Aragón
Suscríbete

Chimillas: terapia equina bajo la bóveda celeste

Además de enseñanzas clásicas, la Residencia y Centro Hípico Los Rosales ofrece en Chimillas una actividad rehabilitadora basada en la práctica equina, que arroja resultados sorprendentes.

La terapeuta y jinete María José González, rodeada de tres caballos, en el Centro Hípico Los Rosales.
La terapeuta y jinete María José González, rodeada de tres caballos, en el Centro Hípico Los Rosales.
Laura Uranga

En 1998, la película de Robert Redford ‘El hombre que susurraba a los caballos’ convirtió esa frase en una metáfora de seducción. Aunque los equinos parecen especialmente sensibles al cariño, lo de susurrar no deja de ser una opción; hablarles y acariciarles también funciona, si se conocen las claves para establecer una comunicación correcta. Esa reflexión, asociada a una idea de negocio fundamentada en el amor a la naturaleza y los animales, alimentó la materialización de la Residencia y Centro Hípico Los Rosales en Chimillas, muy cerca de Huesca. Además de las actividades que se presuponen a esta iniciativa, Los Rosales lleva cuatro años con una interesante muesca en su menú; la rehabilitación de enfermos basada en la monta a caballo.

José Luis López Franco, natural de Chimillas, empezó con la aventura en 1996 y volvió a vivir al pueblo después de años en Huesca. "Siempre me habían gustado los animales ?recuerda? y un día me decidí a dejar el trabajo y sacar adelante esta ilusión. No había residencias caninas en Huesca y vi la posibilidad de poner un negocio. Enseguida incorporé los caballos, empezamos a dar clases... un día conocí a la gente de la Asociación Estavida, me hablaron de las técnicas terapéuticas que desarrollaban con los caballos como pivote fundamental, y con ellos llegó María José, que luego se ha quedado trabajando con nosotros".

Chimillas: terapia equina bajo la bóveda celeste

La aludida es María José González. Aunque tiene el pasaporte español desde niña, nació en Hamburgo (Alemania) de padres emigrantes y creció en el país teutón. "Vine en la primavera de 2013 por medio de Estavida, que trabaja en la recuperación de pacientes con diversos grados de minusvalía motora o psíquica por medio de la monta a caballo. Mi ilusión era desarrollar estas técnicas en España, y no había elegido aún destino; simplemente buscaba un entorno bonito, en la naturaleza. Aragón tiene muchos lugares que cumplían estos requisitos, pero aquí encontré unas instalaciones perfectas y una gerencia, la de José Luis, que cuida los detalles y trata de manera óptima a los animales".

Toda una vida entre caballos

La terapeuta siempre tuvo claro que su vida profesional iría aparejada al mundo del caballo. "Me preparé en magisterio de gimnasia y danza, y siempre he trabajado en la educación especial. En Alemania se utiliza la equitación como terapia de forma reglada desde hace varias décadas, y me especialicé en esta práctica. La metodología se adapta a las necesidades de cada alumno, con todas las medidas de seguridad pertinentes, y teniendo en cuenta siempre el caballo más apropiado para cada reto; puede insistirse en diversas áreas, desde la física a la psíquica o la socioeducativa. Los ejercicios físicos sobre el caballo aprovechan su movimiento, calor y temperamento para mejorar el tono muscular y también el ánimo del jinete. Cuando se trata de aliviar a una persona con ansiedad o estrés, el trabajo se orienta a un rédito psicológico. Se puede ayudar a personas que arrastren experiencias traumáticas, niños hiperactivos… hay muchas posibles aplicaciones".

La idiosincrasia equina tiene mucho que ver en la asistencia terapéutica que brinda el plantel de caballos en Los Rosales bajo la tutela de María José. "Son unos ayudantes estupendos. La condición que tienen de animal de huida hace que su aproximación al ser humano sea muy particular. Quiero decir, a un perro te lo ganas con caricias y comida; el caballo responde a la confianza y el diálogo, pero también al liderazgo. Hay que trabajarlos cada día, mantenerlos en forma… estar pendientes de ellos, y saber lo que puede y no puede hacer cada uno dentro de este proyecto".

Variedad

La recompensa para el que prueba la terapia es grande. "Ver las sonrisas en la cara de la gente ?explica con orgullo José Luis? es una satisfacción, aunque el primer día llegan con miedo. Imagínate estar en una silla de ruedas y que te suban a un caballo… pero vuelven. Varias asociaciones de discapacitados en Huesca están incentivando esta práctica, y hay un médico en el hospital de San Jorge que cree mucho en nosotros como complemento a un tratamiento clínico".

En Los Rosales hay seis caballos para clases y terapia, aunque algunos de ellos valen por diez, como apunta José Luis: Boss y Bella son dos de los favoritos. Además de la terapia, se practica de volteo, doma clásica, perfeccionamiento… la cercanía con Huesca hace que Los Rosales sea referencia para la capital provincial. "Quiero recalcar ?concluye María José? que aquí trascendemos lo habitual: lo mismo puede venir alguien con esclerosis múltiple que una persona que pelea contra una depresión y quiere ir más allá del tratamiento farmacológico. Todo el mundo que quiera probar es bienvenido. No estamos masificados, ni buscamos un aumento desmedido de clientela, para mantener el nivel de atención nos exigimos".

El II Trail Chimillas, algo más que una carrera; aporta a la lucha contra la gliomatosis cerebri

Después de dos exitosas ediciones en los inviernos de 2016 y 2017, el Trail Chimillas lleva camino de consolidarse como una prueba de referencia dentro del mundillo ‘runner’ en la provincia. Dos recorridos, corto y largo, y una prueba aparte para deportistas infantiles convierten a la prueba en una gran fiesta. El vencedor fue el burgalés Luis Alberto Hernando, que estrenó su temporada en la prueba oscense y que en el transcurso del año ha conseguido los títulos de campeón de Europa (en Vanoise, Francia) y del mundo (Sacred Forests, Italia). Además de la carrera en sí, la esencia de esta iniciativa radica en su fin solidario: toda la recaudación de las inscripciones se destina a la asociación ‘Izas, la princesa gigante’, asentada en Huesca; allí se levanta conciencia en toda Europa acerca de la gliomatosis cerebri infantil, un tipo de cáncer para el que no se conoce cura. Gracias a esta admirable asociación, que los padres de Izas (Mónica y Jorge) fundaron tras el fallecimiento de su pequeña de 3 años, los estudios sobre esta letal enfermedad han aumentado de manera exponencial en los últimos cuatro años.

Bar La Alberca, una parada clásica de los peregrinos que hacen el Camino de Santiago

El trasiego de los peregrinos del Camino de Santiago se nutre de varias cosas; la voluntad y el fervor, motores lógicos de todos los caminantes, descansan en un rosario de referencias útiles por el camino. con mención especial para albergues y paradas gastronómicas. En Chimillas (dentro de la etapa que une Huesca y Bolea, de 21 kilómetros) hay una muy singular: el bar La Alberca, de nombre inspirado en la cercana balsa de Cortés, y abierto hace cuatro años en el centro del pueblo. Además de cuidar el paladar, Jesús Pardo se ocupa de ofrecer alicientes adicionales que han convertido La Alberca en un parnasillo sociocultural, desde el torneo de guiñote más popular de la zona a muestras fotográficas y pictóricas. Con los peregrinos, además de ejercer como hostelero, Jesús hace una labor cronista en el blog del negocio, con referencias a sus historias personales y una fotografía conmemorativa de su paso por Chimillas (solamente a los que quieren, por supuesto). Su hijo Olmo ayuda en ambos empeños, lo mismo que Anxela Vidal. Y todo con buen humor, tanto para encajar las bromas de sus parroquianos como a la hora de aliviar el cansancio de los viajeros.

LOS IMPRESCINDIBLES

Iglesia de San Jorge

El templo parroquial alberga im gran retablo del siglo XVII en madera policromada, que procede del desaparecido Convento de Carmelitas Calzados de Huesca. Es una de las grandes obras del barroco existentes en el Alto Aragón

Pléyade: arte aplicado

Esta empresa afincada en el municipio realiza trabajos de tematización y decoración de todo tipo de espacios, desde particulares a centros de interpretación, museos, parques temáticos, acuáticos o de multiaventura.

Don Nicolás Estaún

El Colegio Real de Santa Orosia Virgen, establecido en Jaca por don Martín Bandrés en 1610, tuvo a principios del siglo XVIII un rector de Chimillas, don Nicolás Estaún Ciria, catedrático universitario y arcipreste en Ager.

Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión