Despliega el menú
Aragón

Hallan muerto en una acequia al vecino de Bureta que llevaba ocho días desaparecido

El fallecido, de 62 años, estaba oculto por la maleza y no tenía signos de violencia.

El estado de descomposición del cuerpo obligó a los bomberos a usar bombonas de oxígeno.
El estado de descomposición del cuerpo obligó a los bomberos a usar bombonas de oxígeno.
Guardia Civil

Oculto por una espesa maleza, flotando boca abajo en una acequia de riego y en avanzado estado de descomposición. Así encontraron ayer a Félix Martínez Arcega, el vecino de Bureta al que decenas de personas llevaban buscando desde el pasado 11 de julio. El cadáver del hombre, de 62 años, fue hallado en el paraje de La Noria, a un kilómetro escaso del casco urbano del municipio. Y aunque habrá que esperar a conocer los resultados de la autopsia, que se le practicará hoy en el Instituto de Medicina Legal, parece que el cuerpo no presentaba signos externos de violencia.

Como llevaba haciendo desde el día en que se denunció la desaparición de este vecino, la Guardia Civil dispuso ayer un operativo de búsqueda al que se sumaron alrededor de 150 personas. Porque además del Equipo de Rescate e Intervención en Montaña de Tarazona, en las labores de rastreo participaron Protección Civil, Cruz Roja, Bomberos de la DPZ y decenas de voluntarios de Bureta y localidades aledañas.

A las 9.30, uno de los integrantes de los dos grupos que estaban peinando la zona dio la voz de alarma. El fuerte olor procedente de un cañaveral condujo a los agentes a una acequia, donde encontraron flotando el cadáver de una persona que resultó ser Félix Martínez. De hecho, pese al avanzado estado de descomposición del cuerpo, la familia confirmó que la ropa coincidía con la que llevaba puesta el desaparecido cuando lo vieron por última vez.

La gran cantidad de maleza hizo imposible acceder hasta el hombre, por lo que fue necesario solicitar la colaboración de los Bomberos de la DPZ, que tuvieron que ayudarse de bombonas de oxígeno para extraer el cuerpo.

Félix Martínez sufría de párkinson y presentaba cierto grado de discapacidad psíquica. El hombre vivía con una hermana melliza y últimamente caminaba ayudado con bastones.Durante la última semana, los buzos e incluso una patrulla aérea habían estado tratando de encontrarle.

Etiquetas
Comentarios