de pan y repostería n Leciñena hace once años, y tienen dos tiendas en Zaragoza (San Lorenzo y Cervantes) de corte ecológico. Trabajan con el trigo Aragón 03, rescatado por su padre.

Vientos a escena

A principios de este verano, más de medio centenar de estudiantes de toda España se congregaron en Leciñena para participar en el VII Curso de Trompeta y Trombón. El curso incluyó actuaciones populares y un concierto final.

Iglesia de la Asunción

Es un templo gótico renacentista, con elementos mudéjares en la torre adosada a los pies. Su construcción se realizó en tres fases: en el siglo XV se levantó el primer cuerpo, en el XVI el segundo y en el XVIII, el tercero.

Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión