Despliega el menú
Aragón

Un año esperando a un arquitecto y cinco meses sin profesor

El CRA Luis Buñuel (que agrupa a 7 núcleos dependientes de Ejea) denuncia "la desatención" que sufre su escuela rural.

Colegio de El Bayo, que sufrió un derrumbe el curso pasado y está pendiente de revisión.
Colegio de El Bayo, que sufrió un derrumbe el curso pasado y está pendiente de revisión.

Está previsto que un arquitecto de la DGA acuda este jueves a El Bayo a revisar el colegio, que sufrió un derrumbe. Las familias y profesores han tenido que esperar un año. "Parece que los colegios rurales seamos de segunda", se lamentan desde el equipo directivo del CRA Luis Buñuel de Pinsoro, que tiene 142 alumnos en siete localidades dependientes de Ejea de los Caballeros, y varias quejas.

El centro denuncia más carencias. Este curso, la Administración aún no ha cubierto la plaza del especialista en Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje. Y les prometieron que el colegio de Pinsoro -el más grande- tendría comedor escolar en septiembre. De momento no tienen ni una cosa ni otra. "Nos sentimos ciudadanos de segunda. Constantetemente se nos abandona a nuestra suerte. La situación actual de la educación rural y la falta de servicios e inversiones es penosa. Creemos que nuestros hijos se merecen lo mismo que otros alumnos de núcleos más poblados", afirma la presidenta de la asociación de padres y madres, Alicia González, en un escrito que enviaron en noviembre a la inspección educativa.Un año esperando al arquitecto

Hace justo un año, se derrumbó el tejado de uno de los dos edificios del colegio de El Bayo (construido hace unos 50 años). El curso pasado, las clases se trasladaron a la Casa de Cultura, mientras se arreglaban los desperfectos y quedaba pendiente la revisión del segundo edificio para garantizar la seguridad.

"En verano hicimos el traslado para comenzar el curso en el colegio. Tanto inspección como el Ayuntamiento nos recomendaron no usar el segundo edificio hasta que hubiera sido revisado. Hace unos años también sufrió un derrumbe en la zona de los baños. Las familias tienen dudas razonables", explican desde el centro. En el colegio hay 11 niños desde 1º de Infantil a 6º de Primaria repartidos en dos aulas. Como el segundo edificio no se puede usar, los desdobles se hacen en el hall o en la cocina. Tras muchas quejas por el retraso, está previsto que este jueves acuda un arquitecto de la DGA a revisar el edificio.Sin especialista

Otra queja del CRA y de las familias es la falta de un especialista en Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje. El curso pasado tenían un especialista a tiempo parcial para tratar a un alumno con necesidades educativas especiales y a varios con problemas de lenguaje. Compartían a este profesor con el colegio Cervantes de Ejea. A su CRA acudía 9 horas a la semana, que se quedaban en 6 de docencia directa descontando los traslados. Este curso hay dos alumnos con necesidades educativas especiales y tres que precisan atención especializada en lenguaje. Y no ha llegado el profesor.

"Cuando comenzó el curso nos encontramos con la sorpresa de que el Departamento de Educación había decidido no ofrecer esta plaza, a pesar de que las necesidades educativas habían aumentado. El equipo de orientación de la zona elaboró un informe donde se hacía constar la necesidad de que esta plaza fuese adjudicada. La Administración reconoció que es necesario, pero esa plaza aún no ha sido ofertada", señalan desde la asociación de padres y madres.

"La plaza no está convocada y nos explican desde la inspección que es por un problema presupuestario. En las ciudades, los alumnos con necesidades educativas especiales cuentan con la atención necesaria. Es un agravio comparativo con la situación que vivimos nosotros", se lamentan desde el centro.Sin comedor

Otra queja del centro y las familias es la falta de servicio de comedor. Les habían prometido que en septiembre comenzaría a funcionar en Pinsoro para 19 niños que lo habían solicitado, pero no se ha dado ningún paso.

Para crear un comedor escolar hace falta un mínimo de 25 alumnos. Es muy difícil que los colegios rurales lleguen a cubrir ese mínimo. En el CRA de Pinsoro se hizo una encuesta el año pasado y viendo que había interés por el comedor, se decidió hacer una excepción y habilitar uno en Pinsoro. Pero las familias lamentan que la promesa no se ha cumplido.

Etiquetas
Comentarios