Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Monegrillo

Monegrillo: Bigas Luna, un jamón repetido y miles de estrellas

Varias escenas del filme ‘Jamón, jamón’ (1992) se rodaron en tierras de Monegrillo, un pueblo que ha sido escenario recurrente de filmaciones dramáticas, anuncios y sesiones de fotografía.

Imágenes de Monegrillo en Aragón, pueblo a pueblo

José Ignacio Campos, alguacil de Monegrillo, lo recuerda como si fuera ayer. "Venía aquí, plantaba su cámara con el trípode y enfocaba a ese cerro de allá, al lado del observatorio. Y me decía ‘magia, José Ignacio, magia’. Yo veía un cerro, él veía magia. Me dijo que me explicaría dónde la veía, pero no pudo ser. Se nos fue muy pronto". El admirador del cerro mágico era Bigas Luna, y el pueblo que le enamoró por varias razones, Monegrillo. Aquí rodó un buen puñado de escenas de ‘Jamón, jamón’ hace casi 27 años (se estrenó el 4 de septiembre de 1992) y siguió volviendo las dos siguientes décadas, con frecuencias irregulares y el cariño intacto. En Monegrillo hizo amigos de los buenos, en la línea de Fray Luis de León y aquel ‘como decíamos ayer’, aplicado a las amistades que se mantienen frescas sin importar el tiempo pasado. Con el mentado José Ignacio siempre hubo conexión, y con Jorge Peralta −hostelero predilecto y amigo fiel: su tía Lola dio de comer a todo el reparto en el bar Las Vegas durante la película− la cosa duró hasta que la leucemia (que mantuvo en bajo perfil para la opinión pública) se llevó al cineasta catalán el 6 de abril de 2013, a los 67 años de edad.

El viejo campo de fútbol de Monegrillo es uno de los escenarios más recordados de ‘Jamón, jamón’; durante la escena onírica extraída de una pesadilla de Silvia (el personaje de Penélope Cruz), Raúl (Javier Bardem) aparece colgado del larguero de una de las porterías, desnudo, mientras Silvia está igualmente desnuda sobre un charco de barro. "Aquí había contrabalsa y estaba llena de agua −recuerda José Ignacio− y ellos iban fabriacndo todas las situaciones. En el rodaje todo fue siempre muy natural, nosotros nos quedábamos a un lado y Bigas nos daba los buenos días, o tardes, siempre era muy amable".

 

 

Hay otro vestigio fílmico de altura en el pueblo, además de numerosos rodajes publicitarios de automoción. En Monegrillo se rodó ‘Volveremos’, miniserie bélica de TVE dirigida por Felip Solé y protagonizada entre otros por Aida Folch y Oriol Tartasón, resultó finalista de los Premios Prix Europa en 2012.

Echar raíces en Valdemontaña

La pasión de Bigas por Monegrillo le llevó a plantearse seriamente la idea de convertir el pueblo en su base de operaciones. Le echó el ojo a una parcela en desuso, la paridera de Valdemontaña, con la intención de poner allá un estudio. Cuando se planteó la posibilidad de retirar de las carreteras españolas todos los toros de Osborne, también sondeó la posibilidad de adquirirlos todos y traerlos al que sería su nuevo reducto zaragozano. No ocurrió, pero plantear una idea así habla claramente de quién era Bigas y cómo disfrutaba de la vida.

Jorge Peralta abre el arcón de los recuerdos. "El año en que Bigas trabajó en la Ofrenda de Zaragoza, me llama un día y me dice que venía a comer ensalada y ternasco con patatas junto a unos amigos. Le pregunté qué día y me dijo que el día del Pilar. Yo le dije que seguro tenía algún acto oficial en Zaragoza ese mediodía, pero me dijo que a comer se venía aquí, a Las Vegas. Se juntaron diecisiete, y Bigas no se fue con Belloch. Precisamente pasó con él a comer alguna vez, pero antes de que fuera alcalde".

Jorge cogió el testigo hostelero en Las Vegas allá por 1996. Bigas le llamó un día para decirle que le preparase algo de merienda, que iría con un amigo, y apareció con el diseñador Toni Miró. "Les pregunté si venían desde Zaragoza y me dijeron que no, que estaban en Tarragona y les había apetecido merendar en Monegrillo, para volver luego a Tarragona. Otro día aparecieron y les hice borraja; la siguiente vez me pidieron que volviera a hacerles −ríe Jorge− esos fideos verdes tan ricos. Les gustaba mi comida, y yo tan contento, pero creo que después de tantas visitas volvía por la gente, porque se encontraba a gusto con nosotros. Además, su mujer es aragonesa; el cariño por Aragón le llegó de ahí primero".

De blanco o negro

Bigas tenía dos señas estéticas de identidad; el sombrero y la ropa, siempre blanca o negra. Paseaba por las calles de Monegrillo con una sonrisa perenne. Los que no volvieron por el pueblo fueron Penélope Cruz y Javier Bardem, aunque en una ocasión −como recuerda José Ignacio− Bigas llamó a Penélope (que se encontraba en Miami y respondió jovial a la llamada del cineasta) solamente para decirle que estaba en Monegrillo con sus amigos. "Cuando la llamó estaba preparando el rodaje de la Juani aquella; de hecho, quería filmarla aquí, pero al final no pudo ser". "Lo de la recuperación del Plata también lo comentó aquí −recuerda Jorge− y es que siempre estaba inventando", Más de cuatro años después de su muerte, Bigas sigue muy vivo en el pueblo de su ternasco, de la luz mágica y la bóveda de estrellas. Un pueblo de cine.

El tesoro de un cielo limpio y pulido, que invita a la observación de los astros

El Grupo de Estudios Astronómicos (GEA) gestiona uno de los tres observatorios de la cúpula celeste que existen en Monegrillo: los otros dos los llevan entusiastas zaragozanos de esta actividad investigadora, con Joaquín Vidal como figura icónica. La increíble limpieza del cielo sobre el pueblo, que reduce al mínimo la contaminación lumínica, es un activo valioso para la observación de los astros. Los primeros años del observatorio se dedicaron al aprendizaje de las técnicas y a la puesta a punto del instrumental. Las experiencias y el aprendizaje empírico derivaron en la participación de los especialistas del GEA en concursos de fotografía astronómica convocados en jornadas especializadas de la matería por toda España. Los premios fueron cayendo en la saca: primer lugar en las VIII Jornadas Nacionales de Astronomía, segundo premio en la Primera Semana de Astronomía de la Agrupación Astronómica SYRMA de Valladolid, el Primer premio en las X Jornadas Nacionales de Astronomía... además de todo eso, se han descubierto varios cuerpos celestes desde sus instalaciones.

El refugio antiaéreo y su red de galerías subterráneas, un vestigio de la contienda civil

El cerro del Castillo ocupa una superficie de cuatro mil metros cuadrados en la parte alta del pueblo. En su interior se encuentra excavado un imponente refugio antiaéreo, que no fue el único en Monegrillo, recuperado como polo de interés turístico hace más de un lustro, y visitable previo aviso en el Ayuntamiento. Está compuesto por una red de galerías, de unos 185 metros de longitud total. Las dimensiones de las galerías son variables: la altura oscila entre 1,65 y 2,5 mestros; en la parte restaurada se retiró una capa de barro acumulada en el suelo, lo que permitió una mayor altura en esas estancias. La anchura también es variable, entre 1 y 1,5 metros. La recuperación del enlcave recrea el ambiente original de las galerías durante la Guerra Civil. Las galerías mejor conservadas son también las que tienen una mayor amplitud, quedando el resto cerradas al paso, pero visibles en su aspecto original. La escasez de agua en el municipio devino en un llamativo sistema de construcción de casas desde el subsuelo; primero se cavaba hasta encontrar terreno húmedo, se usaba esa tierra para la argamasa en la construcción y tras concluir la casa, y la oquedad resultante se conservaba como fresquera.

LOS IMPRESCINDIBLES

La II Estiva Extrem

Es la primera de las tres pruebas del Monegrostrail en la próxima temporada. Se celebrará el 17 de diciembre y la inscripción ya está abierta. Las otras dos carreras tendrán lugar en Robres y La Almolda, ya en 2018.

Jalea de Luz, un lujo

Esta empresa familiar produce desde 1998 miel pura en variedades tradicionales, terapéuticas y productos derivados. Abogan por la integración laboral de personas con discapacidad intelectual y/o inadaptación social.

La iglesia de la Asunción

Este templo barroco, que data del siglo XVII, está construido sobre otro del siglo XIII y ha sido restaurado recientemente. Su interior tiene gran valor ornamental, aunque la torre y los objetos de más valor artístico se perdieron en 1936.

Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo