Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

El Infantil consolida las consultas para tratar problemas visuales graves en menores

Los pediatras han remitido en un año a más de 2.500 niños a los especialistas.

Las oftalmólogas Inmaculada González, Olimpia Castillo, Esther Prieto, Cristina Gracia (auxiliar de clínica), Irene Altemir (óptica), Patricia Pla (enfermera), Victoria Pueyo y Teresa Pérez.
El Infantil consolida las consultas para tratar problemas visuales graves en menores
Aránzazu Navarro

La detección y el tratamiento de los problemas visuales en la primera década de la vida de un niño son imprescindibles para el adecuado desarrollo visual del mismo y pueden evitar problemas más graves y definitivos. Por ello, el servicio de Oftalmología del hospital Infantil de Zaragoza decidió hace aproximadamente un año, en colaboración con los pediatras, crear un programa para detectar cuanto antes estas afecciones y puso en marcha una consulta en los centros de especialidades para evitar demoras que puedan originar más complicaciones en el futuro. En este tiempo, Atención Primaria ya ha remitido a más de 2.500 niños menores de 8 años.

"La importancia de este programa es que permite actuar en el periodo más importante del niño. A partir de la primera década de vida, las afecciones pueden ser permanentes", asegura Inmaculada González, de la Unidad de Oftalmología Pediátrica del Infantil. El éxito de esta iniciativa ha radicado sobre todo en una colaboración estrecha con los pediatras de los centros de salud, que son los que ante cualquier sospecha de una deficiencia visual grave, usan este "volante" preferente a los centros de especialidades. En un primer momento, las consultas funcionaron en dos ambulatorios de Zaragoza, pero hace unos meses se extendieron a más población. De esta manera, está cubierta toda la atención infantil de los sectores I y II de la capital aragonesa, los que corresponden con los hospitales Royo Villanova y Miguel Servet.

Además de intentar atajar cualquier problema visual a tiempo, los especialistas reconocen que estas consultas han conseguido disminuir las derivaciones a los servicios de Oftalmología hospitalarios, han evitado recitaciones de los casos y han aumentado las altas en consulta (hasta un 40%). Unos resultados asistenciales especialmente significativos si se tiene en cuenta que el servicio de Oftalmología es uno de los de mayor demanda de la Comunidad y se han tomado en muchas ocasiones medidas para reducir su lista de espera.

La oftalmóloga Inmaculada González hizo hincapié en que estas consultas son para aquellos niños "con más riesgo" de desarrollar algún déficit visual y recordó que establecer la atención hasta los 8 años no es una cuestión baladí. Insistió en la importancia de intervenir en los menores en ese tramo de edad, cuyos problemas más frecuentes suelen ser ojos vagos, estrabismo o defectos de refracción (miopía, astigmatismo...).

La unidad de Oftalmología del Infantil ha centrado sus esfuerzos en la prevención y esto lo demuestra este programa, pero también el de cribado de Retinopatía del Prematura (ROP), que se desarrolla desde hace más de dos décadas. Este supone el estudio de los bebés nacidos con menos de 1.500 gramos (una media de 90 al año). Con este ‘screnning’ (técnica para detectar anomalías), se consiguen identificar el 100% de los niños que pueden padecer esta enfermedad. Con un tratamiento precoz con láser, consiguen hasta un 95% de evoluciones favorables.

Etiquetas
Comentarios