Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El déficit de la Seguridad Social se mantiene pese a contar con 20.000 afiliados más

Solo durante los primeros cinco meses de este 2015 la balanza de la Seguridad Social en Aragón ya acumulaba un déficit de 639,5 millones de euros.

La Seguridad Social gana 563.965 afiliados en 2018 y supera los 19 millones de cotizantes
El déficit de la Seguridad Social se mantiene pese a contar con 20.000 afiliados más
EP

La mejora constatada del empleo en los últimos meses no está consiguiendo que las arcas de la Seguridad Social vuelvan a recuperar siquiera una parte de todo el terreno perdido durante la crisis. Las bonificaciones en los contratos, las reducciones en las cuotas de autónomos a los emprendedores y también el efecto que produce en las cotizaciones la temporalidad y los contratos por horas han hecho que durante los primeros meses del 2015 la recuperación de casi 12.000 empleos durante el año pasado apenas se haya notado.

Aunque Aragón en particular ya llevaba unos años siendo deficitaria en lo que respecta a ingresos y gastos por jubilaciones y prestaciones de la Seguridad Social debido al envejecimiento de la población, 2015 va camino de convertirse en el peor año desde que en 2012 se constatara la mala dirección que a nivel nacional estaba tomando el sistema de bienestar. Entonces el Gobierno tuvo que echar mano por primera vez de la llamada 'hucha' de las pensiones, un fondo al que volvió a acudir hace apenas unos días para pagar la extra de julio a los pensionistas.

Y es que, si bien la mejora del empleo era el factor clave para mantener el llamado sistema de reparto (por el que los trabajadores en activo pagan las pensiones de los retirados) los datos recopilados por el Gobierno no apuntan a que la recaudación haya mejorado.

De hecho, solo durante los primeros cinco meses de este 2015 la balanza de la Seguridad Social en Aragón ya acumulaba un déficit de 639,5 millones de euros. Es decir, que solo en la Comunidad, la diferencia entre lo que entra vía cotizaciones de trabajadores y empresas, y lo que sale en forma de pensiones y prestaciones, está produciendo un desfase de 128 millones de euros mensuales.

En concreto, el sistema de la Seguridad Social en Aragón ingresó hasta mayo 680,5 millones de euros, mientras que empleó 1.280,6 millones en el pago de pensiones contributivas y algo más de 39 en prestaciones (maternidad, paternidad, bajas laborales..)

A nivel nacional los datos no son tan deficitarios como los de Aragón y otras comunidades especialmente envejecidas. Baleares, Madrid o Canarias tiran de los ingresos en las arcas de la Seguridad Social apuntándose los mayores crecimientos en materia de cotizaciones. Algo que no puede evitar, por otra parte, que el gasto en prestaciones siga siendo superior en más de un 30% a lo que se obtiene. Es decir, entre enero y mayo de este año al Estado le siguió faltando una tercera parte más de ingresos para que la caja cuadrara como lo hacía en tiempos de superávit, cuando el empleo -y los mejores sueldos- permitieron acumular el Fondo de Reserva al que ahora se tiene que acudir.Temporalidad y bonificaciones, detrás de que todo siga igual que en 2013

De este modo, las cuentas de la Seguridad Social se encuentran ante una complicada paradoja. Si 2012 fue el primer año en el que no cuadraron las cuentas debido a la destrucción de empleo, la ansiada recuperación cosechada durante los últimos meses tampoco ha servido. Es más, en concreto a los datos de Aragón, el déficit es incluso mayor que en 2013, cuando había 20.000 afiliados menos a la Seguridad Social y 289.527 pensionistas, 4.500 menos que a día de hoy y que además cobraran de media una pensión (892 euros mensuales) inferior a la actual (927).

En lo que respecta a cotizaciones, los datos también fueron mejores hace dos años pese a tener 20.000 personas menos aportando. En los primeros meses de 2013 los ingresos ascendieron hasta los 688 millones, ocho más que en la actualidad. Algo que solo puede explicarse por las distintas bonificaciones que ha puesto en marcha el Gobierno durante los últimos tiempos (tarifa plana de 100 euros para contratos indefinidos, bonificaciones a nuevos autónomos...) y por el aspecto más denunciado por los sindicatos en lo que respecta a la creación de empleo: la parcialidad y temporalidad de los nuevos contratos y sus menores retribuciones, lo que también rebaja la cotización.

Con todo, los expertos coinciden al señalar que la mejora en el empleo es el único camino posible para mantener en mayor o menor medida el sistema de pensiones. “Las bonificaciones han influido como es lógico en que se ingrese menos, pero hacía falta empezar a crear empleo. Ahora lo importante es que se consolide y que poco a poco, al finalizar las bonificaciones, también se consiga ingresar más” explicaba a Heraldo.es el profesor de Derecho y Seguridad Social Ángel Luis de Val Tena, quien cree no obstante que, de seguir manteniéndose el déficit entre cotizantes y pensionistas, “habrá que empezar a pensar en no solo obtener los recursos para estas prestaciones de los trabajadores, sino en dotarse también por la vía de impuestos, lo que no tiene porque implicar subidas, pero sí redistribuirlos”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión