Aragón

Cada aragonés consume más de 13 kg de comida preparada al año, tres más que hace 10 años

Las sopas y cremas preparadas, el pescado congelado y las conservas son los productos preparados que más gustan en Aragón.

El consumo de alimentos preparados, congelados y conservas ha aumentado en Aragón.
Cada aragonés consume más de 13 kg de comida preparada al año, tres más que hace 10 años
Gráfico con la comida preparada que consumen los aragoneses

Lo dicen los más viejos del lugar y asienten, resignados, los jóvenes: las prisas son el mal de nuestro tiempo. Trabajo, familia, estudios, compromisos sociales... hay jornadas cuyas 24 horas están comprometidas desde que uno salta de la cama. Con semejante ritmo, resulta muy difícil, incluso, hacer frente a las tareas más básicas del día a día como cocinar. Es esta forma de vida frenética, que se da sobre todo en personas de mediana edad, la que explica que cada año aumente el consumo de alimentos preparados.

En Aragón, las estadísticas elaboradas por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente revelan que el año pasado cada aragonés consumió 13,4 kilogramos de comida procesada. Esta cifra supone un aumento de 3,2 kg en tan solo 10 años. A la par que la cantidad ingerida también ha aumentado el dinero que se emplea para comprar estos alimentos: mientras que en 2007 el gasto per cápita se situaba en torno a los 39,70 euros anuales, el año pasado superó los 54,10 euros.

Y es que el catálogo de alimentos preparados es cada vez mayor: si hace unos años los lineales de los supermercados mostraban una oferta discreta de este tipo de alimentos (en 1997 llamaba mucho la atención aquella fabada asturiana de bote que promocionaban dos abuelos con la coletilla del Real Madrid y la Copa de Europa), hoy se puede encontrar sin problema cualquier tipo de comida preparada: desde platos tradicionales como la paella o patatas bravas hasta otros más exóticos, como preparados asiáticos.

El Ministerio organiza a todos estos alimentos en tres clasificaciones: en conserva, preparados congelados y preparados frescos. A la hora de hablar de consumo de alimentos preparados en Aragón, las estrellas indiscutibles son las sopas y las cremas preparadas. El consumo per cápita de estos productos en la Comunidad roza, según los datos del deparamento dirigido por Isabel García Tejerina, los cinco kilos anuales.

Tras estos alimentos, el pescado congelado es lo más consumido en la Comunidad: los aragoneses gastaron en 2016 más de siete millones de euros en comprar estos productos. Los congelados, en general, tienen tasas de consumo muy elevadas en Aragón. Estos alimentos pueden estar durante meses en el congelador y de ellos se puede echar mano en cualquier momento, cuando llega esa visita inesperada a casa o cuando el ritmo del día ha sido tan frenético que ni tan siquiera ha permitido una visita al supermercado.

Algo parecido les pasa a los alimentos en conserva. El año pasado se consumió en la Comunidad la nada desdeñable cantidad de dos millones de kilos de carnes, pescados, legumbres, vegetales... con esta forma de procesamiento. Una cifra que arroja un consumo por persona anual superior al kilo y medio.

Los datos del Ministerio incluyen también otros alimentos muy consumidos, sobre todo por los más jóvenes de la casa, como son las siempre socorridas pizzas congeladas o precocinadas (dicen las estadísticas que los aragoneses consumieron el año pasado casi 3.000 kilos de este producto) o las tortillas de patata ya preparadas. De este producto, con casi tantos detractores como partidarios, se consumieron en la Comunidad en 2016 los 480 kilos.

Cataluña, a la cabeza; Galicia, a la cola

Los aragoneses no son, ni mucho menos, los líderes en consumo de alimentos preparados. La media nacional de consumo se sitúa en 13,69 kilos anuales por persona, mientras que en comunidades como Cataluña y Madrid sube hasta los 16,87 y los 14,09 kilos por persona al año, respectivamente. La posición opuesta la ocupan Galicia y Navarra, con un consumo de 7,4 kilos la primera y de 9,7 la segunda. La media nacional de consumo ha crecido un 5,9% con respecto a 2015.

El informe del consumo de alimentación en España señala que en "los platos preparados, cada vez más presentes en el consumo de los hogares españoles, roban espacio en la cesta de la compra a los productos frescos". Ganan presencia en el hogar con un aumento interanual del 4,2%, prosigue el informe, a la par que destaca que su precio medio cerró el año pasado en 4,10 euros el kilo, "sin apenas variación respecto a 2015 (- 0,2%)".

Los alimentos preparados suponen, de acuerdo con este documento, el 3,67% del gasto total en alimentación y bebidas para el hogar.

Etiquetas
Comentarios