Despliega el menú
Aragón

Vuelos que rompen barreras en el aeródromo de Santa Cilia

Personas con discapacidad física podrán llevar a cabo esta práctica en solitario en un aparato adaptado.

Frederic Crespo ha sido el primer alumno de vuelo adaptado del aeródromo.
Vuelos que rompen barreras en el aeródromo de Santa Cilia
Fly Pyr

Personas con discapacidad física y movilidad reducida van a poder, próximamente, adentrarse en la práctica del vuelo sin motor por sus propios medios. El aeródromo de Santa Cilia, en Jaca, será escenario, de la mano de Fly Pyr y el Aeroclub Nimbus, de unas jornadas de vuelo adaptado, que tendrán lugar los días 20 y 21 de mayo y para las que se prevén alrededor de 70 salidas.

Para la celebración de estas jornadas de vuelo adaptado, que este año se ofrecen por segunda vez, se contará con un aparato especial para personas con movilidad reducida. Se trata del Alexander Scheleicher ASK21, un planeador para formación básica. La adaptación consiste en que todos los mandos que habitualmente se controlan con los pies son accesibles con las manos.

En esta ocasión, además de este planeador adaptado, perteneciente al Aeroclub Nimbus, el aeródromo de Santa Cilia dispondrá de otros dos aparatos. Uno es de similares características al de Fly Pyr, con base en un aeródromo de las proximidades de Toulouse. El otro es de propiedad particular, cedido para la ocasión por un grupo de pilotos de Madrid.

Según adelantan desde la organización, está prevista la participación en las jornadas del 'handbiker' Diego Ballesteros y del deportista Raúl Sánchez, ambos en silla de ruedas tras sufrir un atropello y una agresión en un partido de fútbol, respectivamente.

El presidente de la fundación Step by Step, Frederic Crespo, ha sido el primer alumno en silla de ruedas en probar este sistema adaptado de vuelo. Tiene discapacidad física y está a punto de sacarse el carné de piloto, algo que en España es posible desde 2008 pero que no está todavía consolidado entre este colectivo.

Para conseguir el permiso, a Crespo le quedan por delante no más de una decena de vuelos en solitario, así como aprobar un examen teórico y uno práctico.

Desde el aeródromo jacetano se sienten orgullosos de haber podido “soltar”, como se dice en el argot aeronáutico, a su primer alumno en silla de ruedas. “Ha conseguido disfrutar en el aire de una sensación de libertad de la que ahora no disfruta en el suelo”, explica el director de las instalaciones, Luis Ferreira.

La adaptación de este aparato ha sido posible gracias al apoyo de la Diputación Provincial de Huesca. Gracias a esta colaboración, Fly Pyr se enfrenta, en palabras de sus responsables, a un nuevo reto en el ámbito de los vuelos adaptados.

Etiquetas
Comentarios