Despliega el menú
Aragón

Juan Carlos Salas: "Solo he conocido el mundo de la arquitectura en tiempos de crisis"

Juan Carlos Salas Ballestín, arquitecto, es el ganador del XXXI Premio Fernando García Mercadal de Arquitectura.

Juan Carlos Salas, en su estudio de arquitectura.
Juan Carlos Salas: "Solo he conocido el mundo de la arquitectura en tiempos de crisis"
Oliver Duch

Es el ganador del XXXI Premio de Arquitectura Fernando García Mercadal, concedido por el Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón el pasado octubre, por su proyecto de un tanatorio en El Burgo de Ebro.

¿Qué razones dio el jurado para concederle el galardón?

Valoró el uso de elementos diferentes y poéticos como la luz y la relación con el entorno, así como el empleo de recursos al alcance de nuestras posibilidades.

¿Le ha surgido alguna oportunidad de trabajo a raíz del galardón?

De momento, me ha permitido que me conozca más gente.

Estudió en la Universidad Politécnica de Valencia (2009), estuvo de erasmus en Varsovia y luego trabajó en Nueva York y Berlín. ¿Por qué se fue fuera?

Al acabar los estudios fue un buen momento de salir fuera de España para formarme mejor y adquirir experiencias culturales y profesionales distintas. Además, no había trabajo aquí. Solo he conocido la arquitectura en tiempos de crisis.

Unos inicios complicados.

Siempre con poco dinero y con una profesión no bien valorada.

¿Por qué no se entiende su labor?

La sociedad nos considera en parte culpables de la burbuja inmobiliaria. Se nos mira como cómplices de la crisis cuando, en realidad, hemos sido meros técnicos. Echando la vista atrás, en general, y salvo muy honrosas excepciones, se ha desarrollado un modelo de arquitectura basado en la imagen, pero superficial y sin mayor contenido interior. Se ha apostado por una arquitectura del espectáculo, icónica, pero con poca aportación a la ciudad, un estilo que funcionaba mejor en un mercado especulativo y conectaba con las ideas de su tiempo.

¿En qué ha cambiado la situación?

Ahora se diseñan proyectos más contenidos, menos pretenciosos, que piensan más en el usuario.

¿Hacia dónde camina el futuro de la profesión?

Nuestro trabajo va a ofrecer más variedad de posibilidades y va a estar más conectado a la vida real. Además de edificios, somos capaces de diseñar productos.

Arquitectura y diseño, el suyo es un estudio interdisciplinar. ¿Qué subyace de forma común bajo sus proyectos?

Nuestras propuestas son minimalistas y sencillas de recursos en las que intentamos siempre adaptarnos a los usos que plantea el cliente.

¿El cliente siempre tiene razón?

(Risas) La mayoría de las razones del éxito de un proyecto depende del cliente, que es quien transmite sus necesidades. Nuestra misión es aplicarlas al espacio físico.

Tras la crisis económica desatada en 2008, ¿con qué salidas profesionales cuentan hoy los arquitectos?

Tenemos mucho que aportar a la sociedad. Además de proyectar edificios o de diseñar productos, la ciudad es nuestro mejor medio de trabajo a través del urbanismo y el asesoramiento a entidades públicas.

¿Qué le parece, en líneas generales, el urbanismo de Zaragoza?

La ciudad es fruto de los años del desarrollismo en España, lo que dio lugar a una arquitectura precaria en barrios como Delicias o Picarral, con carencias en la construcción de espacios públicos y con problemas de consumo energético de los edificios, entre otros. No obstante, Zaragoza es una ciudad muy interesante como testimonio histórico, ya que conserva restos de todos los periodos más importantes.

¿Está a favor o en contra del tranvía?

A favor, ha vertebrado bien la ciudad en su recorrido.

¿Por dónde llevaría la segunda línea en la que trabaja actualmente el ayuntamiento?

Por los paseos de María Agustín y Constitución, aprovechando la conexión con la estación de Delicias.

¿La universidad te enseña a ser un buen arquitecto?

No te prepara para el trabajo. Eso se aprende luego.

Zaragoza, con dos facultades, ¿genera ambiente en torno a la arquitectura?

Sí, hay más publicaciones, conferencias, debates y, además, aportan nuevas generaciones de profesionales.

Etiquetas
Comentarios