Despliega el menú
Aragón

Aragüés del Puerto: belleza para paliar la incertidumbre

La Tienda de Julia en La Casa de la Villa de Aragüés es el símbolo de la resistencia tras el incendio acaecido en 2013.

Julia Casajús, en el remozado edificio de la Casa de la Villa, que alberga su tienda; el inmueble se quemó hace cuatro años.
Julia Casajús, en el remozado edificio de la Casa de la Villa, que alberga su tienda; el inmueble se quemó hace cuatro años.
Laura Uranga

Desde el pasado mes de abril, la Casa de la Villa ya está nuevamente a pleno rendimiento en el corazón de Aragüés del Puerto. Hace cuatro años, el edificio de propiedad municipal en el que Julia Casajús regenta la tienda que lleva su nombre propio ardió en llamas. No fue por los cuatro costados, más bien afectó a dos y medio, pero su uso habitual resultaba imposible por cuestiones de seguridad. El susto dio paso a la incertidumbre, y el pueblo reaccionó; la tienda se reubicó provisionalmente, y el espacio correspondiente a su actividad pudo acondicionarse más rápido que los restantes. La inversión total en la recuperación del inmueble fue de medio millón de euros, con la DPH, el seguro y Adecuara (Asociación para el desarrollo integral de la Cuna de Aragón) como sustentadores.

"El fuego empezó por el tejado, en una chimenea ?recuerda Julia? y fue bajando al piso superior. Aquí abajo no llegó, pero la zona quedó inútil. He estado dos años en otro local cercano, y ya llevo otros dos de vuelta. En total son catorce años al frente de la tienda, toda mi vida profesional. Estaba a punto de marcharme para trabajar fuera y se jubiló el que la llevaba antes, así que la cogí, y muy a gusto. En verano se trabaja mucho, en invierno nada... y la cosa compensa".

Aragüés del Puerto: belleza para paliar la incertidumbre

Pros y contras

En el mentado invierno, el panorama es complejo: apenas cuarenta personas y condiciones meteorológicas exigentes, con la nieve presente en el panorama. Julia, empero, no se ve en otro sitio. "Hay una cuadrilla maja de gente y nos llevamos bien todos. El problema es que han ido desapareciendo algunos trabajos con tradición: ganaderos quedan dos, y el resto se dedica a la construcción y cosas relacionadas con el turismo: bar y restaurante y en la carretera un asador, Los Corralones. ¿Agricultura? Nada. Está el refugio de Lizara, que también se quemó en su día y reabrió en 2003; está cerca del pueblo y tiene actividad con los senderistas y la gente del esquí de fondo en invierno".

En el edificio hay dos viviendas, ocupadas por huéspedes que trabajan en Jaca y en el Parque de los Valles Occidentales. María Teresa Ipas es la alcaldesa en funciones: al acabar la última legislatura iba a ceder el testigo, pero la incompatibilidad del elegido con sus deberes laborales ?trabaja en Bielsa? hizo que ella repitiera en el cargo. "No hay mucho trabajo en el pueblo, pero tenemos esperanzas en que la situación mejore: en el parque deberían considerar a la gente de aquí para puestos de mantenimiento, porque faena hay. Aceptamos que se estableciera, aunque fue duro dejar de picar madera porque era el principal sustento del pueblo, pero esperamos que poco a poco lleguen las compensaciones; este último año hemos recibido algo".

En el piso superior de la Casa de la Villa hay una zona para proyecciones y actividades culturales diversas, que incluyen una pequeña exposición de trajes típicos, con aportaciones documentales de Casa Liró y Casa Alonso.

Por otro lado, Aragüés presume de dos hijos ilustres emigrados a Zaragoza y relacionados con las aulas; Felipe Pétriz, antiguo rector de la Universidad de Zaragoza, y Daniel Barlés, fundador del colegio Santo Ángel en el barrio de Torrero. Aun habiendo hecho su vida lejos del pueblo, nunca dejaron de tenerlo presente.

LOS IMPRESCINDIBLES

Felipe Pétriz

Nacido en Aragüés, el rector de la Universidad de Zaragoza entre 2000 y 2008 ha sido también director de Política Universitaria en el Ministerio de Educación y secretario de Estado de Investigación.

Iglesia del Rosario

Sucedió como parroquia a la iglesia del Salvador, quemada en 1610. Atesora un conjunto de retablos que exhibe la evolución de este arte en el XVIII. El principal, dedicado a la Virgen del Rosario, es barroco.

Jornadas micológicas

Se celebraron el pasado fin de semana; van dieciséis ediciones. El sábado se sale al monte para recoger especies que serán clasificadas y expuestas. Al día siguiente hay degustación de migas con setas.

-Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'.

Etiquetas
Comentarios