Despliega el menú
Aragón

Maestros enganchados a las aulas

Un total de 77 profesores jubilados se inscriben en la Red de la Experiencia con la que la DGA regula su colaboración voluntaria en los colegios.

Charo Ferré y Jesús Prieto, ayer, en la puerta del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza.
Charo Ferré y Jesús Prieto, ayer, en la puerta del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza.
Oliver Duch

Charo Ferré se jubiló hace cinco años como profesora de Literatura del IES Miguel Servet de Zaragoza y sigue ligada al mismo con su proyecto ‘Teatro en las aulas’ en el que cada curso, todos los viernes, participan una treintena de estudiantes. Jesús Prieto, orientador del IES Parque Goya y uno de los responsables del programa de ciberayudantes, alumnos que reciben formación sobre mediación en conflictos y redes sociales y tratan de detectar situaciones de abuso, se retiró hace un mes y, "hasta que el cuerpo aguante", espera continuar en esta iniciativa pionera en España, además de darla a conocer en otros espacios de la Comunidad.

Son maestros enganchados al aula y dos de los 77 docentes que se han sumado a la Red de la Experiencia que ha puesto en marcha el Departamento de Educación de la DGA para que estos profesionales, que ya han finalizado su periodo laboral, puedan colaborar de manera gratuita y regulada en los colegios e institutos. Una forma, además, de regularizar una situación que ya existía.

Charo Ferré y Jesús Prieto coinciden en que su vocación y razones personales les han llevado por igual a dar este paso. "Tener un plan personal de abordar la jubilación y adaptarme a esta situación era importante para mí –asegura Prieto–. Me he sentido muy a gusto en el Goya y me cuesta desvincularme de él". Fue la propia directora del IES Miguel Servet la que invitó a Ferré a continuar sus encuentros sobre las tablas con los clásicos porque los chavales lo demandaban. "Encontré una manera de no cercenar una pasión por la enseñanza que he ejercido durante 39 años y ayudar a los alumnos".

Blogs y un a granja de gallinas

Las actividades que este grupo de 75 maestros se ofrecen a llevar a cabo son de lo más variopinto, desde charlas de astronomía, de educación emocional y sobre la evolución del papel de la mujer a lo largo de la historia, hasta atención psicológica a refugiados y visitas explicativas por el Casco Histórico de Zaragoza. También hay un guiño a las nuevas tecnologías, con iniciativas sobre blogs y redes sociales, y a experiencias propias del entorno rural como un huerto escolar o una granja de gallinas. La puesta en marcha de proyectos europeos, las matemáticas recreativas y los juegos inteligentes son otras propuestas.

Educación ha elaborado un listado facilitando el nombre de los participantes y el título de las distintas actividades formativas para que los centros puedan contar con ellos. Los docentes tienen la posibilidad de colaborar en un sitio concreto, entrar a formar parte de la Red de la Experiencia o sumarse a ambas modalidades.

Estos docentes jubilados colaboradores no tienen ninguna remuneración ni derecho a ocupar un puesto de trabajo. Si su labor implica una relación directa con el alumnado en horario lectivo, esta siempre se tiene que desarrollar sobre bajo la responsabilidad directa del profesor titular. La orden que regula esta iniciativa deja también muy claro que en ningún momento podrán suponer una merma a los recursos que corresponden a cada centro.

"Creemos que si hay una regulación adecuada no hay ningún problema en que un funcionario jubilado pueda poner al servicio de los demás su experiencia ­–opina Alfonso Zafra, coordinador de Enseñanza de CSIF Aragón­–. Lo importante es que se trate de tareas puntuales y que en ningún momento supongan un gasto para los colegios".

Etiquetas
Comentarios