Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Calatorao recrea la leyenda del Santo Cristo este sábado, 1 de julio

Un ángel disfrazado de peregrino fue el autor de la talla de 1520 que se venera en la iglesia de Calatorao. Así lo dice una hermosa historia popular, que se recordó recientemente en el programa de televisión 'Cuarto Milenio', y que la localidad zaragozana quiere hacer llegar a los más jóvenes con una teatralización a cargo del grupo Marjabit

Talla del Santo Cristo de Calatorao, cuya autoría la creencia popular atribuye a un ángel.
Talla del Santo Cristo de Calatorao, cuya autoría la creencia popular atribuye a un ángel.
Archivo histórico Barbacana

El Santo Cristo de Calatorao ha disfrutado tradicionalmente de una gran devoción por los habitantes de esta localidad zaragozana, y ha sido objeto de las visitas de muchos viajeros que venían por las historias populares de sanación de enfermos. Pero, más allá de la devoción que despierta, esta talla de origen renacentista tiene tras ella una hermosa leyenda, que será revivida en la jornada de recreación que han organizado para este sábado 1 de julio la asociación cultural Barbacana y el Ayuntamiento de la localidad.

Dice la leyenda que, “en el 1520, llegó a Calatorao un peregrino enfermo al que el pueblo dio cobijo, alojándolo en el hospital de la localidad”, explica Antonio Pérez, presidente de la asociación cultural Barbacana. “Tras recuperarse de sus males, el peregrino acudió a la misa mayor –prosigue Pérez -. A la salida, preguntó a los vecinos cómo era que no tenían un Cristo en la iglesia, ofreciéndose a tallar él uno en tres días, como agradecimiento al pueblo por haberlo cuidado. Lo único que pidió fue que le proporcionasen un madero”.

Cuenta el saber popular que la localidad le cedió una casa en la que el peregrino pidió no ser molestado. Durante tres días le dejaron alimentos en la gatera de la puerta, que nunca tocaba, así como tampoco se oía ningún ruido. “Al tercer día, los vecinos entraron y encontraron el Cristo tallado y nada más porque, dice la leyenda, el peregrino era en realidad un ángel”, explica Pérez. “Esta historia que antes nos contaban las abuelas en la hora de la siesta para que nos estuviéramos callados, se ha perdido porque los niños de ahora se entretienen con el móvil. Por eso, hemos querido realizar esta recreación didáctica para que los calatorenses más jóvenes también la conozcan”, dice Pérez.

Cartel de la recreación Esta nuestra talla, del Cristo de Calatorao.

La teatralización saldrá de la iglesia, en la plaza de España, a las 20.45 y hará un recorrido por la calle Murillo hasta la Capilla, construida en la habitación en la que estuvo encerrado el peregrino-ángel y donde se recreará el momento de la aparición de la talla. La teatralización corre a cargo del grupo teatral Marjabit. “Su directora. María Palomino Lallana, ha creado un texto muy bonito, ‘Esta nuestra talla’, para explicar la leyenda”, afirma Pérez. El regreso desde la Capilla hacia la Iglesia con la talla encontrada (para la que se usará la que sale en procesión el día de la Fiesta del Santo Cristo) se hará a los sones de una canción compuesta por Marjabit especialmente para esta ocasión. “En la plaza de España estará esperando la banda municipal que se unirá con su música al jolgorio por la aparición del Cristo, y allí seguirá la fiesta”, señ ala el presidente de Barbacana.

La recreación va a servir para ir ‘cogiendo forma’ ante la celebración que se quiere hacer dentro de tres años, cuando se cumpla el 500 aniversario de la aparición de la talla.

Milagros y ‘Cuarto Milenio’

El Santo Cristo de Calatorao gozó desde el principio de una gran devoción popular no solo entre los fieles de la localidad “si no de todo Aragón, ya que muchos le atribuían la sanación de sus enfermedades”, dice Antonio Pérez. Esta devoción se extendió a otras zonas de España y durante la primera mitad del siglo pasado llegaban trenes con enfermos desde Madrid para pedir la curación al Cristo. Un episodio que fue recordado en pasado mes de abril en una emisión del programa televisivo “Cuarto Milenio” y que ha tenido gran repercusión, llevando de nuevo visitas a la localidad. “A la semana siguiente del programa llegó un autobús con 50 visitantes que venían desde Guadalajara”, explica Pérez. “Tras la visita a la iglesia, pueden pasear y ver otros atractivos del pueblo y pasar aquí el resto de la jornada”, dice Pérez.

Más allá de la leyenda, la talla del Santo Cristo de Calatorao es una obra renacentista de gran valor artístico, y dotada de una fuerza expresiva que conmueve al observador. Según Pérez, es muy probable que su autor sea Gabriel Yoldi, autor del artesonado de la catedral de Teruel, “dado que Calatorao pertenecía en aquel momento al Cabildo del Pilar y es lógico que buscasen entre los mejores artistas del momento para realizar la talla”.

Más noticias en Unpaisdemontañas.es.

Etiquetas
Comentarios