Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Solo la calle de Alfonso I y las más estrechas del Casco quedarán vetadas a los ciclistas

El borrador, aún provisional, incrementa las rutas y permite circular por viales de carácter peatonal. El Ayuntamiento cerrará los mapas definitivos en septiembre tras analizar las alegaciones recibidas.

El Ayuntamiento ha cerrado ya la propuesta de circulación de bicicletas por el Casco Histórico que, a principios de septiembre, quiere aplicar tras consultar e incorporar las sugerencias de los colectivos implicados. La idea del Consistorio es aclarar, de una vez por todas, por dónde pueden y por dónde no pueden ir los ciclistas en el corazón de la ciudad. La previsión inicial es permitir que se circule por una gran cantidad de calles y plazas que hasta ahora estaban vetadas o sobre las que había dudas.

Si no hay grandes cambios, se dará vía libre para que se puedan atravesar pedaleando todas las plazas del Casco Histórico, así como calles marcadamente peatonales como, por ejemplo, las del Gancho (Boggiero, Las Armas, Casta Álvarez, San Pablo...). Como consecuencia, se multiplican las rutas posibles para hacer el Casco más permeable para bicicletas e incentivar su uso en Zaragoza. Este ha disminuido en los últimos meses tras el veto de que puedan ir por las aceras.

El plan solo prohíbe circular por la calle de Alfonso I (salvo en un pequeño tramo en el que sí se permite, para conectar las calles Fuenclara y Cuatro de Agosto) y por las que son excesivamente estrechas. Son viales por los que se hace casi imposible que pase ningún vehículo, como algunos de la zona del Tubo o adyacentes (Mártires, Libertad, Estébanes, Santa Cruz, Jussepe Martínez...), el entorno de la Seo (calles Pabostría, Deán y San Valero...), algunas de la Magdalena (San Lorenzo, Estudios y Órgano, entre otras) y unas pocas del barrio de San Pablo (Cerezo, Broqueleros y Callejón Sacramento).

Esta última zona es, probablemente, la que más novedades puede presentar, ya que con la propuesta que prepara el Ayuntamiento (que aún debe ser ratificada) aumentan notablemente las posibilidades de circulación en bicicleta por sus calles. Además de transitar por las calzadas de las calles con tráfico rodado, como Conde de Aranda, San Blas o Predicadores, los ciclistas podrían internarse por los largos viales ‘cuasi’ peatonales, como Boggiero, San Pablo, Las Armas o Casta Álvarez, que no tienen diferenciado el espacio de los vehículos del de los peatones, ni con alturas o pavimentos diferentes ni con bolardos de separación.

Solo pueden entrar por ellas vehículos de carga y descarga y en determinados horarios. Los pocos con permiso para acceder a estos viales solo pueden circular en un sentido. Las calles Boggiero y Casta Álvarez son para ir sentido César Augusto, mientras que San Pablo y Las Armas se usan para ir sentido paseo María Agustín. Sin embargo, el Ayuntamiento quiere que las bicicletas puedan hacerlo en las dos direcciones, con el argumento de que las calles no dan para que se crucen dos coches, pero sí dos bicicletas o, incluso, un coche y una bici.

La situación es parecida a ambos lados de la calle de Alfonso I, donde también se pretende permitir el paso de las bicicletas por las calles en las que entran vehículos de carga y descarga. Y eso que algunas de ellas son especialmente estrechas, como Contamina, Maestro Luna o el Temple. En el caso del entorno del Tubo, algunas sí tienen espacios diferenciados para peatones, como el caso de Ossau, Cuatro de Agosto o la mayor parte de Méndez Núñez. Prácticamente el resto de esta zona tendrá vetado el tránsito de ciclistas, aunque el documento está sujeto a cambios.

También por las plazas

Los alrededores de la calle de San Vicente de Paúl se libran de las posibles dudas, ya que la mayoría de los viales tienen calzadas separadas y de un solo carril, por las que las bicicletas pueden circular, como la calle Mayor, San Jorge, Refugio, San Lorenzo, Don Juan de Aragón... Las dudas regresan al adentrarse en el barrio de la Magdalena, donde vuelven las calles peatonales o con el tránsito de vehículos muy restringido. Allí se ha decidido, de momento, que calles como Gavín o el final de la calle Mayor, de marcado carácter peatonal, sí permitan el paso de bicicletas.

Los mapas que ha elaborado el servicio de Movilidad del Ayuntamiento también explicitan el permiso para que los ciclistas puedan circular por las plazas del Casco Histórico. La mayoría de ellas se consideran ‘zonas verdes circulables’. Así aparecen espacios como la plaza del Justicia, la de San Felipe, las de Sas, Ariño, San Pedro Nolasco, Sinués, Asso y Santa Marta, entre otras. También se permitiría circular por la plaza del Pilar, uno de los lugares donde se suscitó mayor debate cuando entró en vigor la prohibición de transitar en bicicleta por las aceras y espacios peatonales.

¿Y en el eje del tranvía?

Una de las dudas que todavía están por resolverse es la de si se podrá transitar o no por el Coso y la avenida de César Augusto, en el eje del tranvía, una de las grandes demandas de los ciclistas urbanos, ya que apenas hay rutas transitables para bicicletas desde la plaza de España hasta la ribera del Ebro o la plaza del Pilar. El equipo de Gobierno municipal quiere permitirlo, pero estos días estudian si jurídicamente es posible o no.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión