Despliega el menú
Aragón

"Somos un equipo muy serio, siempre bien puesto"

Leandro Cabrera, sorprendente e inesperado goleador en las dos primeras jornadas, analiza el buen inicio de liga.
El central uruguayo subraya la mejoría del Zaragoza en el juego de estrategia.

Cabrera charla con Popovic durante un entrenamiento
Cabrera charla con Popovic al inicio del ensayo de ayer.
maite santonja

"Ganar así, con un gol en el minuto 93 y remontando un marcador adverso, sabe incluso mejor que hacerlo por 3-0". Gráficas palabras de Leandro Cabrera para describir las dulces sensaciones del vestuario zaragocista apenas unas horas después de la magnífica victoria ante el Almería. El central uruguayo, protagonista de la acción decisiva in extremis en la que el Real Zaragoza logró el 3-2 definitivo, era ayer el foco de atención, de bromas, chanzas y comentarios de todo tipo por parte de sus compañeros durante el entrenamiento matinal en la Ciudad Deportiva.

"Llevar dos goles en dos partidos... ¡está muy bien para mí! Nunca había hecho más de un gol por temporada. Estoy muy contento, nunca he sido de marcar. Subía al remate muchas veces, pero, como se suele decir, más para ir al bulto que otra cosa. Ahora es distinto porque formo parte de una estrategia de equipo que está funcionando de maravilla", señala el charrúa, máximo goleador del Zaragoza en estas primeras dos jornadas ligueras.

Su grito desgarrado de alegría nada más anotar el tercer gol blanquillo es la imagen del partido. La metáfora que dibuja el estado de ánimo de una plantilla que sueña con meterse arriba en la clasificación cuanto antes. Y Cabrera, por su manera de ser, es el mejor abanderado de esa ilusión. "Tuve mucha fortuna en las jugadas de ataque a balón parado. Toqué varias. El portero me quitó la penúltima en la escuadra cuando ya cantábamos el gol. Y, gracias a Dios, en la siguiente acerté. Fue como la venganza de todo el equipo sobre Casto. Porque hizo grandes paradas. La que le había sacado a Jaime en la falta de minutos antes fue tremenda...", recuerda el Lele, apelativo cariñoso con el que lo conoce el vestuario.

La figura de Cabrera aparece en este arranque de temporada como la prueba más palpable de la eficacia del intenso trabajo de Ranko Popovic y Vlado Grujic para hacer de la estrategia un arma letal en el ataque zaragocista. El defensor sudamericano reconoce la notable progresión del equipo en una faceta vital en el mecanismo ofensivo del equipo. "Ante el Almería, de diez jugadas a balón parado tocamos siete entre Ángel, Rubén, Wilk y yo mismo. Creamos mucho peligro, algo que el año pasado no éramos capaces de hacer", rememora Cabrera.

"Hemos trabajado mucho durante el verano. Ya nos conocemos mucho mejor, tanto los nuevos como los que estábamos de la temporada anterior. Tenemos automatizada la manera en la que tenemos que entrar al remate, sabemos dónde va a ir el balón. Y está haciendo su efecto, es una evidencia", apostilla al respecto el ‘4’ zaragocista.

Sensación de equipo serio

Leandro Cabrera, al margen de su idílica relación con el gol en los albores de la actual campaña, también expuso el sentir del grupo en relación a las dotes de la nueva plantilla en este importante año. "Somos un equipo muy serio, siempre bien puestos. A pesar de que ante el Almería recibimos dos goles, dominamos el partido en todo momento. Ellos se acercaban, pero nunca con peligro real", subraya utilizando los 90 minutos ante los almerienses como base de análisis.

"A pesar del accidente de vernos por debajo en el marcador, nosotros siempre nos sentimos los protagonistas del partido. Éramos los que teníamos el balón y dominábamos. Y ellos, los que siempre perdían tiempo y paraban el juego. Fuimos siempre superiores ante un rival llamado a estar en cabeza", puntualiza Cabrera.

Todo el mundo señala la jugada del segundo gol del Almería como el más grave desajuste mostrado, en el apartado defensivo, por el equipo zaragocista anteanoche. Leandro Cabrera le resta importancia a esa acción que, al final, quedó en anecdótica por la remontada definitiva que dio el triunfo al Real Zaragoza. "Su segundo gol, al margen de cualquier consideración sobre nuestra defensa tras un córner a favor, viene en una contra que les sale perfectamente. En tres pases se metieron delante de la portería. Y eso no sucede todos los días", razona.

"En defensa estamos muy compenetrados. Desde fuera, ha podido haber miedos porque no empezasen la liga Mario y Vallejo. Pero Rubén está jugando muy bien y yo me siento también cómodo. Creo que el concepto defensivo es cosa de todo el bloque y, por eso, el equipo está más asentado en el campo", prosigue.

Por último, Cabrera da importancia al papel activo que Popovic da a los zagueros en el inicio de cada ataque. "Los centrales estamos jugando el balón en las salidas con naturalidad. Cada vez damos menos ‘melones’. Para que esto sea así es importante que los que están por delante se nos muestren y nos abran caminos. Entre todos estamos logrando mover bien la pelota y arriba hay gente profunda. El mérito es de todo el bloque", concluye.

Etiquetas
Comentarios