Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El gran reto de Fotu

El ala-pívot se incorpora a los entrenamientos del CAI Zaragoza con ambición y seguridad.

El neozelandés Isaac Fotu, ayer en el pabellón Príncipe Felipe.
El neozelandés Isaac Fotu, ayer en el pabellón Príncipe Felipe.
basket zaragoza

Isaac Fotu inicia el curso con un reto particular: triunfar en el CAI Zaragoza. El neozelandés, que se incorporó ayer al trabajo, siempre ha emitido señales muy positivas y una ambición desbordada. Se trata de un deportista joven, con escaso recorrido en el baloncesto profesional, aunque provisto de un futuro prometedor. El pasado ejercicio, en su primera experiencia en Europa, Fotu actuó en el Manresa en calidad de cedido, y su rendimiento superó con creces las expectativas iniciales: participó en 26 partidos de Liga, con un promedio de 10,7 puntos, 4 rebotes, una asistencia y 9,2 de valoración por choque, en un conjunto que luchaba desesperadamente por la salvación. Pero Fotu, lejos de esconderse, evidenció su amplitud de recursos, su compromiso con el equipo, su personalidad y su capacidad para asumir responsabilidades; factores que valoró el CAI Zaragoza meses atrás para, ahora sí, incorporarlo definitivamente a la plantilla aragonesa.

"Estoy muy contento por estar aquí. Estoy deseando jugar ya con todos mis nuevos compañeros", explicó ayer el neozelandés, minutos antes de participar en su primera sesión de entrenamiento. El ala-pívot, que también puede desempeñar las funciones de ‘5’, se define como un jugador "siempre intenso al máximo" que, "además de anotar", también aporta "en el rebote y en las labores defensivas".

De hecho, más allá de las estadísticas, Fotu tiene una incidencia notable en los aspectos intangibles. Se distingue por su capacidad reboteadora, con un protagonismo muy alto en las capturas ofensivas, y es un jugador ágil, rápido, enérgico, muy activo, que ofrece versatilidad en ataque y que anota con suma facilidad. "Lo importante es ganar, no los números personales. Yyo siempre trabajo en beneficio del grupo, tratando de que el equipo logre la victoria", añade.

El jugador, de 21 años y 2,02 metros de estatura, fue contratado por el cuadro aragonés el pasado mes de octubre, procedente de la Universidad de Hawai, como una apuesta de futuro. Por ello, la primera medida fue cederlo al Manresa, apenas un mes más tarde, para que fuera adquiriendo experiencia en el baloncesto profesional. El neozelandés nació en York (Inglaterra), por lo que cuenta con pasaporte británico y su llegada no ha reducido el cupo de jugadores extracomunitarios.

Oportunidad de mercado

Fotu se desvinculó en noviembre de la Universidad de Hawai, donde no podía participar en partidos oficiales desde el pasado 28 de octubre. Su suspensión atendía a una investigación abierta por la NCAA, que estaba examinando si el jugador había incumplido las normas de la Liga Universitaria, que prohíben recibir compensaciones económicas por competir. La inspección de la NCAA precipitó la salida del ala-pívot, cuyo contrato con la Universidad de Hawai –donde era su mejor jugador– contemplaba otras dos temporadas. El CAI, siempre atento a las oportunidades del mercado, enseguida alcanzó un acuerdo con Fotu, quien firmó un contrato hasta junio de 2017. En su último curso en Hawai Rainbow Warriors, había firmado 14,9 puntos y 6,1 capturas por duelo, y fue elegido en el quinteto ideal de la Big West Conference.

Por su juventut y su inexperiencia en la élite, Fou fue cedido al Manresa en noviembre, y su aportación resultó determinante para que los catalanes alcanzaran la salvación. Recientemente, ha participado con Nueva Zelanda en el FIBA Oceanía 2015, donde ha sido designado mejor jugador del torneo tras firmar 9 puntos, 9 rebotes y 3 asistencias (17 de valoración) por choque. Ahora se ha propuesto triunfar en el CAI Zaragoza. Es el gran reto de Isaac Fotu.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión