Aragón

"La solidaridad y el cariño no se deben tomar vacaciones"

Ignacio Giménez Baratech. Hermano menor de los diez hermanos de la familia Giménez Baratech, y hermano mayor de la Hermandad de la Sangre de Cristo.

Ignacio Giménez, delante de la iglesia de San Cayetano.
Ignacio Giménez, delante de la iglesia de San Cayetano.
guillermo mestre

Ni es cocinero ni camarero, pero le vieron servir la cena de Nochevieja en el Refugio...

No era el único que servía la cena. Afortunadamente, en Zaragoza hay mucha gente que se entrega, que se desvive por los demás. En cuanto a ese día concreto, todos los 31 de diciembre, la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Sangre de Cristo sirve la cena del Refugio. Todo es poco para ayudar al que lo necesita. Y no solo en ese día señalado, sino durante todo el año.

Hombre, ahora con el verano, el calorcito y tal, tampoco viene mal un descanso...

La solidaridad y el cariño no se deben tomar vacaciones. Tampoco en verano. Las necesidades son las mismas en invierno que en verano.

Y ustedes llevan así, sin descansar, ocho siglos: 800 años de servicio a la ciudad de Zaragoza, que se dice pronto...

Existen referencias escritas desde el siglo XIII, desde 1280, exactamente. Es una de las instituciones más antiguas de la ciudad. Nuestra labor es recoger y trasladar por orden judicial al Instituto de Medicina Legal a las personas que han muerto en situación violenta o natural pertenecientes al término municipal de Zaragoza.

El Juzgado notifica el deceso y ustedes proceden a su recogida.

Así es. El Juzgado delega en nosotros. Nos acompaña un conductor y un camillero. Yo llevo desde 1989. Son experiencias duras, sobre todo cuando recoges a gente joven que muere por sobredosis o en asesinatos. Por estatutos, somos 50 miembros, que aproximadamente hacemos una guardia semanal al año. Los primeros estatutos datan de 1556.

¿Y no se han modificado desde entonces?

Sí, por supuesto. Se renuevan para adecuarse al tiempo. Por ejemplo, los miembros de la hermandad acompañaban a los reos al ajusticiamiento. Afortunadamente, la pena de muerte se ha abolido en España.

Queda todo como muy siniestro, como muy macabro...

Para nada. Procuramos ser muy discretos en nuestra labor. No nos va el espectáculo. Tocamos muy de cerca la muerte, pero defendemos la vida.

Lo cierto es que no saben con qué se van a encontrar cuando les llaman de urgencia desde el Juzgado...

Los protocolos también han cambiado con el tiempo. Se toman todas las precauciones porque desconoces si el fallecido tenía una enfermedad infecciosa.

Además de este maravilloso gesto de solidaridad, la hermandad también organiza la procesión del Santo Entierro.

La procesión del Santo Entierro es un hito en la Semana Santa española. Si un turista quiere visitar tres ciudades en la Semana Santa de toda España, una, desde luego, es Zaragoza. Quizás Sevilla, Valladolid, Zamora, Málaga, Murcia... Pero también Zaragoza. El año pasado presenciaron la procesión alrededor de 200.000 personas.

Por número de visitantes, estamos hablando de la segunda fiesta de la ciudad.

Sin ninguna duda. Después de las fiestas del Pilar, la Semana Santa es el segundo foco de atracción turística de la ciudad de Zaragoza.

¿Cree que el nuevo alcalde de Zaragoza asistirá el año que viene a la procesión?

El anterior alcalde, Juan Alberto Belloch, sí asistió, igual que todos los alcaldes anteriores. Independientemente de las creencias religiosas, hay que destacar que la procesión del Santo Entierro también constituye un fenómeno cultural que en 2017 cumplirá 400 años. Por cierto, en relación con el alcalde de Zaragoza, la semana pasada le enviamos una carta a su atención y estamos esperando que nos responda.

Santisteve lleva cuatro días en el cargo... Los pactos, los acuerdos, los desacuerdos... Entienda que su agenda debe estar cargadísima...

Estoy seguro de que es por ese motivo y no por otro.

Etiquetas
Comentarios